Una profe para la FEEM

1
706
Foto: Glenda Boza Ibarra
Foto: Glenda Boza Ibarra

Entra a su aula rebosante de verdor. Se transforma en la joven que alega nunca ha dejado de ser y fluyen las conversaciones como las que suceden entre miembros de una misma generaci√≥n. “Me gusta que mis ni√Īos se sientan confortables; que sepan que s√© abrir”.

No le es difícil cuando se hizo tanto por esa juventud en tiempos de pruebas y cambios. Cuando todo se transformó y los jóvenes debieron dar el paso al frente, pues ella estaba allí para darlo.

Sus alumnos, agradecidos de incondicional profesora, amiga y madre, la tratan de usted, y ella se regodea, se siente plena. Es lo que quiso hacer Clara Esther G√≥mez Gonzalvo desde el momento en que culmin√≥ los estudios‚Ķ, incluso antes, pues sinti√≥ que hab√≠a nacido para ense√Īar y transmitir su experiencia en esta organizaci√≥n.

¬ŅAcaso la FEEM de hace 30 a√Īos se asemeja a la de estos d√≠as?

“La FEEM de mi tiempo no era tan diferente a la de hoy, solo que el contexto no es el mismo. Adem√°s, tuvimos una experiencia muy bonita: fuimos becados en la Escuela Secundaria B√°sica en el Campo (ESBEC) Juan Alberto D√≠az en su primer a√Īo, primer centro de su tipo de la provincia de Cienfuegos, y terminamos de construirla; simplemente √©ramos j√≥venes con deseos de hacer cosas nuevas, coexist√≠amos como una familia y tom√°bamos las tareas con mucha vehemencia”.

¬ŅC√≥mo decidi√≥ que ser√≠a maestra?

“De ah√≠ pasamos la mayor√≠a al contingente pedag√≥gico, y fuimos profesores de esas mismas escuelas que ayudamos a terminar y crear. Sucede que despu√©s de vivir cosas tan intensas, ese amor por la ense√Īanza creci√≥ tanto como para desear transmitirlo a las siguientes generaciones, y hacerles saber por lo que se luch√≥ y se sigue luchando para que perdurara y pudieran tenerlo y disfrutarlo hoy”.

¬ŅCree que es la misma disposici√≥n la de los j√≥venes en la actualidad?

“La voluntad y destreza de la juventud no difieren a la de mi generaci√≥n; donan sangre, se solidarizan igualmente con problemas que afectan a la sociedad y dan el paso al frente. La diferencia es que no son los mismos conflictos.

“Ahora lo tienen todo o casi todo, en cambio la juventud de mi tiempo tuvo que ayudar a construir ese todo, afront√≥ serios y comprometidos deberes, y con eso no quiero decir que las actuales generaciones no asuman deberes, sino que para aquel entonces, eran tiempos m√°s dif√≠ciles”.

¬ŅLes transmite a sus estudiantes esas experiencias?

“Cada vez que hablamos, tanto en clase como fuera de ellas, trato de hacerles entender lo bueno que les toc√≥ vivir y la importancia de mantener todo eso. Es muy gratificante saber que les puedo hablar de ello con un basamento pr√°ctico, o sea, yo form√© parte de ese colectivo de trabajo en el pasado, y s√© que ellos pueden, y tienen la capacidad y voluntad para mantener y hacer progresar esos logros”.

Me dec√≠a que ingres√≥ a la FEEM en 1974, apenas cuatro a√Īos despu√©s de fundada‚Ķ

“S√≠, soy casi fundadora, y recuerdo a muchos de mis compa√Īeros con nostalgia; gente de muy buena, con voluntad de hacer y prosperar; de inmenso valor, valor humano, quiero decir, los cuales se mantienen desempe√Īando tareas importantes en pos de mejoras y con el mismo prop√≥sito por el que comenzaron.

“La verdad es que si no hubiera hecho todo este trabajo, aunque pesado, no me sintiera tan realizada y en paz conmigo misma. Estas experiencias me han hecho mejor persona; y saber que he contribuido a la solidificaci√≥n de la Revoluci√≥n, eso me basta”.

Liz de la Caridad López García (estudiante de Periodismo)

1 Comentario

Dejar respuesta