Una mujer, la ley y los ciudadanos | 5 de Septiembre.
sáb. Jul 20th, 2019

Una mujer, la ley y los ciudadanos

Para Yurina Pérez Azconequi su mayor satisfacción es que los cienfuegueros vean la Fiscalía como un órgano protector. /Foto: Juan Carlos Dorado

Para Yurina Pérez Azconequi su mayor satisfacción es que los cienfuegueros vean la Fiscalía como un órgano protector. /Foto: Juan Carlos Dorado

Casi un 50 por ciento de quienes tramitan sus inquietudes a través de las diversas vías del departamento de Protección a los Derechos Ciudadanos, perteneciente a la Fiscalía Provincial de Cienfuegos, les asiste razón. Ello evita que un número importante de injusticias se concreten en la realidad.

“Las personas sienten la necesidad de defenderse y cada día conocen más de cómo hacerlo (…) Llegan por disímiles motivos, generalmente por inconformidades con determinados procesos penales, por desajustes en el funcionamiento de los órganos de Justicia Laboral (…) Muchos piensan que ha sido vulnerado uno de sus derechos y, no pocas veces, es verdad”, explicó Yurina Pérez Azconegui, actual fiscal jefa de este departamento en la Fiscalía Provincial de la Perla del Sur.

No solo se trata del control y preservación de la legalidad en cada uno de los procesos demandados por los ciudadanos, sino que incluye su restablecimiento. Dicho así parece sencillo, mas los fiscales deben investigar a profundidad los casos asignados, corroborar las versiones ofrecidas por el cliente… y luego coser las piezas del vestido desecho.

“Dentro de ese control a la legalidad es donde entra la protección de los derechos ciudadanos, la cual se desarrolla como norma constitucional con un carácter programático, o sea que por sí solo no es de aplicación directa, sino que necesita una serie de normativas complementarias de legislación ordinaria que la haga aplicable.

“A nivel de país no existe una norma única que aglutine en cuanto a la atención al ciudadano para todos los organismos. Cada organismo a lo interno ha establecido sus propias normativas que regulan cuál es su modo de actuación fundamentalmente en la tramitación de sus asuntos”, destacó con pleno dominio Pérez Azconegui, quien asume la misión hace un tiempo y reconoce además el esfuerzo de muchos jóvenes fiscales que ejercen la profesión con sentido de responsabilidad en Cienfuegos.

El Reglamento de la Ley No. 83, vigente desde 1997, de la Fiscalía General de la República, dispone como funciones del departamento de Protección a los Derechos Ciudadanos, la tramitación, investigación y respuesta que en el orden legal proceda a las denuncias, quejas y reclamaciones de la población, ello incluye la actuación de este órgano en los procesos civiles, de familia, laborales y administrativos, entre otros.

“Está por debajo del 1 por ciento los planteamientos recibidos sin tramitar dentro del término (60 días), casos muy puntuales y justificados. Hay un respeto a los cienfuegueros, aun cuando no tengan razón. Nuestro trabajo no concluye hasta el restablecimiento de la legalidad. Hay confianza, no solo porque se atienden, sino porque desde el principio los escuchamos.

“Hoy tenemos nuevas alternativas de acceso a nosotros, entre ellas, la línea telefónica única (080212345), de lunes a jueves en el horario de 8:00 a.m. a 5:00 p.m., mientras el viernes solo hasta las 4:30. Quien llame se va a conectar con el departamento provincial y los fines de semana lo harán con la Fiscalía General de la República.

“En los municipios existen bajos niveles de actividad y el fiscal no solo atiende la protección a los derechos ciudadanos, sino que cubre otras responsabilidades, pero igual atendemos todos los planteamientos”, agregó.

Existen condiciones logísticas para asegurar un intercambio con plena intimidad y sin la molestia de otros ruidos en las diversas oficinas donde se presta el servicio a través de la Fiscalía.

¿Qué le anima a dedicarse a proteger los derechos de los demás…?

“La satisfacción de resolverle a alguien su problema, y muchas veces, no son problemas cualquieras. Las personas sienten agradecimiento y ven la Fiscalía como un órgano protector. Debo reconocer que es un trabajo muy difícil, demanda sacrificios y, a veces, resulta hasta doloroso, sobre todo, porque incluimos en esta área el resguardo a los menores de edad.

“Uno debe saber cómo encauzar su asunto e investigar, investigar lo suficiente.

Quien trabaja en esta área debe tener habilidades para interactuar con el público, porque te encuentras con personas con distintos grados de escolaridad y de personalidad variable… No es procurar lo que yo crea justo o no, sino de establecer lo legal”.

Para Yurina Pérez Azconegui los días pasan volando, siempre corre contra la injusticia, siempre anda contra las malas rachas de no pocas familias. Ella escribe en la agenda cuanto mal envuelve a otros y luego lo traduce no en su verdad, sino en la verdad establecida por la ley.

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles