Vengo a convocar a la unidad de toda Argentina: Alberto Fernández

El nuevo presidente de Argentina, Alberto Fernández, convocó hoy a la unidad en un contrato social fraterno y solidario, tras subrayar que llegó ‘la hora de abrazar al diferente’. Durante su discurso de investidura ante el Congreso, el flamante mandatario que llegó para poner de pie a esta nación austral, sacudida por una crisis económica, reivindicó su compromiso democrático que garantice entre todos la convivencia en el respeto.

Fernández señaló que hoy, 10 de diciembre, no es un día cualquiera, se celebra el momento en que Argentina sepultó la más cruel de las dictaduras. Hace 36 años Raúl Alfonsín asumía la presidencia y nos devolvía la institucionalidad que habíamos perdido, expresó en medio de una ovación.

Con un discurso antigrieta, llamó a abrazar al diferente, a un país solidario y subrayó que en estos tiempos de emergencia social hay que empezar por los últimos para poder llegar después a los otros.

Los convoco sin distinciones a poner a Argentina de pie para que comience a caminar rumbo al desarrollo con justicia social, dijo entre aplausos el mandatario número nueve tras el retorno a la democracia, quien abogó por cerrar ‘las profundas heridas que hoy padecemos, que necesitan curarse de tiempo, sosiego y humanidad’.

Durante su intervención, el otrora jefe de gabinete de Néstor Kirchner llamó a derribar varios muros que hoy separan a los argentinos. Superar primero el muro del rencor y el odio, el del hambre que deja a mujeres y hombres a fuera de la mesa que no es común, y el del despilfarro de nuestras energías productivas.

Estos muros son los que nos dividen, insistió tras enfatizar que superar esto ‘significa que todos seamos capaces de convivir en la diferencia y reconocer que nadie sobra en esta nación’.

En otro momento, el flamante mandatario apostó por suturar demasiadas heridas abiertas en nuestra patria porque, dijo apostar a la fractura y grieta significa apostar a que las heridas sigan sangrando. Actuar de ese modo seria lo mismo que empujarnos al abismo.

‘Quiero ser el presidente capaz de descubrir la mejor faceta de quien piensa distinto a mí y el primero en convivir con el sin horadar en sus falacias’, manifestó dejando claro su mensaje que en la nueva Argentina, todos deben aportar para construir ‘la sociedad democrática que aún nos debemos’.

Insistió en comenzar por los últimos para poder llegar a todos porque para el mandatario es inconcebible que más de 15 millones de argentinos sufran hoy de inseguridad alimentaria.

‘Hay que poner freno a esta catástrofe social. Sin pan no hay presente ni futuro, la vida solo se padece, sin pan no hay democracia ni libertad’, sostuvo tras adelantar que la primera reunión que dará como presidente será un encuentro de trabajo sobre el Plan Integral de Argentina contra el hambre, ‘para comenzar la acción que ponga fin a este presente penoso’.

Sacar al país de la crisis

E, su discurso de asunción, Alberto Fernández aseguró que su Gobierno trabajará para sacar al país de la gran crisis que deja la administración de Mauricio Marcri.

El Gobierno que acaba de terminar su mandato ha dejado al país en una situación de virtual defaults, recalcó el flamante mandatario.

Explicó que en los últimos cuatro años se cerraron 20 mil empresas, de estas cuatro mil 229 industriales, y en el mismo tiempo se perdieron 152 mil empleos registrados en el sector privado.

Añadió que en términos interanuales el empleo industrial registrado lleva 24 meses consecutivos de destrucción.

‘Detrás de esos terroríficos números hay seres humanos con expectativas diezmadas’, enfatizó Hernández, quien fue ovacionado varias veces en su discurso.

‘Tenemos que decirlo con todas las letras: la economía y el tejido social hoy están en estado de extremas fragilidades como producto de esa aventura que propició la fuga de capitales, destruyó la industria y abrumó a las familias argentinas’, recalcó.

Aseguró que en lugar de generar dinamismo el país pasó del estancamiento a una caída libre y en ese contexto ‘no le daremos tratamiento parlamentario al presupuesto nacional proyectado por el Gobierno saliente para el ejercicio 2020’.

‘Sus números no reflejan ni la realidad de la macroeconomía ni las realidades sociales, ni los compromisos de deudas que realmente se han asumido’, dijo Fernández.

Un presupuesto adecuado puede ser proyectado una vez que la instancia de negociación de la deuda argentina haya sido completada y, al mismo tiempo, su gobierno haya podido poner en práctica un conjunto de medidas económicas para compensar el efecto de la crisis en la economía real, detalló.

‘La nación está aquí al lado con un manto de inestabilidad que desecha cualquier posibilidad de desarrollo que deja al país rehén de los mercados internacionales. Tenemos que sortear ese escenario’, expresó.

Para poner a Argentina de pie, remarcó, el proyecto debe ser propio e implementado por nosotros, no dictado de afuera con manidas recetas que siempre han fracasado.

El nuevo jefe de Estado manifestó que la Argentina que quiere construir junto a su equipo de Gobierno ‘es un país ‘que crezca e construya, donde haya incentivos para producir y no para especular’.

‘Una Argentina con una visión de proyecto nacional de desarrollo, en el cual la industria, la industria manufacturera, los servicios basados en el conocimiento, las Pymes, las economías regionales y en conjunto las actividades productivas sean capaces de agregarle valores a nuestras materias primas para exportarlas y potenciar un robusto mercado interno’, dijo.

Refirió que el pueblo argentino saldrá de ese cuadro con el consenso, de manera paulatina y sostenida.

‘No hay progreso sin orden económico. Para reordenar la economía tenemos que salir de la lógica de más ajustes, más recesión, más deudas, impuestos en los últimos cuatro años”, consideró.

Fernández afirmó que en este reordenamiento su Gobierno va a proteger a los sectores más vulnerables.

En este presente, insistió, que afrontamos los únicos privilegiados serán los que han quedado atrapados en el pozo de la pobreza y la marginación.

Indicó que el país necesita para aliviar la carga de la deuda y cambiar la realidad, volver a desarrollar una economía productiva que permita exportar y así generar capacidad de pago.

‘Por momento siento estar transitando el mismo laberinto que nos atrapó a Néstor (Kirchner) y a mí en el año 2003 y del que pudimos salir solo con el esfuerzo del conjunto social’, evocó el nuevo gobernante.

Por una Argentina sin justicia contaminada

Pidió para el país una justicia que deje de estar contaminada por servicios de inteligencia, operadores judiciales, procedimientos oscuros y linchamientos mediáticos.

Con un recinto legislativo de pie en este tramo de su primer discurso al país, ante congresistas y todos los argentinos, Fernández abogó por el ‘nunca más’ para el país de una justicia que decide, dijo, y persigue según los vientos del poder de turno.

Una justicia utilizada para saldar discusiones políticas y una política que judicializa para eliminar al adversario de turno. Lo digo con la firmeza de una decisión profunda, y ‘cuando digo nunca más, es nunca más’, expresó de manera contundente entre la ovación de los presentes en el palacio legislativo.

Porque, agregó, una justicia demorada y manipulada significa una democracia acosada y denegada. ‘Queremos una Argentina donde se respete a rajatabla la constitución y las leyes’, dijo.

En esa sentido, adelantó que enviará entre el paquete de leyes en el que trabaja, un proyecto para una integral reforma a la justicia y anunció que intervendrá la Agencia Federal de Inteligencia

Queremos impulsar así una reestructuración de todo el sistema de inteligencia y como paso inmediato la derogación de un decreto de 2016, una de las primeras y penosas medidas que la anterior administración promovió y que significó consagrar el secreto para el empleo de los fondos reservados por parte de los agentes de la inteligencia del Estado, precisó.

En el marco de la derogación de dicha medida, que significó un lamentable retroceso institucional, también he tomado otra decisión: dichos fondos reservados, no sólo dejarán de ser secretos, sino que serán reasignados para financiar el presupuesto del Plan contra el Hambre en la Argentina, detalló.

No más lugar para colonialismos en el siglo XXI

En otro momento, el nuevo presidente de Argentina afirmó que hoy no hay más lugar para colonialismos en el siglo XXI, al subrayar el derecho inclaudicable de este país sobre las Islas Malvinas.

Al abogar por la libertad y la autonomía de los pueblos, el mandatario fue enfático al reafirmar el compromiso de su nueva gestión para potenciar el legítimo e imprescriptible reclamo sobre ese territorio en disputa, usurpado por el Reino Unido.

Y lo haremos, dijo, sabiendo que nos acompañan los pueblos de América Latina y el mundo y convencidos que el único camino posible es el de la paz y la diplomacia, dijo ante la mirada atenta de varios mandatarios gobernantes que asisten a la ceremonia de investidura.

Señaló que para esta tarea un presidente o un gobierno no alcanza, y en esa necesidad de una política de estado de mediano y largo plazo anunció que convocará a un Consejo donde tengan participación de todas las fuerzas políticas, representantes del mundo académico y de los excombatientes de Malvinas.

Su objetivo, un consenso para diseñar estrategias que puedan conducir con éxito los reclamos, más allá de los calendarios electorales.

Fernández convocó a todos sin distinción de partidos a trabajar por nuestros derechos sobre las Islas Malvinas, la plataforma continental, la Antártida y los recursos naturales que esas extensiones poseen ‘porque pertenecen a todos los argentinos’.

En su discurso también adelantó que en los próximos días enviará al Congreso la propuesta para la creación de un Consejo Económico Social para el desarrollo, abocado a diseñar un conjunto de políticas de estado, con rango legislativo, y que en ese ámbito se diseñen los grandes pilares productivos de mediano y largo plazo.

Habló de varios imperativos en varios frentes, hoy irrevocables, y, en medio de una cerrada ovación, abogó por el Nunca más, frase que retumbó en el lugar.

Reiteró en varios momentos, en referencia a las víctimas del terrorismo de Estado y de todos aquellos que hoy siguen desaparecidos por una dictadura militar (1976-1983) que aún mantiene heridas abiertas en este país.

Es tiempo de ciudadanizar la democracia, sin justicia e independencia, no hay democracia, dijo.

Añadió ‘ante esta asamblea y todos los argentinos contundentes, nunca más’, repitió, nunca más una justicia contaminada por servicios inteligencias, contaminada por operadores judiciales, por procedimientos oscuros y por linchamientos mediáticos.

Impactos: 304

Prensa Latina

Prensa Latina

Agencia de noticias fundada el 16 de junio de 1959 en La Habana, Cuba, por el Comandante Ernesto 'Che' Guevara. Primer proyecto comunicacional latinoamericano de alcance internacional con una visión alternativa de la realidad regional frente a los medios hegemónicos mundiales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Compartir