Tarja por el Comandante

0
726
Fotos: Cortesía de la CTE

Era 5 de septiembre y corr√≠a el a√Īo 1978, entonces Cienfuegos comenzaba a ser considerada la ciudad m√°s industrial de Cuba. Celebraban el D√≠a del Constructor, y nada mejor que hacerlo al dejar inaugurada la Unidad Generadora Nro. 3 de la Central Termoel√©ctrica de Cienfuegos, planta de factura japonesa. Y vino Fidel Castro, en persona, vestido de campa√Īa, con altas botas militares y su andar seguro.

‚ÄúCreo que para todo el pa√≠s es importante la noticia de la inauguraci√≥n de esta unidad termoel√©ctrica. Es una unidad realmente muy moderna y muy econ√≥mica, que aporta, 169 MW. Pero basta decir, que esa sola unidad es equivalente a la mitad de lo que hab√≠a en Cuba antes del triunfo de la Revoluci√≥n, para que tengan una idea de c√≥mo aumenta la generaci√≥n el√©ctrica y c√≥mo consumimos electricidad. Porque sin esta industria, tan b√°sica, no se mueve nada: ni la f√°brica de cemento, ni el molino de trigo, ni el hospital, ni las escuelas, ni las vaquer√≠as. Nada se mueve si no tenemos electricidad‚ÄĚ.

Dec√≠a entonces en su discurso, palabras que todav√≠a encuentran eco en los trabajadores de una industria que es s√≠mbolo de Cienfuegos, en eficiencia y calidad, porque el compromiso que un d√≠a firmaran con Fidel, todav√≠a es firme y v√°lido. Por ello, develan una tarja, obra del artista Alayn Moreira V√°zquez, para perpetuar en bronce, all√≠ mismo en el patio de la f√°brica y en v√≠spera de su cumplea√Īos 90, lo que en 1978 no era m√°s que la concreci√≥n de un sue√Īo a futuro.

Dejar respuesta