En vías de crecimiento la finca Gallego Otero de Cienfuegos

En atención a la creciente demanda por la industria farmacéutica, el Grupo Empresarial de Producciones Biofarmacéuticas y Químicas (Labiofam), y la reciente apertura de la Botica de la abuela, en la ciudad de Cienfuegos, la finca agroecológica y agrobiológica de plantas medicinales Gallego Otero está llamada a incrementar las áreas de cultivo, según su director, Pedro Jesús Otero Silveira.

Lea además || Abre nuevo punto de venta de productos naturales en Cienfuegos

Ubicada en las estribaciones del Macizo de Guamuhaya, en el municipio de Cumanayagua, en esta demarcación agraria crecen unas 500 especies de plantas medicinales, condimentosas, aromáticas, frutales y maderables, dotadas, la mayoría de ellas, de principios activos con marcadas propiedades curativas y terapéuticas.

Al decir de Otero Silveira, si bien los principales clientes muestran gran interés por variedades vegetales para el mercado nacional como la caléndula, manzanilla, aloe vera (sábila), malamo, árbol del Brasil, manajú (endémico de Cuba), majagua, romero, ruda, copal, yagruma, mejorana, yerba buena, hinojo, tilo, orégano francés, las mentas, añil cimarrón y murallá, de un tiempo acá varias de ellas se han insertado en la lista de los rubros exportables de Labiofam.

Con la instalación del secador artificial solar, se ha incrementado sustancialmente el flujo productivo de plantas medicinales. / Foto: Karla Colarte (Centro de Documentación).

Aclaró el directivo que a partir dela instalación del secador artificial solar hace año y medio, pudo intensificarse el flujo productivo de la finca, lo cual permitió, además de acelerar en tiempo el proceso, humanizar mucho más el trabajo, que antes debía realizarse totalmente de forma manual.

Entre los proyectos a corto plazo, amén de ampliar las áreas cultivables de especies medicinales propiamente dichas y la fuerza laboral, están en estudio y desarrollo procedimientos para manufacturar el envasado de algunos renglones a ofertar en la Botica de la abuela.

Más allá de lo que se conoce por herboristería medicinal, la finca Gallego Otero deviene contexto idóneo en materia de innovación, investigación y aplicación de la tecnología y la ciencia, con la activa participación de especialistas, técnicos y médicos de Salud Pública, y vinculados estrechamente con instituciones científicas y centros de altos estudios, tanto de la provincia como de otros territorios del país.

Entre los planes a mediano y largo plazo están un par de proyectos de desarrollo local sobre la conservación de las especies en peligro de extinción, e insertarse en el turismo de naturaleza y de salud.

Con una amplia oferta de plantas medicinales abrió el punto de ventas Productos bio-naturales Gallego Otero-La Botica de la Abuela, en el Mercado Agropecuario La Calzada/ Foto: Juan Carlos Dorado

Con una amplia oferta de plantas medicinales abrió el punto de ventas Productos bionaturales Gallego Otero-La Botica de la Abuela, en el Mercado Agropecuario La Calzada/ Foto: Juan Carlos Dorado

La hoy reconocida entidad agrícola sureña fue fundada a mediados de la década de los años 80 del pasado siglo por Enrique Otero Fernández, a instancias del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz. Considerado el único científico popular de Cuba, el Gallego, como todos lo llamaban en su zona de origen, se dedicó no solo al cultivo de las plantas, sino a difundir sus usos y bondades a través de consultas a pacientes que acudían a estos predios desde remotos rincones del país.

Recomendamos || Las raíces del «Gallego Otero» quedaron en su finca
Armando Sáez Chávez

Armando Sáez Chávez

Periodista de la Editora 5 de Septiembre, Cienfuegos, Licenciado en Español y Literatura y Máster en Ciencias de la Educación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir