Tres historias de la misma raíz

A Beatriz, René Julio y Yoslaine no solo los une la medicina. Sus trayectorias profesionales se alimentan de la misma raíz: la solidaridad. Cuando a inicios de este verano Matanzas parecía desplomarse con otro pico pandémico de Covid-19, allá fueron, sin reparar en posibles excusas. Y ahora, en el instante en que Cienfuegos pelea contra el virus para no caer en desgracia, llegan aquí y con prisa vuelven a los escenarios más complejos.

Los tres integran una de las brigadas de sanitarios que han llegado a la provincia por estos días, en medio del aumento sostenido de los casos positivos y, por consiguiente, de los pacientes críticos y fallecidos. Arribaron con la misión de sumarse a los sistemas de atención al grave en el Hospital General Universitario Dr. Gustavo Aldereguía Lima (GAL), donde es muy tensa la situación, a partir de la enorme cantidad de personas enfermas que allí acuden diariamente.

Beatriz Carmenaty Ferrer, especialista en Medicina General Integral (MGI), agradece la oportunidad de “trabajar para el pueblo de Cienfuegos y contribuir a bajar los indicadores de la pandemia” cuando, a fin de cuentas, es ella quien merece todas las gratitudes.

Beatriz, especialista en MGI, de Santiago de Cuba./Fotos: del autor

Luego de lidiar con el coronavirus en Santiago de Cuba, dice que asume el nuevo empeño con “el ímpetu que ha caracterizado siempre al médico cubano” y la confianza en poder revertir el panorama epidemiológico que vive la Perla del Sur. “Son circunstancias muy difíciles y en ocasiones desesperantes, pero con nuestra entrega y sabiduría otra vez pondremos en alto a la Revolución”, agregó.

Razones similares mueven a René Julio García Rizo, especialista en MGI y oriundo de la provincia de Guantánamo. Ancló en la ciudad preferida por el Benny un mes y cinco días después de fajarse con la Covid-19 en Matanzas, tras permanecer dos años en la República Bolivariana de Venezuela, donde cumplía misión internacionalista.

“Vengo con la disposición de ayudar a disminuir la incidencia de la enfermedad y a dar lo mejor de mí a los cienfuegueros. Aquí estaremos el tiempo que sea preciso, pese a que también afrontamos situaciones familiares, de parientes enfermos, y nos toca sobrellevar ese momento duro sin poder estar al lado de ellos.

René Julio, especialista en MGI, de Guantánamo.

“Esta pandemia —añade René Julio— nos deja muchas experiencias desde el punto de vista médico. En ocasiones, hemos tenido que decidir entre un paciente y otro cuál requiere el oxígeno cuando quisiéramos que hubiera para todos. (…) No obstante, acá seguimos y mantenemos el compromiso de apoyar al país”.

A Yoslaine González García, enfermera de Sancti Spíritus, le sucede igual que al resto de sus colegas. “Recibo el apoyo de mi mamá y mi hija; ellas saben que este es el lugar donde tengo que estar”, dice golpeada por la emoción. “Yo misma me encontraba en Venezuela y llevo 22 meses sin verlas. Eso duele —insiste—, pero siempre se puede un poco más y, ante el llamado de la Patria, no dudamos en socorrer a nuestro pueblo donde nos necesite”.

Yoslaine, enfermera, de Sancti Spíritus.

La abnegación de estos profesionales de la Salud Pública cubana habla por otros miles que en Cienfuegos y a lo largo de la Isla se afanan en salvar vidas, mientras la Covid-19 amenaza con incrementar el número de víctimas. Nada será suficiente para retribuir tanto sacrificio.

Artículos relacionados

Roberto Alfonso Lara

Licenciado en Periodismo. Graduado en la Universidad Central "Marta Abreu" de Las Villas en 2013.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir