Trance: Inception con Síndrome de Down | 5 de Septiembre.
jue. Jun 27th, 2019

El otrora atendible realizador británico Danny Boyle ilustra a las claras el modelo de creador cuya impronta va desvaneciéndose a medida que concibe una nueva película. El progresivo descenso del director de Tumba abierta, Trainspotting y 28 días después no es reciente, valga aclararlo; viene desde los hoy día lejanos tiempos de Una historia diferente o La Playa. Pese a timar a medio planeta mediante la academicista/sensiblera/manipuladora/oportunista Slumdog Millonaire, pura carne de Oscar antes de filmarla, ni convenció del todo en Sunshine ni tampoco en 127 horas; no obstante todas ellas superiores, por mucho, a Trance.

Trance es menos un homenaje al Nicolas Roeg de Contratiempo o al Martin Scorsese de La isla siniestra que un mal momento de Memento encasquillado con los juegos de memoria del Inferno de Dan Brown o los delirios menos confesables de Inception; solo que en lo que el filme de Christopher Nolan era osadía, riesgo y originalidad en el largometraje de Boyle es nadería, baba e inconexión.

Suerte de Inception con Síndrome de Down, la película cruje en su madera fílmica a causa de giros inverosímiles, el inútil afán por epatar a ultranza y esos absurdos volantazos de guion. Lo curioso de todo esto es que Boyle, en presunción, intenta hacer el filme más entretenido de su carrera; pero sin embargo, a resultas de tan mal engranaje, le sale el más pedantemente aburrido de una -vista en conjunto- ambivalente filmografía.

La película, basada en la miniserie homónima de la cadena de televisión inglesa BBC, comienza con el autorrobo de Brujas en el aire, cuadro de Goya, de cierta casa de subastas. El asunto no sale bien, porque Simon (James Mc Avoy), el personaje central encargado de comandar intelectualmente las acciones de hurto, sufre traumática contusión que le provoca amnesia y por tanto olvida el paradero del lienzo. Sus compinches lo llevan a una hipnoterapeuta, con el propósito de sacarle la desconocida ubicación de la cotizada pintura. La dama se da cuenta de hay algo turbio, buen dinero por medio, e intenta formar parte de la jugada.

A Boyle le funciona el segmento inicial del desfalco; mas desde que irrumpe el área narrativa de las sesiones hipnóticas del protagonista con las posteriores expresiones de realidad y todos los indicativos posibles de la metarrealidad de este juego de muñecas rusas o capas de cebolla, la cosa se va a la bartola sin remedio. Este es un realizador muy visual, dado a fragmentaciones y elipsis, si bien aquí no encuentra el punto medio donde el estilo establezca paridad con la madeja narrativa.

Trance, por consiguiente, se desorbita en una espiral creciente de confusión, al punto de que ni cien linternas mágicas de Bergman juntas podrían conferirle claridad expositiva. Lo peor, con ínfulas de autorismo, seriedad, de “estoy en la línea de Christopher Nolan”, de “vivimos en un orden de cosas tan fracturado como engañado que debemos graficar en fotogramas”. Boyle, no obstante, quizá llega en algún instante a intuir que esto no es un documental de física cuántica y está tensando sobremanera las cuerdas, de manera que pretende descondensar merced a ciertas escenas de sexo, incluidos algunos despampanantes desnudos frontales de la morena Rosario Dawson, con carne para James Mc Avoy o Vincent Cassel, el otro de los delincuentes, según le sea conveniente. Empero, el asunto no le hubiera cuadrado ni con tres Monica Bellucci clonadas. La cuestión no es de cajas toráxicas femeninas al aire, sino de necesidad de planteamiento discursivo, casi del todo carente aquí.

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles