"Si yo tuviera una caballería de tierra" | 5 de Septiembre.

“Si yo tuviera una caballería de tierra”

“Si yo tuviera una caballería…, otro gallo cantaría”, asegura el joven Dariel Monzón Cedeño, uno de los mayores productores de ajo del territorio de Cienfuegos. Su finca se ubica en la zona conocida por La Modelo, perteneciente al municipio de Lajas, pero bien cerca del poblado rodense de Cartagena, por razones geográficas.

Asegura que sus pedazo de tierra (2,5 hectáreas = 0,18 caballería) es de masa negra y una parte de suelo ferralítico, condiciones ideales para los cultivos de ajo, cebolla, tomate y maíz. “Ya terminé la cosecha de ajo y tengo unas 2 mil ristras hechas, de a 100 cabezas cada una. La cebolla está todavía en producción, pues demoró mucho la semilla y se atrasó la siembra. Tengo 800 mil posturas en canteros”, explica.

Pero los precios siguen por el cielo, le afirmo.

“Porque es muy baja todavía la producción en comparación con la demanda. Si hubiera más, el precio baja, porque quienes los mantengan altos se quedarían sin vender el producto y eso no les conviene”.

¿Tú podrías producir más?

“Por eso le digo, si yo tuviera en total una caballería (13,42 hectáreas) de tierra, sería mucho más lo que aporte, porque me siento con fuerzas y deseos de hacerlo”.

¿Y cómo crees que podría bajarse el precio?

“Poniendo tierra y recursos en manos de quienes les guste hacerla producir. Si se hace así le aseguro que aquí habría que importar muy pocos alimentos”.

Hoy el país importa ajo y creo que también cebolla…

“Yo soy uno de los diez campesinos de la cooperativa que estamos potenciados para disminuir importaciones”.

¿Qué significa eso de estar potenciado?

“Que la Agricultura nos da prioridad en los abastecimientos, sobre todo en los productos químicos preventivos y curativos para las plagas y enfermedades que son imprescindibles y difíciles de adquirir”.

¿Es real el apoyo o queda sólo en propósitos?

“En esta cosecha ha sido real. Para el ajo llegaron a tiempo los productos que le mencionaba y también los fertilizantes”.

¿Qué tiempo llevas con estas producciones?

“Diez años ya”.

¿Qué edad tienes?

“38 años”.

¿Estudiaste?

“Sí, soy técnico medio en Agronomía; me gradúe en el Politécnico Juan B. Jiménez, de Espartaco”.

Los conocimientos de la escuela te ayudan, ¿verdad?

“Mucho. Lo que aprendí lo aplico en el campo. Creo que por eso soy tan buen productor”.

Con esa cosecha de ajo que acabas de hacer, si la vendieras en el mercado negro, te puedes hacer rico.

“El 80 por ciento de la producción se la vendo a acopio todos los años. Lo demás es para semilla y el autoconsumo. Así cumplo conmigo y con el Estado y puedo dormir tranquilo”.

¿Tienes maquinaria?

“Toda el área la trabajo con bueyes y el riego es por aniego”.

¿Rotas la tierra?

“Sí, después del ajo y la cebolla, siembro maíz y tomate para aprovechar el fertilizante. Los dos se dan muy buenos”.

¿Y si te dan la caballería que quieres?

“Cuando eso ocurra, venga por aquí y lo llevaré a la siembra. Querrá hacer otro trabajo para el 5 septiembre digital”.

Noticias relacionadas
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Share