Sorrentino malogra a Silvio y los otros

Con larga incidencia en la temática política a través de su historia, la cinematografía italiana ha sido escalpelo mediante el cual el arte despegó la capa putrefacta de corrupciones y contradicciones de la sociedad, quellevó a su máxima expresión durante el denominado Cine Político de los años 60 y 70, fundamentalmente de la mano de directores como Francesco Rosi y Elio Petri.

Paolo Sorrentino, uno de los realizadores notorios de la pantalla peninsular en el siglo actual, se inscribiría a esa tradición mediante El Divo (2008), su acercamiento no por satírico-farsesco menos realista al durante por siete períodos primer ministro y por cinco presidente de la República, Giulio Andreotti, la personalidad política más importante de la segunda mitad del siglo XX en Italia. La conformación del personaje, a rango de guion y de interpretación, representa baza esencial de El Divo. El Andreotti del filme, a la larga una persona solitaria, triste y dependiente de la aprobación externa para su bienestar emocional pese al extraordinario poder que tuvo, es también alguien extremadamente ambiguo, cínico, impredecible, inteligente, refinado, culto, dueño de notable complejidad psicológica.

Sorrentino arma en esta imperdible película una tragicomedia deliciosa, marcada por la fluidez del relato, la unificación tonal de principio a fin y la capacidad para valerse de diversos resortes descondensatorios, con el propósito de aligerar la carga de los sucesos contados.

De tal, cabía esperarse mucho, muchísimo más de Silvio y los otros (2018), el posterior retrato político de Sorrentino a otra personalidad decisora del tablero peninsular, lo cual no ocurre, empero.

Silvio y los otros representa el típico caso de la película lastimada por la exuberancia de sí misma, así como por la falta de foco. Me explico: es la clase de largometrajes cuyos edificios escriturales, dramatúrgicos y representativos parten de una idea de ingenio e interés (marcados incluso en el caso que nos concierne), pero la carnalidad retórica con la cual se cubre ese planteamiento-base resulta tan proclive a transmutar carga narrativa en hojarasca y en lastre dramático que, a la postre, el continente llega a cargarse el contenido.

Es cuanto, entre otras cosas, desafortunadamente ocurre aquí con este director, uno de los más significativos de su pantalla ahora mismo, mas quien opta por cuestionables decisiones. La primera, no circunscribir la línea de gravitación de la película al expresidente italiano. En un material artístico, cual disciplina fuere, sobre un hombre de semejante potencial dramático resulta innecesaria la incorporación de cualquier aderezo extra, fútil por consiguiente como es el del empresario Sergio Morra (Ricardo Scamarcio) y su afán por conectarse con los círculos de poder: una cargante e injustificada hora dedicada a este personaje, que aporta poco al relato en general, y a esa segunda hora que debía haberse erigido en único corazón argumental.

Mayor sorpresa aún: cuando ya, al fin, el director cae de pleno en el universo Berlusconi, descarría de la visión al personaje al conferirle preeminencia a la farsa bufa y sobre todo, a acentuar la descripción visual del “mundo” de Silvio, y de los otros, ya los de estos remarcadas desde el mismo arranque. Así, la película circunvala hasta el hastío en escenas y secuencias larguísimas, que más que información dramática lo que tienden es a un subrayado irritante. Sí, de acuerdo, además de exhibir el músculo de su “genio barroco”, Sorrentino nos está queriendo decir mediante tal avalancha incontenible de fotogramas que la vida de su pléyade de parásitos peces pega (los otros del título) y la de Il Cavalieri, especialmente esta etapa de poder y senilidad abordada por el relato, estuvo marcada por el exceso total, y de tal manera considera que debe bombardear al espectador con esos orgiásticos baños colectivos en piscina (hay uno que en realidad es un desaforado video clip) y bacanales repletas de jovencitas, sin medida de tiempo. Está bien, se comprende la intención, también el estilo; pero el cineasta se prodiga tanto en tales “complementos” y en sus habituales tributos fellinianos —mal gestionados en la ocasión—, que abruma.

Mientras regala los minutos del metraje en semejantes tentaciones, pierde —salvo en varias secuencias, como la falsa venta telefónica hecha por el magnate o las conversaciones con el nieto, la esposa y una joven que lo rechaza sexualmente: todas estupendas—  la posibilidad privilegiada de examinar la compleja psicología de un ser humano peculiarísimo, solipsista, megalómano, venal, banal, el cual incorpora —quién si no—, su actor fetiche Toni Servillo. Grotesco, caretudo, protético, mofesco, con perenne sonrisa de Joker; así se lo pide Sorrentino.

Para más inri, mientras por una parte el director de La gran belleza y Juventud conduce en la zona postrera a niveles de ridiculización a la figura de El Caimán, por la otra experimenta una suerte de encandilamiento acrítico por el sujeto blanco de análisis; y acá su película, la cual ya venía mareada desde la introducción, vuelve a desbalancearse. Por consecuencia, a la larga nunca llega a deslindarse del todo si Sorrentino considera a Berlusconi la plaga que fue o un perdonable ángel bromista que voló sobre el cielo de los italianos: esos 60 millones quienes, por cierto, no existen en los 150 minutos del largometraje.

Julio Martínez Molina

Julio Martínez Molina

Licenciado en Periodismo por la Universidad de La Habana. Periodista del diario 5 de Septiembre y crítico audiovisual. Miembro de la UPEC, la UNEAC, la FIPRESCI y la Asociación Cubana de la Crítica Cinematográfica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Compartir