¿Te gustó el equipo cubano al Clásico?

0
458
Julio Pablo Martínez, uno de los ausentes al clásico mundial Foto: Tomada de Internet

Sin duda alguna, la afición deportiva de nuestro país hoy centra su atención en el ya inminente Clásico Mundial de Béisbol, certamen que celebrará su cuarta edición a partir del 6 de marzo, cuando arranquen las acciones en el Gocheok Sky Dome de Seúl, Corea del Sur, sede del Grupo A donde, además de los locales, rivalizarán China Taipei, Holanda y el debutante Israel.

Y como de costumbre, la polémica alcanza grados superlativos, algo característico ante cada conformación de una selección cubana de pelota.

Comentarios diversos ha generado la nómina que nos representará en el exigente evento, aunque es justo decir que en algunos aspectos muchos coinciden. Ahí les va mi parecer al respecto.

En primer lugar me sumo a los que consideran excesivo el número de tres receptores, máxime cuando ahora aparece la figura de un “catcher de bullpen”, oportunidad dada al avileño Raúl González. Se ha comentado que el jugador puede integrarse ante cualquier baja, y en verdad no se brinda otra información. ¿Será real que el versátil tigre se pondrá los arreos? Y de ser así, ¿para qué tres enmascarados en el conjunto?

Yordanis Samón, uno de los ausentes al Clásico Mundial. /Foto: Tomada de Internet
Yordanis Samón, uno de los ausentes al Clásico Mundial. /Foto: Tomada de Internet

El retorno (para mí justo) de Yosvany Alarcón asegura el factor ofensivo de esa posición, apuntalada en el orden defensivo por Frank Camilo Morejón. La única justificación es contar con Osvaldo Vázquez para el rol de bateador emergente, debido a su fuerza, aunque esta se pudo buscar en otras posiciones.

Y caemos en el tema de los sluggers, esos que escasean tanto en el béisbol actual de la Isla. Si revisamos el listado no son muchos los que clasifican como tales, mientras que hombres de fuerza como Yordanis Samón y Edilse Silva fueron descartados.

El caso del santiaguero me hace recordar a peloteros como Yoandry Garlobo y Alexander Ramos, que en cada serie “desforraban” pelotas y no eran tenidos en cuenta. No es un jonronero natural, pero combina muy bien el tacto con la fuerza, a la vez que se desempeña tanto en los jardines como en la inicial.

Y lo de Samón es increíble, pues estamos hablando del mejor bateador de la última campaña. Algunos defienden a Avilés por la teoría de un zurdo y un derecho en la primera almohada y por la necesidad de incorporar más jugadores de la mal llamada mano equivocada. ¿Por qué no Silva? ¿Por qué no dos primeras bases derechos?

Y si bateadores zurdos necesitamos, llama poderosamente la atención la exclusión del guantanamero Julio Pablo Martínez, en mi criterio mucho más completo que varios de los escogidos en los jardines. Risa me provocó la explicación de los “entendidos”, cuando expresaron que es un pelotero “muy parecido” a Roel Santos, y en la porfía emergió vencedor el granmense.

Veamos algunos numeritos que pueden ayudar a ilustrar:

Etapa clasificatoria primera fase: Roel: siete juegos jugados, 400 de average, un doble, tres impulsadas, tres robadas, dos veces capturado. Julio Pablo: 45 juegos, 309, nueve tubeyes, cuatro vuelacercas, 19 estafas en 22 intentos, 20 propulsadas. Segunda fase: Roel: 297, siete dobletes, un triple, 20 robos en 27 salidas, 17 traídas para el plato. Julio: 333, once dobles, dos triples, seis para la calle, 24 robadas de 29 intentos, 27 impulsadas.

Play Off: Roel: 283, cuatro tubeyes, dos robos de cuatro, tres compañeros traídos para el plato. Julio: 333, un doble, un jonrón, idéntico balance de robadas, cuatro veces impulsor.

Saque usted sus conclusiones, aunque para nadie es secreto que el de la tierra del Guaso posee muchísimas herramientas, incluida la fuerza. Ni por asomo intento dejar fuera a Santos, pero otros pudieron esperar, debido a su juventud, otras oportunidades.

Retomamos el tema de la versatilidad, por la cual más de uno integró el elenco. Y en honor a la verdad, el industrialista Juan Carlos Torriente se me antoja mucho más versátil (y probado en ello) que Gracial (la postemporada le cayó encima) y el propio Raúl González. Además, el capitalino es de los pocos que batea a la perfección para la banda contraria, otro de los elementos que han desaparecido de nuestro pasatiempo nacional.

Entretanto el área de lanzadores está matizada por otra asignatura pendiente. Por mucho que hablemos de ello, no sé cuándo acabaremos de preocuparnos por la especialización del pitcheo. De los trece serpentineros escogidos, un enorme total de nueve son abridores natos. De ellos, solo he visto relevar, en poquísimas ocasiones, a Entenza y Leandro Martínez. Moinelo es el clásico estabilizador, mientras Lahera y José Ángel se multiplicarán en lo roles de acomodador y cerrador. ¿Y el resto?

En un torneo corto se deduce que el staff de abridores debe andar por cuatro nombres, así que el resto cumplirá funciones prácticamente desconocidas para ellos.

La misma confianza depositada en el bisoño Raidel Martínez pudo llevar al equipo a otros brazos jóvenes y de grandes perspectivas como Frank Luis Medina. Lo cierto es que, en mi modesta opinión, algunos de los integrantes no mostraron su mejor cara en los recientes play offs y la Serie del Caribe.

De los 28 atletas que representaron a Granma en la 59 edición de la Serie del Caribe en Culiacán, México, 20 repiten . Allí dejaron una buena imagen, pero a la postre quedaron ubicados en la cuarta plaza entre cinco conjuntos. Ahora el listón sube por mucho. Confiemos en que los nuestros puedan, otra vez, regalarnos alguna que otra alegría.

Nota en el cierre: En el cuerpo del comentario original cuestionaba, al abordar el tema del pitcheo, ¿por qué no incluir a Jonder Martínez, experimentado y acostumbrado a cumplir cualquier labor sobre el montículo? Decía en defensa suya que los directivos del béisbol habían alegado que “no estuvo bien en la postemporada”. Y argumentaba, con el perdón de los entendidos, que una sola carrera limpia en diez entradas y un tercio, promedio de 0.87 y average contrario de apenas 200 eran guarismos que demostraban lo contrario.

Pues bien, de última hora se supo que un día antes de que nuestro equipo al IV Clásico Mundial de Béisbol sea abanderado a los pies del Apóstol, con todos los elementos organizativos y de preparación en “perfecto” estado rumbo a la gira previa por Asia, el derecho de Sierra Morena, Freddy Asiel Álvarez se resintió de una antigua molestia en el brazo de lanzar y entró a sustituirle el derecho Jonder Martínez. Ni que me hubiesen estado leyendo.

De última hora se supo de la inclusión de Jonder Martínez en sustitución del villaclareño Freddy Asiel Álvarez, resentido de una vieja molestia en su brazo de lanzar. / Foto: Ricardo López Hevia
De última hora se supo de la inclusión de Jonder Martínez en sustitución del villaclareño Freddy Asiel Álvarez, resentido de una vieja molestia en su brazo de lanzar. / Foto: Ricardo López Hevia

Dejar respuesta