Universidad de Cienfuegos en trabajo comunitario

*En coautoría con Luis Alberto Gradaille.

Transcurre febrero de 2021 y con este, otro curso escolar para la universidad cubana que pondera su pertinencia social y amplía capacidades tecnológicas en un contexto marcado por la pandemia de la COVID-19 que impone distancia entre las personas y el incremento de la comunicación digital.

La Universidad de Cienfuegos (UCf) como todas las del país, se articula con el gobierno local e implica a trabajadores y estudiantes en múltiples actividades como el apoyo al sistema de Salud, el cuidado de los sectores más vulnerables de la población y la ampliación de capacidades productivas para  inspirar innovación y progreso. En el actual curso lo principal es cuidarse, cumplir el distanciamiento social y garantizar la higiene. La disposición, expectativas y alegrías caracterizan el compromiso de UCf con la sociedad cienfueguera.

De esta forma se da la bienvenida para los estudiantes de primer año del curso diurno con una tarea de impacto social en las propias localidades de residencia. Ellos, acompañados por sus profesores, asumen la responsabilidad de insertarse a los grupos multidisciplinarios comunitarios para disminuir el riesgo de contagio y ayudar a la población más vulnerable

Las estudiantes de Pedagogía Psicología de primer año, en cuanto se presenta la oportunidad se expresan con sinceridad y satisfacción:

“En mi opinión, comenzar a estudiar en la Educación Superior cuando nuestro país se estremece ante la propagación de la Covid-19, es de gran importancia. Desde el primer momento los profesores estuvieron a nuestro lado, apoyándonos y confiaron en nosotros… Es gratificante ver cada mañana, cómo las personas nos reciben y se alegran cuando preguntamos cómo están. Me siento feliz, ya que la tarea que realizamos es de gran beneficio para nuestra sociedad”. (Ana Carolina Suárez Sarduy)

“Para mí ha sido un gran placer ayudar a las personas. Pienso que debemos colaborar todos para lograr frenar la propagación de la enfermedad. Pedir a las personas que se cuiden para algún día volver a abrazarnos. Me siento útil, porque se particulariza cada caso para lograr pronto un mundo saludable y solidario”. (Beatriz I. Hernández Perdomo)

“Al inicio muchos hicimos resistencia al cambio, y sin percepción del peligro tratamos de seguir como si nada, pero el mortal virus nos demostró, a las malas, que era él quien ponía las reglas. Se nos hacía imposible besar y abrazar, ir al cine, incluso a la escuela o a trabajar; todo con el objetivo de proteger a los nuestros. En este año comencé mis estudios universitarios. No puedo negar que al principio me sentí  frustrada, debido a que mis aspiraciones de superación en un inicio se vieron truncadas, pero poco a poco fue cambiando mi forma de pensar; comprendí que la Revolución me daba la oportunidad de vestirme de héroe y proteger a los míos. Todos los días voy muy orgullosa a prevenir enfermedades; y me siento bien (….). Creo que esta tarea constituye una forma distinta de superación como futuros profesionales, pero sobre todo, como seres humanos, y los jóvenes damos el paso al frente para poder vencer”. (Yiliana Yubero Piñeiro)

“Sinceramente, para mí ha significado una experiencia única e inolvidable; saber que formo parte de ese grupo de personas que aportan día a día su granito de arena para poner fin a un virus tan maligno. El ayudar a las personas me enorgullece grandemente; y por otra parte, me entristece un poco tratar con ancianos y discapacitados solos… Pienso que nuestras tareas son necesarias para así ponerle freno a la COVID-19”. (Shelaine Verges Oquendo)

“He contribuido a la disminución de la propagación de la pandemia. Es algo que me ha dado gran placer; el ayudar a las otras personas sin esperar nada a cambio da una grandísima satisfacción personal. También he aprendido muchas cosas con las personas que me rodean, sobre todo saber dar mi tiempo, sacrificio y dedicación”. (Leima A. Puerto Rodríguez)

“Es una oportunidad única cumplir todas las tareas que me dan los profesores de la universidad y las medidas sanitarias orientadas por el gobierno y el médico de la familia para evitar que se siga propagando la COVID-19”. (Dianelis del Cristo Villa)

“Para mí ser parte del equipo de jóvenes universitarios de primer año ha sido un placer y un orgullo total…Tratamos de ayudar a que disminuya la propagación del virus, las cosas vuelvan a la normalidad, podamos llevar nuestra vida cotidiana como antes y empezar las clases sin riesgos de contagio, tomando las medidas preventivas necesarias y cuidándonos”. (Lisamarie Rojas Gómez)

“En esta situación difícil que está pasando el mundo, para mí esta experiencia ha sido significativa. Me siento muy útil apoyando esta misión que nos ha tocado. Me orgullece ser una universitaria cubana que desea para todos buena salud y felicidad”. (Marialis Ortiz del Sol)

Además de los profesores, acompañan como tutores de esta labor social los mejores estudiantes de cada carrera. En este caso Selena Bereau, estudiante de tercer año de Pedagogía Psicología, quien vive cerca de la Calzada de Dolores y coordina el trabajo comunitario con la población del consultorio número quince del Área III de Salud afirma:

“Para mí es un enorme placer y orgullo contribuir a la lucha para evitar la propagación de un virus que ha afectado al mundo y ha cambiado el estilo de vida de todos los seres humanos. Mediante esta labor tendré una visión diferente respecto a la vida, para cada día ser una mejor persona. También creceré en lo profesional, dando siempre el paso al frente cuando mi país me necesite. Ha sido una experiencia positiva ayudar a los más vulnerables y resulta satisfactorio el agradecimiento de ellos hacia nosotros. Tiene una gran significación para mí interactuar con los estudiantes que comienzan en la Educación Superior involucrados en esta tarea de carácter humanista”.

El cumplimiento de esta tarea de impacto social exhorta a rediseñar el currículo de las carreras. Ahora el aprendizaje vivencial antecede a la teoría y los métodos emergen de la intervención en la realidad. Por los resultados obtenidos, los profesores de la carrera Pedagogía Psicología —acreditada de Excelencia desde 2019— se sienten contentos con sus estudiantes y valoran las múltiples posibilidades que ofrece compartir con ellos la labor social en el enfrentamiento a la COVID-19 para el bienestar del pueblo cienfueguero.

*Profesores de la Universidad de Cienfuegos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir