True Detective (segunda temporada)

0
885
True Detective II es un cadáver exquisito de miles de tramas de corrupción y crimen vistas con anterioridad, el cual no imanta pero tampoco aporta mucho.

En la línea de teleficciones como Fargo, donde argumento y personajes difieren entre una y otra “season”, True Detective II (2015) nada tiene que ver con la inicial en dichas áreas. Lo lamentable es que tampoco en calidad e interés; a diferencia de la obra de FX antes citada, donde los parámetros cualitativos se mantienen en las dos decenas respectivas de episodios.

El listón era demasiado alto para HBO (el pistoletazo de arrancada de True Detective, ocho soberbios capítulos en la forma de un crispante thriller psicológico neogótico sin parangón, figura entre los productos audiovisuales más rotundos en cuanto va del siglo XXI en EUA), aunque dispusiese para la continuidad del mismo showrunner –Nick Pizzolato– y de una tanda de actores no tan fantásticos como aquellos primigenios Woody Harrelson y Matthew McConaughey, pero cumplidores a la manera de Rachel Mc Adams, Vince Vaughn (ambos lo mejor de la función ahora), Colin Farrell y Taylor Kitchs.

Esta parte pierde, fundamentalmente, en virtud de la débil consistencia del relato, la limitada profundidad de los personajes, la poca coherencia interna de la narración, el nada brillante flanco dialogístico y la opaca presencia visual, si olvidamos esos planos aéreos de las sinuosas carreteras circunvalantes angelinas quizá remisivos al zigzagueante e indefinible contexto escrutado y no tanto a la topografía urbanita de una California suburbial bien lejos de la Louisiana del comienzo. Ahora los miedos de Carcosa se cuecen en el adoquín, los clubes, el callejón, en lisérgicas tremolinas lúbricas donde las pobres jóvenes complacen a los viejos ricos.

No obstante esa cabecera al ronco arrullo de un Leonard Cohen de ensueño (Nevermind: puedo escucharla las 24 horas del día) que pronosticaría exquisita madeja argumental noir, los episodios (densos por plúmbeos; no por elaborados) transcurren huérfanos de numen, sin alcanzar ni identidad propia ni mucho menos generar el líquido amniótico capaz de configurar esos universos/partos autorales de diversos exponentes de esta cadena u otras al modo de AMC, Showtime, Amazon o la hoy día omnipresente Netflix.

True Detective II es un cadáver exquisito de miles de tramas de corrupción y crimen vistas con anterioridad, el cual no imanta pero tampoco aporta mucho. Tras ver el Barrio chino de Polanski, a Lumet todo, y leer algo de Ellroy y Winslow, no habría demasiado que hacer aquí, de no redimirse en cierto modo la historia propuesta merced a la peculiar visión personal de Pizzolato en torno a la sociedad y el entorno afectivo, humano, sensorial donde gravitan sus personajes.

El oteo suyo a tales escenarios es radicalmente severo, del todo desesperanzador e inclemente con sus pariguales. Y tras semejante examen así de devastador siempre concitará la atención barruntar si las hipótesis y conclusiones manejadas aquí surgirían tanto del hundimiento sin escalpelo en la podredumbre de un sistema a punto de finiquitar como acaso del más agrio dolor personal, del pesimismo frustrante y la amarga imagen de la existencia nublada de un insano con raptos eventuales de genialidad. En cualquier caso, lo mismo sería aplicable para tantos creadores, en tantos sitios, y la tradición suele indicar que lo primero nace menos del presunto sino proapocalíptico congénito de los “locos” que de su capacidad para anticiparse en el tiempo y devolver el favor del viaje adelantado a través de palabras o imágenes.

Con independencia de los defectos de la segunda temporada mencionados, y su divergencia general con la primera, sí enlaza a ambas –y sea quizá esta la principal confluencia ideica–, la inequívoca percepción de Pizzolato de que cruzamos el umbral de lo permisible y nos revolcamos contentos sin remedio en la mugre autocomplanciente de los estertores.

Dejar respuesta