Visitó Díaz-Canel exposición Estado de espíritu, de la AHS

Hasta el Pabellón Cuba, sede en la capital de la Asociación Hermanos Saíz (AHS), llegó este martes el Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista y Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, para apreciar la exposición de artes plásticas “Estado de Espíritu”, la cual forma parte de la XIV Bienal de La Habana.

Luego de recorrer junto a su compañera Lis Cuesta Peraza recintos donde se asomaban combinaciones de colores, imágenes y conceptos desde los cuales sesenta artistas de todo el país se han propuesto tender puentes comunicativos al espectador, el Jefe de Estado valoró de excelente al conjunto de creaciones, el cual está dedicado a los 35 años de la AHS —organización que agrupa a la joven vanguardia artística de Cuba.

“No hablamos de un tiempo de vida, se trata de un estado del espíritu”, así un cintillo de palabras resume la exposición cuya curaduría estuvo a cargo de las jóvenes Sarah Lis Muñiz y Maybel Elena Martínez. La primera expresó a la prensa que se trata, efectivamente, de hacer alusión a un estado del alma que va más allá de una etapa de la existencia; y la segunda destacó que, luego de dos años de pandemia y de tanta virtualidad, es bueno terminar el año y comenzar otro exponiendo lo que se había hecho a lo largo de mucho tiempo y entre diversas generaciones.

“Gracias por el tiempo”, dijo Díaz-Canel al despedirse y luego de felicitar a las jóvenes curadoras, en un recorrido que también contó con la presencia del ministro de Cultura, Alpidio Alonso Grau; con Rafael González Muñoz, Presidente de la AHS, así como con Norma Rodríguez Derived, presidenta del Consejo Nacional de Artes Plásticas. 

“Es la primera vez que se muestra una exposición solamente curada por la AHS”, enunció Norma Rodríguez acerca de la propuesta inaugurada este 3 de diciembre y que podrá ser disfrutada hasta el próximo 10 de enero.

Artículos relacionados

5 de Septiembre

El periódico de Cienfuegos. Fundado en 1980 y en la red desde Junio de 1998.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir