Toda la gloria en una pelota… de tenis

Casi 16 años han transcurrido, pero Leticia Suárez Sastre recuerda muy nítidamente su primera impresión sobre los Juegos Olímpicos de Sidney 2000: “En el tenis de mesa todos los jugadores eran asiáticos: tú mirabas para cualquier equipo y solo veías chinos, japoneses… ¡hasta las brasileñas eran de origen asiático! Las excepciones eran Cuba y Chile, y yo le decía a mis compañeras: ‘tenemos que pintarnos los ojos a lo chinita, para no ser diferentes’”.

Fue esa la última vez que un equipo de féminas criollas asistió a la mayor cita deportiva del orbe. En él figuró la hoy entrenadora de la EIDE Jorge Agostini y todavía el hecho motiva asombro entre sus pupilos y conocidos: atletas olímpicos hay muchos; pero en tenis de mesa y en Cienfuegos, solo ella.

¿Cómo consiguieron el boleto a Australia?

“El clasificatorio fue en Colombia, en el ´99 y después participamos en el torneo del Caribe, donde también obtuve primer lugar. Luego fuimos al Latinoamericano de mayores en Chile y gané las cuatro medallas de oro en disputa y con ello clasifiqué para la Copa del Mundo en Japón. Fui la última campeona latinoamericana del tenis de mesa de Cuba”.

¿Quiénes fueron las otras integrantes de aquel equipo?

“Fuimos Marisé Ramírez, Yolanda Rodríguez y yo; competimos individuales y en doble. A mí me tocó contra una india, primero, y después con una japonesa, por eso no pude avanzar más. El nivel de los asiáticos es muy alto. Debe ser por su dedicación, no sé, los recursos… Igual fue una experiencia inolvidable, son mis mejores recuerdos como deportista.

“Después de nosotras, no ha participado más nadie. En ese momento vino una renovación radical, sacaron a todo el equipo y ya no se compitió más a ese nivel. Debieron dejar a una o dos de las anteriores, para impulsar a las más jóvenes”.

¿Dónde comenzó tu historia en el tenis de mesa?

“Pasé un día por el área de tenis de mesa de Rodas, con nueve años, lo vi y me gustó el deporte. El entrenador era Carlos Lugones, quien formó a todos los atletas del municipio en esa época, con mucho empuje… Me da sentimiento hablar de él, porque ya falleció y fue como un padre para mí. En un momento llegó a tener a seis atletas en el equipo nacional, todos de Rodas. Fue entre los años 85 hasta el 2002, cuando me retiré.

“Después seguí en la EIDE con el entrenador Alberto de Armas. De ahí fui a  los Juegos Escolares, los gané y me seleccionaron para la ESPA nacional. Me mantuve allí tres años y en el curso 87-88 subo al equipo grande. Siendo juvenil ya competía en la primera categoría.

“También participé en los Juegos Panamericanos Habana ´91 y cogí plata. Después estuve en el Centroamericano del 93, en Ponce, Puerto Rico, donde gané oro, plata y bronce”.

-Durante la premiación de los Juegos del Alba, su último torneo de primer nivel. Foto: cortesía de la entrevistada.
– Durante la premiación de los Juegos del Alba, su último torneo de primer nivel. Foto: cortesía de la entrevistada.

¿Qué le falta al tenis de mesa cubano en la actualidad para recuperar el aliento de aquellos años?

“En aquel momento se pudo por la entrega, creo yo… Hoy muchas cosas se han perdido: uno entrenaba con un objetivo y ahora no sé qué ha cambiado, ya no es igual y te lo digo como entrenadora. Los entrenamientos existen, pero faltan las ganas del muchacho de crecer.

“También falla el trabajo en la base. Yo estoy en la EIDE esperando a un muchacho con resultados y cuando viene sin las condiciones indispensables, es muy difícil desarrollarlo luego. Y más el tenis de mesa, donde debes golpear miles de pelotas diarias. Al tenis le falta garra, los deseos de ganar”.

¿Tendrá Cienfuegos la posibilidad de otra “Leticia” en unos Juegos Olímpicos?

“Ahora está en el equipo nacional Liz Dainé Rodríguez, fue atleta mía. Es muy joven todavía; pero esperemos que saque la cara por Cienfuegos. Yo siempre le decía: ‘tú ahí contra quien te pongan, a ganar y siempre guapa’. Y así mismo lo hace ella”.

 

Artículos relacionados

Darilys Reyes Sánchez

Licenciada en Periodismo. Graduada en la Universidad Central Marta Abreu de Las Villas en 2009

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir