Todos nosotros somos uno

“¿Dime qué problemas tienes en la Empresa?”, preguntó el Presidente de la República de Cuba, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, a Abel Álvarez, director de la Empresa Pecuaria “El Tablón”, ubicada en el municipio de Cumanayagua.

Por allí, bien temprano en la mañana de este jueves, el Jefe de Estado dio inicio a su agenda, la cual forma parte de la visita gubernamental que él encabeza y que tiene lugar, por segunda ocasión, al territorio.

Ante ministros, autoridades de la provincia y compañeros de la Empresa que él dirige, Abel habló de cierto financiamiento que hace falta para una actividad puntual. Y ese fue el punto de partida para que el Presidente cubano subrayase conceptos como hacer expeditos los caminos a quienes llevan las riendas de lugares como “El tablón”; desatar trabas de todo tipo; pensar incluso, en una suerte de ejercicio analítico, en cómo la Empresa Estatal Socialista podría aprovechar y ejecutar para sí algunas de las facilidades que se hacen visibles en sectores como el privado o el cooperativo.

“El Tablón”, nacido el 15 de diciembre de 1976 por idea del Comandante en Jefe Fidel, no es cualquier centro: dedicado a la producción de carne, leche y cultivos varios —con excelentes índices productivos—, tiene como meta general, y nada fácil, no dejar deteriorar lo logrado en etapas anteriores, incluidas las comunidades que un día fueron levantadas para enraizar la fuerza laboral, y hasta los caminos, elementos que forman parte de la vida y por los cuales también preguntó el mandatario en el encuentro.

De varias ideas que son fruto del perfeccionamiento empresarial vivido por la Empresa Pecuaria habló Díaz-Canel Bermúdez, como que se haya diversificado la producción, que se hayan producido encadenamientos importantes como el que tiene lugar con la Zona Especial de Desarrollo del Mariel, o la exportación de carbón vegetal, el uso de fuentes de energía renovable, la recuperación de vaquerías típicas y de ordeño mecánico, y en sentido general la cultura del detalle.

En asuntos de ganadería, recordó el Presidente cubano, una sola experiencia no resuelve todos los problemas. Por eso hay que ser creativo, explorar a fondo las potencialidades, para depender en lo más mínimo, por ejemplo, de las importaciones. Y para eso también hace falta pensar en todos los estímulos posibles, empezando por el salario, a quienes hacen con sus manos los bienes que el país necesita.

Particular interés despertaron los detalles expuestos por los anfitriones acerca de los registros pecuarios y del desarrollo, al respecto, de un software que permitirá conectar la información de todos los municipios de la provincia. Si ese sistema de informatización se utiliza bien, dijo el Jefe de Estado, pudiera convertirse en un verdadero método de control.

El segundo punto en la agenda, también en el municipio de Cumanayagua, fue la Empresa Procesadora de Café “Eladio Machín”, inmersa en un proceso de perfeccionamiento empresarial y encargada, fundamentalmente, de acopiar, procesar y comercializar de forma mayorista café en grano, cereza, cáscara y pergamino con destino a la exportación y al consumo nacional.

En esa empresa que mantiene estrechos vínculos con centros universitarios, que tiene la misión de garantizar el procesamiento y las ventas de la Región Central, que no se ha cruzado de brazos ante la contingencia energética vivida por la Isla en los últimos tiempos, Díaz-Canel Bermúdez expresó: “Ustedes se tienen que convertir en los promotores, en los asesores de la siembra de café en Cuba”.

La jornada del recorrido en Cumanayagua tuvo como tercer punto del itinerario a la Empresa de Productos Lácteos “Escambray”, anteriormente llamada y aún conocida como Combinado Lácteo “Escambray”, centro que fuera inaugurado por Fidel y cuya misión es acopiar leche fresca según normas de calidad, elaborar productos de la misma, y derivados de la Soya.

En esa empresa, responsabilizada con producciones que los cubanos demandarán siempre con mucho deseo, el Jefe de Estado compartió con los trabajadores una idea que muchos hemos escuchado y que mantiene intacto su valor para los días que corren: “todos los días debemos proponernos quitarle un pedacito a los problemas, y seguir mejorando, mejorando…”.

En la Empresa Pecuaria “El Tablón”, y junto a la sede de la Asamblea del Poder Popular de Cumanayagua, intercambiando con el pueblo, Díaz-Canel Bermúdez habló del momento actual de Cuba. Igual hizo en las inmediaciones del Combinado Lácteo, donde una multitud le esperaba al salir de la empresa. En este tercer momento se produjo un diálogo tan emotivo y preñado de firmezas entre el Presidente y una anciana, que esta reportera ha preferido compartirlo con los lectores tal cual sucedió:

Díaz-Canel habló de “ir avanzando cada día en la solución de trabas, sabiendo que estamos en un momento muy complicado. El Gobierno norteamericano está presionando mucho, sigue recrudeciendo el bloqueo, sigue recrudeciendo la persecución financiera, está evitando que llegue combustible al país, y estamos haciendo estrategias casi que diarias para tener el mínimo de combustible con el que podemos operar, y sobre todo para tener la menor cantidad de afectaciones a la población.

“Hasta ahora no hemos tenido que dar ningún apagón, pero ha sido todo un manejo muy complicado, sobre todo para seguir las actividades fundamentales en la economía, pero en estos días hemos tenido problemas de financiamiento para abastecimiento; por eso ustedes están viendo que en las tiendas faltan algunas cosas; están faltando medicamentos; y ahí estamos buscando todos los nichos, que podamos tener ingresos, y que podamos ir pagando deudas y también recuperando los temas productivos. Pero no nos vamos a rendir y vamos a seguir pálante. ¿De acuerdo?”. (apoyo firme de los pobladores).

— Díaz-Canel, yo quiero decirle…, se escuchó la voz entrecortada de la cubana que mucho ha vivido.

— Sí…

— Contentísima de que esté en Cumanayagua. Mi pueblo es bueno(llorando).

— Es un pueblo líndísimo…

— Lindísimo, trabajador, revolucionario.

En ese punto el Jefe de Estado dijo que Cumanayagua le recordaba mucho a un municipio que hay en su Villa Clara natal: Manicaragua. Son, comentó, dos municipios de montaña del Escambray.

— Y entonces nosotros aquí somos muy revolucionarios…, enfatizó la anciana.

— Yo lo sé…

— Laboriosos. Con la ayuda suya, y de todo el que trabaja como usted, y con nosotros…

— Y todos nosotros. Todos nosotros que somos uno solo. Y con las autoridades de la provincia, todos trabajando, vamos a salir adelante. Estamos saliendo. Siempre hemos estado en situaciones complejas.

— Y saliendo de las cosas mal hechas —enfatizó ella en medio de la multitud atenta—. Tenemos que ayudarlo. Cuente con nosotros.

Por Alina Perera Robbio.

Presidencia Cuba

Presidencia Cuba

Sitio institucional de la Presidencia de los Consejos de Estado y de Ministros de la República de Cuba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir