Venta de Gas Licuado en Cienfuegos: organización y control son la clave

Para ninguno de nosotros es secreto que durante todo el año 2019, el gobierno de los Estados Unidos impuso nuevas y sucesivas sanciones a compañías, armadores, buques y empresas de seguros, con el objetivo de impedir la llegada de combustibles a nuestro país.

Pero ello no fue lo único. Además, impuso sanciones a la Corporación Panamericana S.A, la cual tenía contratado el suministro de Gas Licuado del Petróleo (GLP) que garantizaría, sin afectaciones, el consumo de la población y de los sectores estatal y no estatal.

Ante tal situación, los proveedores se negaron a realizar las entregas planificadas para finales de diciembre e inicios de enero, razón por la cual, han existido afectaciones en la venta normada y liberada de GLP, pues los inventarios que actualmente existen en el país no cubren el consumo.

En razón de ello, la Unión Cubapetróleo emitió diversas medidas para la ampliación de los ciclos de venta, que tienen concreción en Cienfuegos y son perfectamente apreciables cuando se visitan los puntos de venta del combustible doméstico, del cual debemos hacer un uso racional.

Por ejemplo, en la capital provincial, específicamente en el Consejo Popular Junco Sur, una populosa barriada con no pocos clientes de ese servicio, se ha mantenido la venta según el suministro de cilindros pequeños, conocidos como balitas. Allí en perfecto orden Luis Alberto Oliver, encargado de la distribución, atiende solícito a quienes llegan indagando sobre los nuevos ciclos.

“Recibimos las indicaciones de parte de la dirección de la Empresa”, dice, y acto seguido señala hacia una de las paredes del local donde están visibles cada una de las decisiones.

¿Y puedo comprar donde yo quiera?, indago. Luis Alberto vuelve a señalar las medidas y añade: “lea periodista, que en el documento se explica bien: se debe comprar en el punto donde cada cliente realizó su contrato. Si usted lo hizo aquí, en Junco Sur, pues lo adquiere aquí, de lo contrario, debe ir al sitio donde le hicieron el contrato”.

En el local, reitero, los cilindros están bien ordenados, en tanto el joven encargado de distribución mantiene a raya unos papeles que el aire amenaza con desordenar.

Sigo averiguando. Ahora sobre el horario, la cantidad de cilindros que vende como promedio y la afluencia de la población. Las respuestas llegan calmadas:

“Los lunes, miércoles y viernes el horario de venta es de 8:00 a.m. a 12:00 del mediodía, y se reanuda desde la 1:00 de la tarde hasta las 5:00; mientras que los martes trabajamos de 8:00a.m. -12m y de 2:00p.m. a 6:00p.m.; los jueves en la tarde (2:00p.m.-6:00p.m.) y los sábados de siete de la mañana a once antemeridiano”.

Continúa explicando Luis Alberto Oliver, encargado de distribución del punto de venta de gas licuado de Junco Sur, en la ciudad de Cienfuegos, que “como promedio se venden más de cien cilindros cada día, aunque eso depende también de la cantidad disponible en el punto. Las personas vienen bastante, y ellos han buscado sus mecanismos para organizarse”.

En otro extremo de la capital provincial, en el consejo popular de Reina, funciona el punto de venta del mismo nombre. Otro joven encargado de la distribución, Raimisel Romero Gattorno, nos recibe. Debo esperarlo unos minutos, pues se acercan clientes queriendo saber algunos detalles. Las respuestas no se hacen esperar.

“En este momento no tenemos gas en existencia, ya que en la jornada anterior se agotó todo el que teníamos, pero volverán a suministrarlo, pues ya informamos y solo esperamos a que llegue el camión”, le dice a un adulto mayor, preocupado porque en el momento de su visita no están vendiendo.

A otra clienta interesada en saber porqué su hija debe de ir a otro punto y no a ese, le responde, mostrándole el documento: “según las indicaciones emitidas, cada cliente debe comprar en el punto donde hizo el contrato”.

De sus explicaciones infiero que domina las precisiones ofrecidas por Cubapetróleo y que se actúa en consecuencia.

¿Cuándo se termina el gas en el punto, cómo hacen para reaprovisionarse?

“Tenemos un representante de la Empresa, quien se encarga de hacer toda la tramitación para que traigan nuevamente el producto y también interactúa con la población para aclarar cualquier duda”, señala.

LOS CLIENTES

Puertas afuera de los establecimientos destinados a la venta del GLP, la población se ha organizado según  resulte mejor.

En Junco Sur, han decidido hacer —ellos mismos—  una suerte de lista con números consecutivos en la que se anotar: “Decidimos confeccionarla lista porque es más factible; cuando se empieza a vender se llama por ahí y todo el mundo en orden”, dice Caridad Cantero, una vecina del lugar; mientras que Margarita Viñas se cuestiona “por qué los que tenemos cuota de gas, de siete pesos, debemos entrar en esa lista con casi 500 personas. ¿Por qué no tenemos prioridad?”, expresa.

Para Fernando Martínez la preocupación estribaen “qué tratamiento recibirán los que como yo, tienen un familiar encamado y velan por su cuidado”.

Regla Villa asegura: “con estas medidas podemos ir accediendo al gas licuado; nos toca ahorrar para tenerlo disponible hasta tanto el país pueda encontrar otras alternativas”.

En Reina, hacen la cola a la manera tradicional, uno detrás del otro, preguntando siempre dos, tres o más personas por delante para no perder el hilo. Acá reconocen que: “la medida es positiva porque así se garantiza que haya posibilidad de comprar el gas”, dice María Cruz.

Albertina Rodríguez refiere que: “hay indisciplina por parte de las personas; siempre son los mismos los que están entre los primeros de la cola, pues aunque se venden dos cilindros per cápita, esos vienen todos los días y muchos otros no podemos alcanzar, a partir de la cantidad disponible diariamente”.

Los cierto es que el país busca alternativas y continuará transitando hacia soluciones a la actual situación con el suministro de Gas Licuado del Petróleo, derivada del recrudecimiento del bloqueo yanqui contra nuestro país.

De nuestra parte queda, entonces, ser consecuentes, ahorrar y velar también porque se cumpla lo dispuesto.

Foto: Juan Carlos Dorado

Foto: Juan Carlos Dorado

Tay Beatriz Toscano Jerez

Tay Beatriz Toscano Jerez

Periodista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir