Cuando la política no se queda sentada en el aula

La política corre por sus venas como mismo lo hace la sangre. A diario y sin descanso. De día y de noche. Una rutina natural que el cuerpo necesita para sentirse a plena capacidad. Todos lo saben, se lo dicen, y lejos de apartarse se refugia en ella.

Leer más
Compartir