Tribunal de Justicia de Brasil acepta reducir la condena de Lula da Silva
mié. Jul 17th, 2019

Tribunal de Justicia de Brasil acepta reducir la condena de Lula da Silva

Abogados de Lula exigen su total absolución al indicar que no hay pruebas de los cargos que pesan en su contra. /Foto: Reuters

Abogados de Lula exigen su total absolución al indicar que no hay pruebas de los cargos que pesan en su contra. /Foto: Reuters

El Supremo Tribunal de Justicia (STJ) de Brasil, aceptó este martes reducir la condena de Luiz Inácio Lula da Silva, a ocho años, diez meses y 20 días de prisión, tras analizar un nuevo pedido de revisión presentado por la defensa del líder del Partido de los Trabajadores.

El recurso tenía como objetivo revertir la sentencia que pesa en contra del exmandatario, condenado a más de 12 años de prisión por supuesta corrupción pasiva y lavado de dinero.

Los encargados de analizar el recurso eran cinco ministros de la quinta corte del STJ, pero uno de ellos, Joel Paciornik, se declaró impedido, por eso, sólo cuatro juzgaron la disposición, con una votación mayoritaria de mantener la condena, pero con una reducción de la pena.

El magistrado Félix Fischer, relator del Tribunal Superior de Justicia de Brasil, y uno de los que en anterior instancia desestimó el reclamo de la defensa, fue esta vez uno de los primeros en votar para que se reduzca la pena del expresidente, condenado el 12 de julio del 2017 y privado de su libertad desde el 7 de abril del 2018 en una cárcel de Curitiba, estado de Paraná.

El equipo de defensa del líder petista sostiene que, a pesar de la sentencia en contra de Lula, la acusación nunca logró probar ningún delito, razón por la cual exigen su absolución.

No lo dejaron postularse

Lula insiste en que le condenaron sin pruebas, todo con el objetivo de impedir su elección nuevamente como presidente: “He presentado suficiente documentación que demuestra mi inocencia. Mis acusadores, por el contrario, no han encontrado una sola prueba (…) Soy un preso político, exiliado de mi propio país”.

En los meses que antecedieron las elecciones (octubre de 2018), y a pesar de ya encontrarse preso, el líder del PT lideraba por amplio margen la intención de voto en las encuestas. Sin embargo, el Tribunal Superior Electoral (TSE) maniobró hasta anular su candidatura.

Consumada la que juristas de muchas partes del mundo calificaron como “treta legal”, Lula designó para su reemplazo a quien fuera su ministro de Educación y ex alcalde de Sao Paulo, Fernando Haddad, quien pese al breve tiempo para suceder la campaña petista consiguió ir a una segunda vuelta electoral frente al ultraderechista Jair Bolsonaro.

Tras la victoria de este último, de filiación al Partido Social Liberal, el juez que envió a Lula a la cárcel, Sergio Moro, fue puesto al frente del Ministerio de Justicia, designación vista como pago al favor de haber anulado la competencia del seguro ganador en aquellas elecciones de octubre del pasado año.

Brasil: Una clase magistral de cinismo

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles