Un vietnamita de Cienfuegos

Foto: Juan Carlos Dorado

Tuan Anh Le Ngoc es un estudiante de Medicina que vive en Cuba hace ya más de cinco años. Cursa los estudios en la Universidad Médica de Cienfuegos y tiene el gran sueño de ser un cirujano carditoráxico y ejercer la profesión ensu país natal. Considera que escogió el lugar exacto para formarse y tiene en muy alta estima a sus profesores y compañeros de carrera. Es uno de los más de 300 vietnamitas que estudian en la Isla.

“Resulté seleccionado por mi promedio académico, estudiaba en una universidad de Hanoi antes de venir a Cuba. Accedí, además, por mi interés de aprender el idioma español, que resulta muy comunicativo y hablado por muchos en el mundo. Y no me equivoqué, se han ido cumpliendo mis expectativas”.

Tuan habla muy bien el “cubano”, conoce los términos y el habla coloquial para entenderse con sus pacientes. Encaja muy bien entre los estudiantes y resulta uno de los mejores alumnos de su año. Recién lo vimos disertar en términos médicos durante la Olimpiada de Farmacología donde impresionó a todo el auditorio por sus conocimientos sobre fármacos.

“Vivo en la parte central de Vietnam, es un país tropical y claro que extraño mucho a mi tierra, pero te confieso que me he adaptado muy bien acá. En la Universidad soy el secretario del Consejo de Naciones, y mi estancia en Cienfuegos ha sido muy gratificante, aprovecho todo, porque así aprendo de Medicina y gano en cultura y conocimientos”.

Mi interlocutor es de esos que “habla hasta por los codos”, al punto que el fotógrafo le formula las más capciosas interrogantes y a todas contesta con fluidez y una agradable picardía en sus ojos rasgados. Los temas van desde historia, geografía… hasta llegar a preguntas íntimas.

“La mujer cubana es bonita, libre, independiente… En mi país son más dadas a la casa, a cuidar de la familia”, comenta, y su risa lo delata como un muchacho inteligente que se fija y cuida hasta el más mínimo detalle de sus relaciones interpersonales.

Casi con una conferencia magistral respondió a mi curiosidad sobre el rápido desarrollo de una nación que salió adelante económica y socialmente tras una guerra con Estados Unidos. “¿Que si somos los asiáticos muy disciplinados?”, sí, y pensamos en futuro, y mucho, todo el tiempo, por eso somos ávidos de aprender todo cuanto podamos, y por eso estoy en Cuba, muy en particular en Cienfuegos, donde la carrera de Medicina tiene mucho prestigio por la calidad de su claustro de profesores, los de la escuela y los que están en los hospitales”.

Con Tuan se puede conversar en Inglés, Alemán… es un políglota, capaz de entenderse con medio mundo. Los profesores le describen como un estudiante sobresaliente en todas las materias, displicente, a quien le auguran futuro en la profesión. “Me gané una ayudantía en ‘Intensiva’, porque en esa área se aprende mucho, y los conocimientos son básicos para lo que quiero llegar a ser. Esta posibilidad me permite una mayor preparación, le dedico bastante de mi tiempo y es extracurricular a las materias y compromisos de mi quinto año de estudios.

“La Medicina en Cuba tiene fama por su método clínico, y por todos los avances que logra, muy a pesar del bloqueo de los Estados Unidos. Estoy acá por un convenio que tienen con mi país. Y la selección no resultó fácil, me aplicaron un exámen muy complicado, y al final lo logré. También me gustaría hacer la especialidad acá, no escogería ningún otro lugar que no fuera este país, al que he aprendido a querer y en el cual me siento cómodo para estudiar y aprender, porque sí, soy vietnamita, pero también soy de Cienfuegos”.

Dejar respuesta