Valores humanos: el respeto

El respeto, junto con otros valores, permite a las sociedades convivir en paz y armonía. Recordemos la frase célebre enunciada por Benito Juárez, el 15 de julio de 1867, cuando se restauró la República en México: “Entre los individuos, como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz”.

Hablar de respeto implica hablar de los demás, pues ello entraña establecer límites acerca de lo que podemos o no hacer; valorar a otros individuos, aceptarlos y reconocer sus derechos. Se manifiesta no solo relacionado con las leyes o personas, sino a la autoridad, como en el caso de los niños hacia sus padres y maestros; a quienes tienen el deber de garantizar el orden interior de un país; a esas personas que se desempeñan como jefes y a los compañeros de labor; pero también a sus amigos y vecinos de la escuela, del barrio…

El apotegma “el respeto al derecho ajeno es la paz”, expresa la conciencia universal de que todos, tanto individuos o naciones, son libres y soberanos con el derecho de autogobernarse y autodeterminarse. Lo señala en lo singular y en lo colectivo como base de la dignidad humana.

Y si lo trasladamos al marco de las relaciones personales significa que ser respetuoso empieza con una consideración básica de los sentimientos de los demás. Es por ello que el respeto constituye uno de los más importantes valores morales que puede tener el ser humano, al resultar un elemento primordial a la hora de conseguir una relación social equilibrada.

Así, pues, lo más importante es saber que si quieres ser respetado tendrás que aprender a respetarte a ti mismo y a los demás, porque el respeto ha de ser mutuo.

Mercedes Caro Nodarse

Licenciada en Comunicación Social. Directora del periódico 5 de Septiembre. Miembro de la Unión de Periodistas de Cuba y de la Asociación Cubana de Comunicadores Sociales.

Un Comentario en “Valores humanos: el respeto

  • el 21 julio, 2019 a las 4:28 pm
    Permalink

    Suscribo totalmente, respeto!!! la base de toda relación social!!!

    Respuesta

Responder a Magalys Chaviano Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Compartir