Sumar, palabra de orden

Recientemente concluyeron los Juegos Paralímpicos Tokio 2020, cita que esta vez pudimos disfrutar mucho más a través de nuestros televisores. Acerca de la actuación de Cuba y otros pormenores del deporte para personas con discapacidad, conversamos con Isbel Trujillo Yero, presidente de la Aclifim en Cienfuegos, quien anteriormente resultó uno de los mejores exponentes del tenis de mesa no solo de Cuba, sino de nuestra área geográfica.

¿Satisfecho con la actuación cubana en Tokio?

“Yo creo que, aunque no se cumplieron las expectativas que tenía el movimiento paralímpico cubano, disfrutamos mucho de los Juegos, ejemplo que siempre tiene un mensaje muy positivo para nosotros, personas con discapacidad, así como para el resto de nuestro pueblo.

Isbel Trujillo, Presidente de la ACLIFIM en Cienfuegos. / Foto: Carlos E. Chaviano.

“En materia de resultados nos quedamos por debajo de lo esperado. Como decimos en buen cubano, hay que hacer un análisis por dentro, pues hubo atletas que ni siquiera llegaron a sus respectivas finales. En ello juega un papel fundamental la condición física en la que llegaron a esa cita, algo que muchas veces nos ha traicionado. Pero soy del criterio que alcanzamos un lugar meritorio (35), el tercer país de América mejor ubicado en la tabla final, a pesar de asistir con una delegación de apenas 16 deportistas. Opino que desde el inicio la aspiración de quedar entre los 20 era demasiado ambiciosa, máxime cuando más de diez monarcas paralímpicos cubanos no estuvieron presentes esta vez.

“No obstante, los que nos representaron lo hicieron muy bien. Por ejemplo, en el área de lanzamientos del atletismo todos superaron sus marcas personales, pero el mundo sigue su progresión y cada vez es más difícil acceder a un podio”.

¿Qué opinión te merece Omara Durand?

“Omara es increíble. Viene de ser mamá, algo que siempre deja huellas en el organismo, y fue capaz de superar eso. Se presentó en excelente forma, muy bien preparada. Se planificó bien y aprovechó al máximo los cuatro meses previos a la justa, en los cuales efectuó bases de entrenamientos en el exterior. Claro que siempre existen expectativas, pues sus rivales también se preparan. Pero no dejó margen a las dudas, y el broche de oro llegó en su última carrera, cuando rompió su propio récord mundial en los 200 metros. Está a otro nivel, muy superior al resto, y ya ha enviado el mensaje de que estará en París, lo que muestra la voluntad y su tremenda clase. Nunca dejar de mencionar a Yunior Kindelán, su guía, con el que conforma un binomio ideal. Sin dudas Omara es un ejemplo a seguir para los atletas jóvenes que se preparan en el país, que no son pocos. Ahí tienes a Robiel Yankiel Sol Cervantes, que con solo 18 años nos regaló la sorpresa más grata de los Juegos, con su inesperado título en el salto largo de la categoría T-46.

“Creo que hay que ponderar también otras actuaciones muy meritorias, y una fue en el deporte que practiqué por muchos años, el tenis de mesa. Compartí con Yunier Fernández y sabía que había progresado mucho, por lo que había esperanzas cifradas en él. Y lo hizo de manera excelente, pues alcanzó un quinto lugar sin roce internacional de ningún tipo. Cayó en el pase a semifinales, tres sets por dos, frente al que a la postre resultó el campeón olímpico. Eso deja una lectura, y es momento de que en la ruta crítica sea incluido en certámenes, para poder enfrentar a rivales que luego tendrá net por medio en este tipo de citas. Como es conocido, fueron unos Juegos atípicos, y no todos los atletas tuvieron las mismas oportunidades de participar en eventos. Esto afectó sobremanera, pues en el judo, por ejemplo, que quedó por debajo luego de una rica historia, pudimos haber asistido con más participantes. Y ello hubiera ampliado las posibilidades de Cuba”.

Muchos se preguntan por qué desde hace buen tiempo no hay cienfuegueros en los Juegos Paralímpicos.

“Creo que si establecemos una comparación con la etapa que vivimos como atletas, hora existen muchas más opciones para que hubiera presencia cienfueguera en Juegos Paralímpicos, sobre todo porque existen más deportes, lo que amplía el diapasón. Lamentablemente, estos deportistas que integran la reserva, e incluso algunos miembros de los equipos nacionales, no pudieron participar en eventos clasificatorios. Contamos con atletas de nivel en la provincia, como Rolando Bello, medallista en el parabádminton en la cita panamericana de Lima, pero que no pudo asistir a otras lides, para por lo menos, optar por un wild card o carta de invitación. Otros son Yamel Luis Vives, de atletismo, con tres medallas de oro en Colombia,    que no logró obtener la clasificación médica funcional, o Leosquerdey Clavero, de levantamiento de pesas, con pesos sobre el récord panamericano, pero no ha tenido la dicha de ser tenido en cuenta para participar ni siquiera en competencias del área”.

En tu caso sí tuviste la posibilidad de asistir a citas de primer nivel, con medallas y títulos incluidos. ¿Qué significó la experiencia olímpica?

Isbel Trujillo en sus tiempos de atleta del tenis de mesa. /Foto: Archivo

“Siempre lo he dicho y lo voy a mantener, porque así lo sentí. Lo más importante fue el hecho de verme representando a muchísimas personas con discapacidad, familiares, entrenadores, atletas que nos antecedieron y que por diferentes razones no pudieron estar en esa magna justa. Uno siente un gran compromiso y a la vez un privilegio, sobre todo por lo escabroso de la ruta para llegar allí. Y puedes estar seguro, porque lo viví, de que todos los cubanos se entregan al máximo en busca del mejor resultado, aunque en ocasiones soñamos más allá de la realidad”.

A tu entender, ¿cuáles son los retos actuales del deporte para personas con discapacidad en Cuba?

“Sumar y rescatar la masividad; de ahí salen los atletas y creo que la etapa dorada del deporte cubano se nutrió mucho de ello. Y sumar sin pensar solo en resultados, pues el deporte tiene un papel rehabilitador para nosotros. También opino que deben abrir los centros nacionales en deportes que aún no los tienen, pues es bien difícil prepararse desde provincia, sin confrontar con atletas de otros territorios. Sumo a eso la apertura de nuevos deportes. No me voy a cansar de decir que tenemos, en nuestro caso, que aprovechar las bondades de una excelente bahía. Ya en Tokio vimos el remo y el canotaje, que es cierto que poseen especificidades técnicas en las embarcaciones, pero las adaptaciones no son extraterrestres. Tenemos que intentarlo más y contar con el apoyo de los innovadores, que son bien reconocidos. Sueño mucho, y ojalá la vida me deje verlo, con que se practique el boccia, deporte que incluye a las personas con mayores discapacidades. Si ampliamos el programa de disciplinas podemos aspirar a mejores resultados en el futuro, pero insisto en que lo más importante es sumar más deportistas, y olvidar un poco la élite y el ‘championismo’”.

Artículos relacionados

Carlos E. Chaviano Hernández

Periodista y Director de programas de televisión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir