Visita el "Casa" nuestra casa | 5 de Septiembre.
dom. Jul 21st, 2019

Visita el “Casa” nuestra casa

Una caminata por la ciudad, de la mano avezada del arquitecto Irán Millán Cuétara, fue el colofón de la estancia cienfueguera del Premio Casa de las Américas, que por cuarto año consecutivo se reuniera aquí.

La colombiana Irene Vasco comentó a 5 de Septiembre digital: “Esto de ser jurado, puedo decirte que ha resultado una experiencia muy grata. Primero, por estar en Cuba, también porque nos ha permitido encontrarnos un grupo de intelectuales de toda Latinoamérica, convivir, conversar, actualizarnos sobre los asuntos de nuestros países. Una gran experiencia”.

Respecto a la especialidad que ella juzgaba (la literatura infantil y juvenil), afirmó: “Se leyeron más de 100 obras, trabajos muy valiosos…; creo que se está escribiendo muy bien para estas edades, especialmente en Cuba y Argentina. No todo, pero la media es alta”.

Por su parte, el eminente crítico y profesor de la Universidad de Río de Janeiro, Eduardo Coutinho, fue jurado del concurso especial destinado a la literatura escrita en lengua portuguesa: “Hay una sección dentro del Premio, dedicada a la literatura en nuestro idioma. En ella se compite por igual en un conjunto de géneros; este año en poesía, novela y cuento”.

Un evento cuyo origen se adentra en el habla hispana, ¿se conoce suficientemente en su país?

“Uh, es muy famoso, muy famoso. Es considerado allá el mayor premio de nuestro subcontinente. Todos lo esperan. Para mí es un gran honor, un evento muy prestigioso, agradezco mucho el que me hayan invitado a fungir como jurado. Un gran reconocimiento”.

Jorge Fornet, director el Centro de Investigacion Literaria de Casa de las Américas, que vino a la ciudad junto a los invitados, agrega:

“Este año Casa convocó en teatro, novela, ensayo con tema artístico y las literaturas brasileña y para niños y jóvenes. Varía la convocatoria, para garantizar la calidad de la entrega, y debido al volumen que se recibe. Llegaron a nuestra gaveta postal unas 560 obras…; en el caso del teatro, fue la cifra más alta de la historia”.

¿Cuál le parece el atractivo?

“Teniendo en cuenta la remuneración, prácticamente simbólica, en comparación con la de los demás concursos, el atractivo se fundamenta en la calidad, en el poder simbólico de Casa y de su premio, en su prestigio mantenido”.

“Creo que se mantiene entre las más importantes convocatorias porque recurre más a la calidad que a los otros recursos propagandísticos, al volumen monetario -Arístides Vargas es un ecuatoriano que vive en Argentina-. Ciertamente, se anuncia en periódicos y revistas, pero hay que ver cómo se comenta en los círculos literarios, cómo se le espera”.

En la despedida de los visitantes, nuestra centenaria banda de conciertos lució sus galas. Una vez escuchadas las palabras de agradecimiento por la presencia aquí de tantos ilustres de las letras, tributadas por la máxima autoridad de la provincia, la uruguaya Alondra Badano refirió su apreciación sobre los cienfuegueros al afirmar: “…este es un pueblo sano, y somos nosotros los que recibimos un honor al ser invitados aquí, a disfrutar de la presencia de ustedes”. También expresó su apreciación sobre la organización del evento:

“Todo estaba previsto, se han mantenido pendientes de todo lo que hayamos podido necesitar; los servicios brindados son excelentes…”.

¿Y respecto a las obras valoradas por ustedes?

“Hay de todo. Eso precisamente es el Premio, un gesto de apertura a toda América Latina, para que se expresen en él los valores que tenemos. No solo facilita la concurrencia de las obras mayores, también tienen espacio las de menor alcance, todo el hacer del continente…

Los jóvenes compiten con figuras consagradas, que vienen de las universidades, de la escena, y hay una heterogeneidad de temas y estilos. He visto mucha calidad en los países tradicionales, como Cuba y Argentina, países que han pasado recientemente por procesos económicos difíciles, que demuestran cómo la creación siempre puede subsistir; la importancia de la Cultura para la psicología, la espiritualidad y la sensibilidad del ser humano”.

“Esta es mi tercera visita a la ciudad, que quiero mucho -Alberto Rodríguez Carucci es venezolano-. Me ha impresionado especialmente la manera en que la han ido restaurando…; todas esas bellezas recuperadas; cómo se ha animado progresivamente el movimiento urbano, los servicios…; se ha convertido en el lugar ideal para el tipo de trabajo que vinimos a hacer, es muy agradable la tranquilidad de sus hoteles…; el hotel Jagua, un rinconcito tan bello y sosegado…, ha sido un amor con nosotros.

“De cierta forma, ha sido para mí la posibilidad de constatar cómo nos hemos ido uniendo como una familia…; tantos cubanos que me comentan que tienen su familia allá, en mi país. He disfrutado mucho este encuentro”.

Respecto al premio que ha entregado, ¿qué me puede adelantar?

“¡Nada! Bueno, es que se han presentado 29 trabajos de todo el continente, un conjunto nada homogéneo, algunos trabajos sobresalientes acapararon la atención del jurado, que finalmente se decidió por uno dedicado al proceso identitario, a las transformaciones culturales, el espíritu y las realidades simbólicas, a los modos de construcción de una historia de la cultura latinoamericana, algo tan necesario, pienso yo, en estos momentos. Un trabajo exquisito”.

Premio Nacional de Literatura, el cubano Pablo Armando Fernández cerró el bloque de entrevistas afirmando: “me han entregado hoy una colección de libros escritos y editados aquí, por cienfuegueros. Me parece muy valioso que eso hagan las editoriales de cada territorio, porque permite entender (como lo hará en mi caso), la manera en que crece la literatura cubana a partir del florecimiento de cada una de sus partes fundamentales. Y me parece que eso reafirma el espíritu de la Revolución, que se engrandece en sí misma por el cariño que dedica a los demás…, a cada uno de sus hijos”.

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles