Una y mil veces Fidel

No podía ser otro escenario que el Parque José Martí, símbolo de lucha y soberanía, para que los cienfuegueros rindieran tributo a Fidel cuando se cumple un año de su desaparición física.

Y aunque al homenaje acudieron en masa representantes de diversas generaciones, fueron los niños y jóvenes los principales protagonistas, muestra fehaciente de los principios del relevo, ese por el que siempre apostó el líder histórico de la Revolución Cubana.

Identidad: Villafaña

El emotivo acto resultó mezcla de cantos, poesía, danza, alegría y lágrimas. Sí, Cienfuegos lloró al Comandante en Jefe, pero a la vez reafirmó su disposición a consolidar la obra esculpida magistralmente por Fidel.

“Tenemos prohibido claudicar”, “eres el responsable de nuestro sueños y esperanzas”, “nuestra fuerza está en la huella que nos dejaste”, fueron algunas de las ideas expresadas.

Víspera de elecciones, no faltó el llamado a las urnas, como derecho indiscutible de los cubanos a afianzar la democracia participativa. “Votemos por él, por Cuba, que es nuestra”, se oyó en la tribuna.

Difícil de olvidar la mañana para aquellos jóvenes, que de mano de los pioneros, recibieron en este simbólico día su carné como miembros de la UJC. Como también será difícil de olvidar para todos los que allí se reunieron, cantaron, lanzaron consignas y revivieron en ellos al eterno e invencible Comandante en Jefe.

Entre la muchedumbre escuché a la anciana Josefa, ama de casa que no dudó en afirmar: “me enteré de este acto y desde tempranito estoy aquí. Y si una y mil veces me convocan por Fidel, ahí volveré a estar”.

Carlos E. Chaviano Hernández

Carlos E. Chaviano Hernández

Periodista y Director de programas de televisión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Compartir