El Teatro Tomás Terry de Cienfuegos en la recta final de una larga restauración (+Galería)

Una dama que al perder sus vestidos revela, en los íntimos secretos de su cuerpo, edades remotas. Esa es la impresión que me produce, tras recorrerlo desde el sótano hasta las alturas, más allá del plafón del techo, el Teatro Tomás Terry de Cienfuegos.

En el nivel más bajo se fundieron dados de cemento y se adaptó una viga de acero, cimientes sobre las que se apoyará el nuevo sistema de tramoyas. Más arriba, y sin los amplios lienzos que lo distinguen, el escenario muestra el tabloncillo renovado de sus pisos. Aún más alto y a mitad del montaje, el pasillo por donde los tramoyistas controlarán la mecánica de la escena, cuyo entramado terminará en otra viga similar a la anterior, ubicada a unos 14 metros de altura.

“Arriba, en el techo, hubo también que montar esas vigas de acero, con el personal trabajando en el aire, colgados con arneses. Se hizo con mucha precisión.” Así describe el director de la institución cultural, Miguel R. Cañellas Sueiras, una de las acciones más complejas por la cantidad de equipos y el peso de las estructuras.

El principal coliseo de la ciudad de Cienfuegos está más cerca de terminar un proceso de restauración que comenzó en 2018.

El también poeta y narrador, Cañellas Sueiras, sintetiza la complejidad de las labores en ejecución. “Cuando se construye un teatro tienes todo para montar; sabes en qué orden ejecutar cada acción, pero cuando el teatro está hecho, con toda su armazón de madera, debes pasar los equipos y las piezas por dentro, adaptarte a la estructura que ya tiene el teatro. La tramoya lleva eso, adaptarla al espacio y a la estructura que ya existe. Antes de poner una puntilla o apretar una tuerca, se ha hecho un trabajo previo de ingeniería”.

Terry restauración

Se renovaron los techos del tercero y cuarto pisos; se instalaron los sistemas contra incendio y de detección de intrusos. /Fotos: Ángel Bermúdez

El sistema de tramoya del Teatro Tomás Terry era el mismo de hace 130 años. Modernizar esta estructura centenaria demandó el apoyo del Ministerio de Cultura, de la Dirección Provincial de Cultura y del Gobierno en Cienfuegos.

“Tecnoescena nos proporcionó todo el sistema de la mecánica. Aquel que había que importar a un costo aproximado de 200 mil dólares, se sacó del país y se trajo. Se elaboró un proyecto para adaptarlo y ahora se está trabajando en el montaje”, asegura Cañellas.

El proceso inversionista comenzó en 2018, con vistas a terminar la primera etapa en saludo al aniversario 200 de la urbe. Esta primera intervención incluyó acciones para la recuperación de la sala principal, el escenario, y la restauración de los mosaicos frontales y el plafón del techo, las pinturas de las paredes, palcos, la platea y de la Sala Ateneo.

“Nunca antes se habían tocado elementos como el plafón del techo” confirma Cañellas. La restauración del motivo central, de las más de 20 figuras alegóricas a la aurora, la risa, el llanto, los retratos de la poetisa Gertrudis Gómez de Avellaneda, del músico Gaspar de Villate y de otros motivos, concedió la Medalla Hazaña Laboral a los ejecutores, un grupo de expertos de la Escuela de Oficios adjunta a la Oficina del Conservador de la Ciudad.

En los mosaicos frontales del edificio se  había trabajado en 2003, “pero la intervención no fue exitosa, y estaban deteriorados”, da cuentas Cañellas. “Ahora se hizo un trabajo exhaustivo, se bajaron los mosaicos, algo que se hace por primera vez. Estos son los únicos mosaicos a esa altura”.

Los mosaicos rematan la fachada del Tomás Terry a más de 14 metros. Estas obras, de la Casa Salviati en Venecia, representan las musas de la Tragedia, la Comedia y la Música.

La Sala Ateneo ha demando también gran atención. Allí se rescataron pisos, paredes y ventanas. Las puertas de entrada a la instalación todavía no se terminan. “Esas puertas tan grandes, de frente al Sur, hay que trabajarlas muy bien, porque basta un viento leve para que se muevan las cimientes donde están ancladas”.

Terry restauración

El escenario del Teatro Tomás Terry muestra el tabloncillo renovado de sus pisos. /Fotos: Ángel Bermúdez Pupo

Otros objetivos de la inversión ya concluyeron. Se renovaron los techos del tercero y cuarto pisos; se instalaron los sistemas contra incendio y de detección de intrusos.

El director del Teatro corrobora que la climatización fue cancelada. Entre las razones para esta decisión están la elevada demanda de energía que requería y de equipos por importar. El costo del equipamiento ronda el medio millón de pesos en moneda libremente convertible.

La creación de un Salón de Historia y Protocolo en el vestíbulo; exposiciones permanentes en el primer y segundo pisos de personalidades que visitaron el teatro, y un camerino prototipo de principios del siglo XIX, en etapa de montaje, constituyen algunas de las novedades de las cuales podrá disfrutar el público, una vez el Teatro reabra sus puertas.

“Hay asuntos pendientes que no paran el Teatro, como baños que no se han podido terminar… Hay que repintar el teatro por dentro después de todas las intervenciones que se han hecho, pero eso tú se lo explicas al público, porque antes no estaban o estaban peor y el Teatro trabajaba. El espíritu del Teatro es querer trabajar, limitaciones impuestas por la Covid-19 aparte”, explica Cañellas.

Más de allá de la pandemia generada por el coronavirus, otros desafíos aguardan, luego de que finalice el proceso inversionista en curso. El nuevo sistema de contratación a los artistas parece preocupar el máximo responsable de la gestión del Teatro cienfueguero.

“Lo que sí está claro es que no podemos empobrecer la vida cultural de nuestra ciudad renunciando a traer espectáculos de calidad de otros territorios del país. Habrá que establecer jerarquías, tiene que haber una comprensión del Gobierno y de la Dirección Provincial de Cultura para que esto pueda suceder; que se analice dónde poner los dineros a partir del impacto que un suceso cultural pueda tener” plantea Cañellas.

En épocas normales, se producen más de 600 actividades en los diferentes espacios del Teatro Tomás Terry de Cienfuegos. El pasado año incorporaron a la programación presentaciones online como estrategia ante las limitaciones impuestas por la Covid-19. Tales fueron los casos del Festival de Música Alternativa y el homenaje a Benny Moré.

El “Tomás Terry”, uno de los tres coliseos más emblemáticos cubanos del siglo XIX, Monumento Nacional y Premio Nacional de Restauración 2008, recorre la etapa final de su modernización. Como rompecabezas que se compone, rejuvenece esta dama centenaria, protagonista de la cultura cienfueguera.

Restauración del Teatro Tomás Terry
La restauración del plafón del techo, de gran valor pictórico, concedió la Medalla Hazaña Laboral a los expertos de la Escuela de Oficios adjunta a la Oficina del Conservador de la Ciudad.
« 1 de 3 »

Un Comentario en “El Teatro Tomás Terry de Cienfuegos en la recta final de una larga restauración (+Galería)

  • Avatar
    el 22 enero, 2021 a las 8:30 am
    Permalink

    Muy buen trabajo, solo q las puertas de las que se hablan no son las de la entrada, sino las de la Sala Ateneo, q están en un tercer piso, con casi cuatro metros de altura y son de cristales en su mayoria, por lo q necesita protección contra eventos meteorologicos. Otra precision, los mosaicos venecianos del frontis del teatro estan a 22mts de altura y son los únicos de su tipo a esa altura en América.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir