Un obelisco para la ciudad

10
440
Es un doble obelisco: uno interior que representa la ciudad primigenia, y otro exterior, transparente
Es un doble obelisco: uno interior que representa la ciudad primigenia, y otro exterior, transparente

Autora: Leonor Pastrana Tapia*

El Paseo del Prado, con mil 600 metros lineales, es la columna vertebral de la ciudad de Cienfuegos. Eje vial de mayor longitud y uno de los más importantes en cuanto a circulación de vehículos y peatones, es además el más extenso de Cuba. Desde 1798 aparece en los primeros planos para la fundación y con el crecimiento posterior de la urbe se ha convertido en importante e inevitable zona de intercambio social.
Estas son algunas de las razones que avalan la propuesta concebida por los arquitectos Aníbal Barrera Barcia y Marian Cano Fajardo, en unión del escultor Juan García Cruz. Su proyecto consiste en la ubicación de un obelisco en la intersección de calle 37 (Paseo del Prado) y avenida 72, en conmemoración del aniversario 200 de la fundación de la urbe.

En entrevista realizada al artista de la plástica, nos comentó: “Ellos me invitaron a hacer un monumento que tuviera que ver con el aniversario de la fundación y pensamos en un obelisco. Buscamos información sobre ello: qué es, en qué parte se ha hecho. Realmente los obeliscos se hacen desde la antigüedad, en conmemoración de algo: una batalla, una fundación, una personalidad, como recordatorio de algún hecho relevante; y para nosotros, este hecho de cumplir 200 años la ciudad es muy importante”.

Más adelante apuntó que ya han realizado pruebas de conjunto con los arquitectos y que la propuesta presentada fue aprobada por el Consejo Asesor para el Desarrollo de la Escultura Monumental (Codema) en la provincia, faltando solo la autorización en la nacional y por el Consejo de Ministros, trámites imprescindibles para llevar a vías de hecho la acción.

El escultor Juan García Cruz nos explica algunos detalles del proyecto: “Es un doble obelisco: uno interior que representa la ciudad primigenia, y otro exterior, transparente. El interior sería con terminación en marmolina y textos en bronce en cada una de sus cuatro caras. La base va a tener 1,50 por 1,50 metros, y serán ocho metros de altura, por lo que constituirá una construcción conmemorativa de gran tamaño a la entrada del Paseo del Prado, dándole la bienvenida al viajero”.

Los patrocinadores de la obra serán la Oficina del Conservador de la Ciudad de Cienfuegos (OCCC) y el Gobierno aquí. La Dirección Municipal de Comunales asumirá la inversión del proyecto y la ayuda vendrá de la Empresa Constructora de Obras de Arquitectura (Ecoa) No. 37 en la parte civil, detalló el artista. Por otra parte, la fundición de los textos en bronce se realizará en Santiago de Cuba, junto con el monumento a González Guerra, que estará emplazado muy cerca de allí, en el parque que llevará su nombre.

Finalmente, puntualizó García Cruz: “Falta poco tiempo y aún quedan algunos aspectos que resolver, pero los cienfuegueros de hoy tenemos un compromiso con la ciudad, al igual que hicieron nuestros antecesores, que dejaron su huella en la conmemoración del Centenario, por eso le ofreceremos a la bella Perla del Sur este pequeño homenaje en su cumpleaños 200”.

*Especialista de la OCCC.

10 Comentarios

  1. Desde un punto de vista conceptual no es del todo una mala propuesta pues desde todos los tiempos se han erigido obeliscos para homenajear hechos o personas relevantes en la historia de una localidad, en Cienfuegos y en Cuba NO abundan este tipo de monumentos por lo que en teoría pudiera ser una propuesta válida siempre y cuando sufriera modificaciones en su diseño y dimensiones pues(con el enorme respeto que siento por la familia de arquitectos Barrera- Cano) al menos la imagen que sirve de complemento a este trabajo periodístico dista de ser la propuesta más ideal e incluso más económica. Si bien pienso que Cienfuegos precisa de propuestas arquitectónicas atrevidas e imponentes propias de una capital provincial y potencial destino turístico ha de revisarse cuales serían las ideas más valiosas y enriquecedoras y eso suele lograrse por la vía del concurso. Leyendo este trabajo no pude evitar recordar el largo debate que generó hace unos años la publicación de la noticia de que el célebre arquitecto brasileño Oscar Niemeyer presentaba su proyecto para la gigantesca Plaza de la Soberanía en la mundialmente famosa ciudad de Brasilia, el cual incluía un enorme obelisco inclinado. Los comentarios negativos de gran parte de la población local y de la comunidad de arquitectos hecharon por tierra el citado proyecto que ya estaba a punto de ejecutarse. Con esto quiero decir(salvando las distancias) que sin importar el prestigio del profesional a cargo de una obra esta ha de ser primero conciliada y sometida al escrutinio popular que en definitiva la acogerá o la rechazará al no sentirla elemento aportador del entorno que le rodea. En resumen, pido se revise la propuesta siempre y cuando el orgullo profesional no destruya las buenas intenciones que sin duda gestaron un proyecto, ¿ por qué no?…interesante. Ojalá este debate sea germen de nuevas ideas para nuestra Cienfuegos que en mi opinión se va quedando detrás con respecto a otras urbes de menor categoría y caudal económico.

  2. Está feo. Debieron convocar a un concurso para elegir el mejor proyecto. Este está feisimo, ojala que no se cierren los oidos y las mentes y lo instalen para salir del paso.

  3. Por favor!!! no se dan cuenta de que eso está horrible? No hay que tener estudios sobre arte para darse cuenta de eso… por favor!!! Piensen en otra cosa! Y que sea de consenso

  4. Es muy simple. Semejante monumento conmemorativo debe lanzarse a concurso, recibir propuestas, y luego ser evaluadas y aprobada una obra por un comité de especialistas en diferentes áreas.
    Lo contrario es sembrar un muerto de 8 .etros en la entrada de Cienfuegos por capricho o amiguismo de las autoridades.

  5. Me parece demasiado personal la “propuesta” a que se refiere el artículo y que para mi sorpresa la da casi que por “aprobada”!
    Yo me pregunto, sus 3 autores celebrarán el 200 aniversario de SU ciudad o los cienfuegueros TODOS lo haremos???
    Ellos tres pagarán de su bolsillo el ”obelisco” o será sufradago con el dinero de TODOS?
    Va muy rápida esa inconsulta “propuesta”!
    Creo que la inciativa de un obelisco o monumento para la conmemoración es MUY buena, pero y por qué las autoridades no lanzan un concurso al respecto donde otros posibles monumentos surjan????
    Personalmente no me parece ese un monumento,obelisco….. hermoso, ni yo gastaría un centavo del prespuesto de la ciudad para hacer algo así sin antes convocar a un concurso, veamos otras propuestas (talento es lo que sobra en cfg!) y que una comisión de expertos (arquitectos, escultores, especialistas en patrimonio….) decida cual ejecutar.

  6. ¡Qué “cosa” esa tan horrible!!! Parece una pieza sacada de un central azucarero. Aquellos que acudan a ver el citado obelisco, saldrán con tortículis, al dar vueltas tratando de leer lo que dicen sus cuatro caras… Por otro lado, en días de tormentas eléctricas, este enorme pararrayos puede dejar fritos a los que estén cerca. Tengo una pregunta: ¿este adefesio salió de un corcurso o fue directamente encargado?

  7. Pienso que solo un puñado de cienfuegueros se dan cuenta de esto, y entonces nos llamamos mutuamente para comentarlo en tono de lamento: se trata de una ciudad neoclásica, todos sus monumentos, sus edificios memorables, sobresalen por el buen gusto y la hidalguía. Como rendirle culto al Bicentenario erigiendo… no se si sea el verbo porq me suena excesivamente bello para este caso… sigamos “instalando” esa cosanga tan horrible como muda (y mejor que no hable, porque se me ocurre lo que dice). ¿Ninguno de los implicados ha caminado por la Habana de Leal, o es que lo ha hecho ojivendado? ¿Nadie ha visto las bellezas, las esculturas memorables desperdigadas allí, en cuanta esquina simple pueda imaginarse? ¿Nadie se ha percatado de que hasta dentro de 100 años Cienfuegos no volverá a tener una oportunidad semejante… pues hace casi 100 años no se le pone al mobiliario público una pieza de ese tamaño? ¿Nadie recuerda la obra de la vida de Mateo Torriente, ni tiene en cuenta a tanto artista que honra la Plástica en ese territorio…? Por Dios que ya tenemos frente al chalé de Valle su propia antítesis hecha en latón, y para colmo con piedrecitas alrededor. Alguien que proteste, alguien que convoque a un concurso, que no se trata de soltar por doquier pedazos de cosas que luego son monumento nacional y no se pueden remover.

    • Alfonso Roque, no sabe Ud. el peso que me ha quitado de encima, desde el 10 de julio de 1988 hasta hoy pensaba que yo era el único que consideraba que la escultura de la india en la rotonda frente al Chalet de Valle no era más que un amasijo de lata. En su momento, cuando se habló del proyecto, pensé que la escultura sería de una escultural india (bueno, yo no llegué a ver ninguna, solo tengo 57) según lo que hemos visto en las ilustraciones o tal y como hizo con la aldea taína, o con su bailarina. Evidentemente, la excepcional y prolifera Rita Longa estaba apurada, no era cienfueguera o no se sintió estimulada con la historia de vida y amor de la hermosa leyenda. ¡Qué decepción!

      • (tuve que poner este escrito aquí porque no hubo forma de ponerlo como cometario independiente, le escribí a 5septiembrecfg@gmail.com, pero no me dieron respuesta de por qué no entraba mi comentario)

        SOBRE “UN OBELISCO PARA LA CIUDAD”
        En su momento, personalmente, ya le expresé esta opinión a la persona adecuada, y si lo escribo aquí es para llamar a la reflexión de los decisores: mis entrañables, no merecen, ni por asomo, un cuestionamiento de por vida después de tantos éxitos.
        Yo coincido totalmente con estas opiniones, este “obelisco” es un monumento a la representación del mal gusto estético, Cienfuegos, mi ciudad de siempre, se ha caracterizado por la sobriedad de sus monumentos y por el uso del mármol pero sobre todo porque la significación o lo que representa viene del mensaje subliminal, directo o sobrecogedor del propio objeto: la Bella Durmiente, el Arco de Triunfo, el monumento de Saldo y Prado, el monumento a los Mártires del 5 de Septiembre en el cementerio por solo mencionar algunos, no como este que se pretende, que si no me lo explican no hubiera logrado descifrar lo que “dice”. Para mí no es más que una aguja dentro de los angulares de una pecera sin cristales.
        Independiente del aspecto estético, suponiendo que alguien considere falto de lugar y sea capaz de anular con buenos argumentos mi comentario, solo recuerdo algo, el uso de angulares de metal a menos de 200 m de la bahía, por los problemas de corrosión, sería un problema permanente.
        Esto tiene que ir a un concurso con personalidades de la cultura y la dirección de monumentos en la provincia y el historiador como jurado, incluso consensuado con los ciudadanos, porque aunque no se use mucho este término aquí en Cuba, este “obelisco” lo pagamos nosotros, los contribuyentes y vamos a pagar por algo que será casi lo primero que verán los visitantes cuando lleguen a la ciudad, ¡qué pena!, ¡qué mala impresión!.