Tráiganme la cabeza de Alfredo García

Dice el director norteamericano Quentin Tarantino que él vive en dos mundos: el del cine y el de la realidad. En cambio, el gobierno de los Estados Unidos solo vive en el mundo del cine; específicamente en el del oeste, cuya decalogía validaba que naciones originarias de nativos americanos fuesen conquistadas a base del exterminio, defendía la ley del más fuerte y certificaba que sus personajes en posición de poder pusieran precio a la cabeza de otros seres humanos.

Pero la sordidez de las alimañas que mandan en Washington supera a los sheriffs u otros gerifaltes de los westerns, puesto que aquellos, en presunción, establecían sus recompensas sobre forajidos y criminales.

Ahora Trump y la pandilla de hienas que lo asesora en el tema hemisférico han puesto un “Wanted” a la cabeza de un presidente constitucionalmente electo, apoyado por la mayoría de su pueblo y una de las figuras a las cuales más le debe la integración entre las naciones de América Latina.

Una persona honesta, entregada a los suyos, quien merece el respeto de todo el orbe por conseguir la titánica hazaña de mantener a Venezuela fuera de las fauces estadounidenses, tras años continuados de brutal asedio imperial en todos los frentes.

Como hubiese proclamado (y antes de él, muchos directores norteamericanos) Sam Peckinpah en su western crepuscular de trasfondo mexicano Tráiganme la cabeza de Alfredo García, William Barr, fiscal general de EE.UU. de temible prontuario y convertido en una suerte de John Wayne del Este, pide la cabeza de Maduro y de otro grupo de altos dirigentes de la hermana nación.

La jugada yanqui tiene dos objetivos: el primero, sentar dentro de la confundida opinión pública internacional —que ellos manipulan mediante una poderosa red mediática repetidora del pensamiento oficial de Washington—  que sí es posible, perfectamente normal, emitir una orden de búsqueda y captura contra un presidente al que acusan —de forma vil y falsa, cual resulta común allí—, de narcotraficante.

El estado canalla, el estado villano por antonomasia invierte las verdaderas jerarquías del mal eintenta uniformar registros de percepción al situar al mandatario latinoamericano al nivel de Manuel Antonio Noriega o de Osama Bin Laden, entre los varios por quienes ofrecieron recompensa en el pasado reciente.

Una gran, definitoria diferencia de estas figuras con el presidente constitucional de Venezuela, es que ambas (como igual lo hicieron Saddan Hussein y Muamar el Kadaffi) en determinado momento fundamental de sus trayectorias apoyaron a Estados Unidos o contrajeron deudas con dicha nación, un error gravísimo.

La historia indica que todos quienes alguna vez se congraciaron con los dueños del mundo fueron aniquilados por sus antiguos “amigos”. No es el caso de la Venezuela —y su presidente— antimperialista, la cual nunca ha cedido a un chantaje imperial, la que cuenta con una unidad cívico militar en torno al líder, un ejército de primera línea, bien armado con centenares de miles de efectivos y más de dos mil generales y la capacidad real de humillar sobre el terreno a los integrantes de una potencial invasión militar estadounidense.

El segundo objetivo del movimiento gringo es puramente electoral: como la red de asesores del emperador está consciente de que el efecto boomerang del coronavirus tras la desastrosa gestión administrativa para prevenir y curar la pandemia en EE.UU. puede pasarle factura en las elecciones presidenciales de noviembre, precisa encontrarle una victoria política a toda costa, una nueva conquista que poner sobre la mesa.

En el manipulado imaginario de esa nación Venezuela es el demonio; no solo para los republicanos, también para los demócratas y buena parte del electorado, el cual recibe 24 horas de desinformación diaria. Por tanto, liquidar a ese régimen supondría un gran éxito político para Trump, sin soslayar tampoco el hecho de que soltar ahora esta idiotez de la recompensa opera además, como un efecto disolvente de la atención pública, una cortina de humo para que no solo se hable del atolladero interno: igual funciona lo que han hecho en estos días contra Irán y Cuba.

El imperio lanza el “Se busca” y a través de la jugarreta también pretende fomentar el disenso en las filas militares de Caracas, además de atizar el interés de mercenarios o cazarrecompensas suicidas, quienes encandilados con el premio, se atreverían a atentar contra Maduro.

Lo cierto es que el ejército imperial no se va a lanzar ni ahora ni después contra Venezuela por otras dos grandes razones: la primera es que representaría una derrota militar terrible, sin parangón en su historia de invasiones; y la segunda es que, pese a que los mandatarios-peones continuarían apoyando a Washington, ninguno de los pueblos de América Latina respaldaría esa agresión y eso supondría el rechazo total de un continente a los Estados Unidos y su principio del fin.

Julio Martínez Molina

Julio Martínez Molina

Licenciado en Periodismo por la Universidad de La Habana. Periodista del diario 5 de Septiembre y crítico audiovisual. Miembro de la UPEC, la UNEAC, la FIPRESCI y la Asociación Cubana de la Crítica Cinematográfica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Compartir