Sin azúcar no hay país o el dobladillo que se ve

Dicen que desde el siglo XVI la caña de azúcar plantó raíces en Cuba, procedente de La Española (hoy Santo Domingo), pero ese país caribeño tampoco fue la cuna donde naciera el embrión económico identitario de la Mayor de las Antillas.

Se considera que la gramínea es originaria de Nueva Guinea; desde esos parajes llegó luego a la India, China y otras regiones del este de Asia… incluso España, país que a través de las embarcaciones de Cristóbal Colón catapultara su semilla a casi todo el Caribe.

En la Isla la caña sustituiría a la ganadería y el café como principales productos de exportación a finales del siglo XVIII y principios del XIX. Desde ese entonces pretérito, un axioma comenzó a tatuar la vida del cubano: “sin azúcar no hay país” y de esa tinta no solo se alimentaron los bolsillos, sino la cultura y las tradiciones de una nación entera.

Nada más usual en la Isla que viajar acompañado de campos de la gramínea, de un lado y del otro, como si el verde se prolongara más allá del horizonte. Cienfuegos vivió de ella años de años; vivió de ella y fecundó poblados enteros a su alrededor; vivió de ella y cerró centrales un día del siglo pasado.

Arnaldo Costa Delgado, director de la Empresa Azucarera Cienfuegos

Arnaldo Costa Delgado, director de la Empresa Azucarera Cienfuegos. /Foto: Juan Carlos Dorado

“En la provincia se encuentran sembradas 5 mil 600 hectáreas (h) de las 9 mil 446 que dispone el sistema azucarero para el cultivo. Cumplimos el plan de primavera al cierre del 30 de junio y esa es una buena noticia (…) Ahora estamos hasta el 31 de diciembre con la siembra de frío, etapa tensa a partir de que concluimos junio con pocos surcos”, explicó a la prensa Arnaldo Costa Delgado, director de la Empresa Azucarera Cienfuegos.

LA SIEMBRA, UN RENGLÓN ESENCIAL

Durante el actual trimestre (julio, agosto y septiembre) unas 3 mil 342 h deben quedar plantadas a favor de la industria azucarera en el territorio, aprovechando la etapa lluviosa y las movilizaciones proletarias productivas que vuelven sobre el surco cañero. “Luego habrá que hacer un gran esfuerzo hasta el mes de diciembre para cumplir lo planificado para este 2020 (…) Ya hace casi un lustro que el plan de siembra no se logra en Cienfuegos; varios factores atentan contra ello”, agrega Costa Delgado, ingeniero agrónomo.

Más de 64 mil hectáreas de caña han sido sembradas en el país durante el primer semestre del año y las empresas de las provincias de Mayabeque, Cienfuegos y Sancti Spíritus fueron las que marcaron una avanzada en el cumplimiento de sus respectivos compromisos durante ese período.

Sin embargo, para tener una zafra exitosa en 2021, según Julio Andrés García Pérez, presidente del Grupo Empresarial AZCUBA, resulta vital sembrar la mayor cantidad de caña posible en los meses de junio a septiembre. Esa premisa descansa en que hoy solo está bajo riego el 17 por ciento del área cañera en Cuba. Aprovechar al máximo la etapa lluviosa no es cosa de libros con contenidos agrícolas, sino necesidad urgente.

Una vez que la gramínea crece en porcentajes de población ideales, se hace vital para la eficiencia en el sector que el rendimiento por hectárea sea superior a las 55 toneladas (t). En varias Unidades Básicas de Producción Cooperativa (UBPC) destinadas a ese cultivo en el país, eso representa una utopía colgada al calendario: “Actualmente apenas se logran las 32, 5 t por h, muy por debajo de las 50 que debía generarse como mínimo, al contar con sistemas de riego y tierras con buenas características fitosanitarias (…) Para 2022 se prevé alcanzar las 50 mil t de caña sacadas de Charcas, un resultado que garantizaría sepultar rachas de incumplimientos en la siembra en la geografía cienfueguera.

«Las movilizaciones productivas son importantes; un día de mil trabajadores en el surco significa dos meses de jornadas interrumpidas con los obreros que tenemos hoy (…) Hace mucho tiempo que la plantilla nuestra no está cubierta; la gente le huye al campo», dijo a la prensa Pedro Emilio Pérez Alonso, presidente de la UBPC Charcas, en el municipio de Abreus, entidad decisiva para la molienda del central 14 de Julio.

De manera general en los papeles de AZCUBA Cienfuegos permanece en pie el estimado que se hizo en junio, el cual dejaba en claro un rendimiento global de 33 t por h. Según Costa Delgado, director provincial de la empresa azucarera acá, esa misma cifra se espera rectificar en septiembre, algo muy distante de aquellos tiempos cuando la producción azucarera era la locomotora de la economía cubana y este esencial parámetro no bajaba de las 50 t por h.

Un factor que atenta contra ello no solo es la carencia, muchas veces, del paquete tecnológico para su crecimiento y fertilización, también afecta la inestabilidad laboral y la cultura del cultivo, pues en la siembra está la clave para luego alcanzar buenos rendimientos.

“Hay tensiones con la fuerza de trabajo en estos meses de verano, complejos por las vacaciones. No obstante, en las unidades productoras se vincula a la caña más de un 70 por ciento de los trabajadores, pero necesitamos más personal (…) Solo vamos a moler con tres ingenios de los cinco que hay activos en la provincia. Debemos estar arrancando la zafra el 6 o 7 de diciembre próximo”, anunció el directivo de AZCUBA en Cienfuegos.

Los campos de caña en la Isla poseen una enorme extensión de terreno, más de medio millón de hectáreas destinadas al cultivo. No obstante, ha experimentado una drástica reducción, muchas veces, comprometidos con plagas mortíferas.

Sobre la cuerda recuperativa no pocas provincia caminan hoy. En Cienfuegos unas mil hectáreas les fueron arrancadas al marabú en este 2020, una noticia precisamente alentadora y que reta a sostenerlas a través del tiempo, donde el rendimiento por hectárea es definitorio para avanzar hacia resultados que empujen la economía sobre la línea positiva.

Al decir de varios científicos cubanos el cambio climático global influye hoy en las etapas de maduración y crecimiento del cultivo y además, en la propagación de plagas. Otro aspecto a tener en cuenta para la siembra eficiente.

La industria azucarera cubana llegó a producir más de siete millones de t en los años anclados a la década del ʼ70 y, aunque trata de recuperarse tras el paso de una profunda crisis, no ha podido pasar de los dos millones de t en los últimos años.

Según AZCUBA, hoy la Mayor de las Antillas cuenta con 54 ingenios, 10 refinerías, 12 destilerías, así como otras instalaciones destinadas a subproductos y derivados.

CUBA- TRABAJADORES DE CIENFUEGOS APOYAN LA SIEMBRA DE CAÑA

En la finca Santa Isabel, de la Unidad Básica de Producción Cooperativa (UBPC) Charcas, en el municipio de Abreus, quedaron plantadas varias hectáreas (ha) de caña, fruto de una movilización obrera de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC). /Foto: Modesto Gutiérrez (ACN)

El circuito de la caña de azúcar dura aproximadamente siete meses del año, durante este tiempo la actividad es intensa en los campos cubanos… redoblarlos es volver la mirada hacia un sector que nos dio fama a nivel mundial, dejándonos tatuados un axioma que parece imborrable: sin azúcar no hay país.

Las teorías para su rescate saltan de esquina en esquina, la gente le sigue la pista como si fuera un dobladillo que se ve a simple vista, porque pasó de ser economía para convertirse en cultura, tan identitaria que su costura importa incluso en tiempos modernos.

 

Zulariam Pérez Martí

Zulariam Pérez Martí

Periodista graduada en la Universidad Marta Abreu de Las Villas.

10 Comentarios en “Sin azúcar no hay país o el dobladillo que se ve

  • Avatar
    el 6 agosto, 2020 a las 12:48 pm
    Permalink

    Es importante cumplir con el plan de siembra para que la zafra sea con calidad

    Respuesta
  • Avatar
    el 5 agosto, 2020 a las 2:38 pm
    Permalink

    Es importante cumplir con el plan de siembra para que la zafra sea con calidad . con esfuerzo y dedicación podemos lograrlo en las condiciones actuales tenemos que esforzarnos un poco más pero los azucareros vamos por más

    Respuesta
  • Avatar
    el 5 agosto, 2020 a las 9:06 am
    Permalink

    Si lugar a dudas la industria azucarera en nuestro país no solo es economía, sino que forma parte de la cultura y las tradiciones de nuestra isla, en los momentos actuales se hace muy necesario ese despertar de un sector que genera tantas producciones y que son de gran demanda para la exportación y el consumo interno.

    Respuesta
  • Avatar
    el 5 agosto, 2020 a las 8:16 am
    Permalink

    La caña es una de las fuentes de la economía del país, tener garantizada el azúcar para la canasta básica de todo el pueblo es algo de gran importancia, además de los planes para la exportación. Mi preocupación y quizás sugerencia es en el que se puede hacer con toda la tierra que esta llena de marabú, creo que si se trabaja, toda ella se puede aprovechar en la siembra de la caña.

    Respuesta
  • Avatar
    el 4 agosto, 2020 a las 1:41 pm
    Permalink

    La siembra es la base ideal para una zafra exitosa.

    Respuesta
  • Avatar
    el 4 agosto, 2020 a las 10:52 am
    Permalink

    Creo que la labor de los azucareros ahora es la siembra de caña de azucar, desde ahora se comienza la zafra posterior, realmente me preocupan algunas cosas de esta actividad, se siembra sin humedad, la semilla no tiene ninguna certificación y en ocasiones madura y hasta plagada si no se trabaja en la calidad de la siembra y solo se mira la cantida X o Y de hectareas sembradas vamos a seguir con los mismos problemas, gastando combustible, salario que luego le trae pérdidas a las unidades productivas sin dolerle a nadie, hay que sembrar mucha cña pero con calidad, reconzco y felicito a los que se esfuerzan y lo hacen con calidad.

    Respuesta
  • Avatar
    el 3 agosto, 2020 a las 5:57 pm
    Permalink

    Es importante cumplir el plan de siembra, pero además hacerlo con calidad porque es garantía de materia prima para próximas contiendas, con el esfuerzo de todos podemos lograrlo. Adelante Azucareros.

    Respuesta
  • Avatar
    el 3 agosto, 2020 a las 12:09 pm
    Permalink

    Muy bien por la jornada productiva organizada en la (UBPC) Charcas, en el municipio de Abreus, donde quedaron plantadas varias hectáreas (ha) de caña, fruto de una movilización obrera de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC). Hay que retomar las movilizaciones por las organizaciones de masa para salir airosos de la esta tarea tan importante, porque hay que pensar como país # VamosPorMás.

    Respuesta
  • Avatar
    el 3 agosto, 2020 a las 11:03 am
    Permalink

    La Historia de nuestra nación, en la formación de nuestra nacionalidad se valoró siempre por cada historiador, el valor de la producción de azúcar, independientemente de la toma de algunas decisiones que afectaron el normal desarrollo de la industria azucarera, retomada ahora con una política acertada por parte del Grupo Empresarial Azcuba y sus grupos de apoyo a nivel nacional y provincial están ubicando en el espectro económico nacional al sector azucarero y en sus proyecciones estratégicas, esta consolidarse en el panorama económico nacional e internacional.
    En relación con la siembra existe en mi provincia Mayabeque, una conciencia de la necesidad del aporte a la industria azucarera, a través de la siembra, porque garantiza la zafra venidera, ese mismo sentido de pertenencia lo percibo a nivel nacional dentro del sector y en la población en general, esa percepción nos hará avanzar, sin retrocesos. ZETIMY #Mayabeque#cubaesnuestra#zeti #azcuba #somoscuba,#somoscontinuidad.

    Respuesta
  • Avatar
    el 3 agosto, 2020 a las 9:03 am
    Permalink

    Realmente los cubanos estamos al pendiente de lo que sucede con la siembra de caña y así poder lograr los resultados de la zafra de muchos años atrás, aunque existan dificultades en las condiciones actuales el sector #Azucarero #VamosPorMás y demostraremos al mundo que #SíSePuede

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir