Solidaridad con Venezuela marcó la XV Cumbre de ALBA-TCP (+Discurso)

Países de ALBA-TCP rechazaron los planes injerencistas contra la soberanía y autodeterminación de los pueblos que buscan construir su destino propio

0
549
Las delegaciones asistentes reiteraron la importancia de la no injerencia en los asuntos internos y del respeto a la soberanía de los países. /Foto: TeleSUR

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, inauguró este lunes la XV Cumbre de ALBA-TCP que se realizó en Caracas, capital de ese país.

El mandatario apuntó que el mundo tiene la necesidad de hacer un esfuerzo extra para retomar la dinámica integradora de organismos en la región.

Asimismo, cuestionó la prohibición a la asistencia de su nación a la Cumbre de las Américas, que se celebrará en abril próximo en Perú.

Por otra parte, anunció que en las próximas semanas se realizará una reunión para articular un plan económico conjunto. “Como parte de la agenda económica de ALBA hemos propuesta la experiencia del Petro, como criptomoneda respaldada con petróleo”

El jefe de Estado también celebró la instalación de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) como vehículo para defender a Venezuela de estos ataques políticos al reforzar la unidad nacional y la democracia venezolana y se refirió a las elecciones que se celebrarán en mayo.

“Va a ser una fiesta electoral y Venezuela se prepara para eso. Nosotros estamos recibiendo presiones pero Venezuela no se mueve en base a presiones, se mueve a base de principios, en base de una Constitución”, agregó.

Condenan agresiones e injerencia de EE.UU. contra Venezuela

El presidente de Cuba, Raúl Castro, condenó la agresión económica del gobierno de Estados Unidos contra Venezuela.

“Condenamos las medidas coercitivas, unilaterales y la injerencia externa contra el proceso Bolivariano y chavista que amenazan la paz y el diálogo entre venezolanos con propósitos desestabilizadores que generan penurias a su población. Cese la agresión económica contra Venezuela para que su pueblo pueda disfrutar los derechos conquistados por su Revolución”, aseveró.

El primer ministro de Dominica, Roosevelt Skerrit, hizo lo propio y agregó que ante cualquier agresión extranjera, como la que realiza el Gobierno de Estados Unidos y sus países aliados contra Venezuela, las naciones del ALBA-TCP nunca deben negociar sus principios.

Por su parte, el mandatario boliviano Evo Morales rechazó las constantes agresiones del Gobierno estadounidense y repudió que países de América Latina y el Caribe se conviertan en cómplices de estos ataques injerencistas contra Venezuela.

El jefe de Estado de Nicaragua, Daniel Ortega rechazó los planes injerencistas contra la soberanía y la autodeterminación de Venezuela y recordó que es el pueblo el que debe decidir su destino. Intentar imponer una línea desde afuera es “una actitud irracional e irrespetuosa”.

Rechazan exclusión de Venezuela a Cumbre de las Américas

El presidente cubano Raúl Castro rechazó la exclusión de Venezuela a la Cumbre de las Américas. “Esta ilegal decisión inaceptable e injerencista, a la vez que retrotrae el hemisferio a una etapa que parecía superada. Las exclusiones no contribuyen en absoluto a la paz, al diálogo y al entendimiento hemisférico”.

Patricio Zambrano, jefe de la delegación de Ecuador, recordó la importancia de profundizar el respeto a la soberanía de los asuntos internos de los países y abogó por la participación de Venezuela en la VIII Cumbre de las Américas.

El ministro de Finanzas de San Vicente y las Granadinas, Camillo Gonsalves, también cuestionó la exclusión que el Gobierno de Perú pretende hacer contra Venezuela. “No podemos tolerar la actitud del gobierno de Perú contra el presidente de Venezuela, por ello ofrecemos nuestro país como sede de la Cumbre de las Américas, sin exclusiones”.

Recuerdan la lucha del comandante Chávez a favor de la integración

“El mejor homenaje en estos cinco años de partida es unidad para garantizar esa misión que nos dejó, su legado, esa gran lucha (…) Nos corresponde fortalecer esta gran unidad. Estamos reunidos países que tenemos principios de integración para la liberación de nuestros pueblos. Estamos reunidos países que buscamos la igualdad para la humanidad”, expresó Evo Morales.

Daniel Ortega resaltó el legado de los comandantes Fidel Castro y Hugo Chávez. “Estamos totalmente seguros, convencidos, que la semilla que sembraron Fidel y Chávez, esa semilla ya dio fruto y sigue dando fruto y sigue multiplicando ese fruto y que hoy es práctica de encuentro para establecer a la norma en lo que es intercambio y el comercio con verdadera justicia”.

La delegación de El Salvador, país invitado a la Cumbre, destacó que la integración y la unidad entre los pueblos es uno de los más importantes legados que dejó el líder de la Revolución Bolivariana, Hugo Chávez.

Discurso pronunciado por el General de Ejército Raúl Castro Ruz, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de la República de Cuba, en la XV Cumbre Ordinaria del ALBA-TCP, efectuada en Caracas, Venezuela, el 5 de marzo de 2018, “Año 60 de la Revolución”.

(Versiones Taquigráficas – Consejo de Estado)

Compañero Nicolás Maduro Moros, Presidente de la República Bolivariana de Venezuela;
Estimados Jefes de Estado y de Gobierno;
Estimados Jefes de delegaciones e invitados:

Este 5 de marzo, día en que conmemoramos el quinto aniversario de la partida física del Presidente Hugo Chávez Frías, fundador junto a Fidel del ALBA, mis primeras palabras van dirigidas a reafirmar nuestro homenaje a su obra y a su ejemplo y la invariable lealtad a su legado.

Hoy, el ALBA tiene como tarea estratégica e impostergable la defensa mancomunada de la República Bolivariana de Venezuela.

La amenaza militar, la hostilidad y la agresión económica del imperialismo estadounidense contra Venezuela; la acometida neoliberal para revertir las conquistas sociales; la injerencia contra la soberanía de gobiernos progresistas, los intentos de desmontar los progresos en la integración de la América Latina y el Caribe, desestabilizan la región y plantean peligros a la paz y seguridad regionales.

Estados Unidos, desde 1999 cuando el Comandante Hugo Chávez llegó a la Presidencia, y aun más cuando lo hizo el compañero Nicolás Maduro, ha recurrido a métodos propios de la guerra no convencional, con el propósito de doblegar a este país, dueño de inmensas riquezas codiciadas por el imperialismo. El presidente Donald Trump acaba de renovar la orden ejecutiva que declara a Venezuela una amenaza inusual y extraordinaria a la seguridad nacional y la política exterior de los Estados Unidos.

Las amenazas contra la paz y la estabilidad en Venezuela representan también una amenaza a la estabilidad y la paz regionales.

Algunos parecen haber olvidado las lecciones del pasado, los crueles años de las dictaduras militares, del impacto del neoliberalismo, que intentan reinstaurar las nefastas consecuencias que tuvieron para nuestra región las políticas de chantaje, humillación y aislamiento que, como entonces, tienen en Estados Unidos a su principal articulador.

Nos anuncian abiertamente la plena vigencia y relevancia de la Doctrina Monroe que proclama la supeditación colonial a los gobiernos y las corporaciones de Washington y que, como advirtiera Bolívar, plagó de dolor y miseria a Nuestra América en nombre de la libertad.

Vuelven a subestimar a nuestros pueblos.

Proclamamos el invariable respaldo a la Revolución Bolivariana y la unión cívico-militar de su pueblo, conducida por su presidente, compañero Nicolás Maduro Moros.

Condenamos las medidas coercitivas unilaterales y la injerencia externa contra el proceso bolivariano y chavista que amenazan la paz y el diálogo entre venezolanos, con propósitos desestabilizadores, y generan penurias a su población.

Cese la agresión económica contra Venezuela para que su pueblo pueda disfrutar los derechos conquistados por su Revolución.

Rechazamos la exclusión del presidente Nicolás Maduro de la VIII Cumbre de las Américas. Esta ilegal decisión es inaceptable e injerencista, a la vez que retrotrae el hemisferio a etapas que parecían superadas.

Las exclusiones no contribuyen en lo absoluto a la paz, al diálogo ni al entendimiento hemisférico.

Es inadmisible que un grupo de países, sin derecho ni mandato, pretenda hablar por la región y sirva de instrumento para la agresión a un miembro de la familia latinoamericana y caribeña, utilizando como pretexto una supuesta ruptura del orden democrático, precisamente en un país que ha desarrollado más de veinte procesos electorales y convocado ahora elecciones presidencia-les, tal como se le reclamaba antes, incluso mediante métodos violentos.

¿Por qué no se denuncian los golpes de Estado encubiertos, las masacres, las desapariciones forzosas que sufren pueblos de la región?

No le reconocemos tampoco a la desprestigiada Organización de Estados Americanos autoridad moral alguna para dar lecciones de democracia, gobernabilidad o constitucionalidad.

Se violan los postulados de la Proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz, firmada por los Jefes de Estado y Gobierno de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, en la II Cumbre de la CELAC, en La Habana, y se evade el estricto cumplimiento de la obligación de no intervenir, directa o indirectamente, en los asuntos internos de cualquier otro Estado y observar los principios de soberanía nacional, la igualdad de derechos y la libre determinación de los pueblos.

La única solución a los problemas de los venezolanos está en manos de los propios venezolanos.

Estimados compañeros:

Hablo en nombre de nuestra Revolución y de nuestro pueblo, como lo hará mañana desde esta posición cualquier otro patriota cubano que siempre sabrá, como lo creyó Fidel, que “no tienen porvenir nuestros pueblos sin la unidad, sin la integración”.

Bolívar y Martí, Fidel y Chávez nos legaron enseñanzas invaluables, entre ellas la lealtad a los principios. Sus lecciones nos muestran el rumbo a seguir en esta hora decisiva de la Patria Grande, que nos reclama unidos para forjar juntos nuestra segunda y definitiva independencia.

Muchas gracias (Aplausos).

Dejar respuesta