¡Seguiremos venciendo y derrotaremos la Helms Burton!
lun. Jun 24th, 2019

¡Seguiremos venciendo y derrotaremos la Helms Burton!

Ilustración: Osval

Ilustración: Osval

La maldad imperial que trata de impedir que procesos revolucionarios y de verdadera justicia social se impongan en el mundo, acude a los métodos más perversos y fascistas para elevar el tono de sus agresiones contra nuestra Patria. Quiere desmoralizar a nuestro pueblo y eso nunca lo lograrán.

Siempre advertimos que lo que la política imperialista de los que se consideran amos del mundo y hacen con Venezuela se trasladaría pronto a Cuba. Es la injerencia sobre todos los pueblos dignos y estoicos para hacer cumplir la incumplible amenaza de Trump: exterminar el Socialismo en América Latina. ¿Para sustituirlo por el capitalismo neocolonial que “nos toca” a los pueblos de nuestra América, considerado por ellos su traspatio? ¿Para exterminar nuestras libertades, independencia y soberanía? ¿Para convertirnos en “yes Sir”? ¿En títeres sojuzgados?

No volveremos a 1958, tiempos definitivamente pasados. El presente es nuestro, como el porvenir que construimos pese a todo. Nuestros héroes y mártires siguen vivos en nuestra memoria y les somos fieles. Las razones “De Céspedes a Fidel, una sola Revolución”, nos marcan y guían. Por esa Revolución seguimos luchando. La disyuntiva solo es la muerte. ¡Y viviremos!

Si desde 1961 quisieron retrotraernos al pasado con su invasión por Girón, y luego con la aprobación de la Ley Helms Burton en 1996, arreciada ahora, con innumerables planes para la inestabilidad nacional en la isla, utilizando jugosos fondos que se les convirtieron en imán para charlatanes y ladrones…; ahora comienzan a emplear las nuevas tácticas ensayadas en la siempre heroica Venezuela: los furibundos ataques económicos y financieros, el desabastecimiento, las “fake news”, los “memes” y todas las campañas que enlodan y apestan en las redes sociales en que maniobran y dominan. Noticias falsas y memes, agresiones y ataques financieros, actualmente acrecentados para provocar la asfixia económica, no contrarrestan patriotismo, dignidad y virtudes no desaparecidas en el pueblo cubano.

Nuestra Isla de la Libertad está clavada en el Caribe. “A puro sol prendida”, dijo un poeta, pero para decirlo con más realismo, “anclada por testículos enormes y senos inagotables”, contra lo que no han podido en 150 años de heroísmo. Hemos de seguir creciéndonos.

Lo que comenzamos a afrontar no es “una depresión económica”, es el despertar de una productividad extraordinaria para cumplir producciones nacionales y compromisos internacionales. Lo que se avecina es una vigilancia extrema para impedir ataques encubiertos, es un ahorro empecinado por conciencia enardecida y valor a toda prueba. Lo habrá en cada hogar, en cada centro laboral. Productividad y vigilancia popular para que la haya.   Lo que se avecina es una solidaridad internacional impresionante, a la par de la nuestra históricamente desplegada. Habrá exportaciones de calidad para que haya importaciones. Las crearemos en cada fábrica, en cada taller, en cada instalación estatal o privada, en cada centro de servicios.

Habrá enfrentamiento a los problemas con el ánimo de resolverlos siempre. Se potenciará el autoabastecimiento de los territorios; los seis sectores estratégicos: el turismo, la industria biotecnológica y farmacéutica, el electroenergético y su ciberseguridad; la producción de alimentos, porque la alimentación es un problema de seguridad nacional; los servicios profesionales en el exterior y la construcción.

Seguiremos enfrentando, como siempre la política hostil del gobierno norteamericano, con lo que siempre hemos vencido. “Estamos preparados para enfrentar cualquier adversidad”, aseguró Raúl en el reciente IX Pleno del CC del PCC.

“Tenemos todo para vencer, entonces vamos a trabajar para vencer”, aseguró también el Presidente cubano Miguel Díaz-Canel que, nos reiteró: “tenemos que pensar diferente: no lamentarnos por lo que nos deje de llegar, sino trabajar en sustituirlo con producciones nacionales”. Recalcó que “el interés del Gobierno es producir más para que el pueblo se alimente bien. Superar desafíos es lo que permite las victorias”.

Lejos de proliferar –como vaticinan enemigos- imágenes dramáticas de desaliento y preocupación, habrá liberación de las fuerzas productivas de la Patria Socialista, de productores estatales y privados unidos por un interés común de sobrevivir y triunfar, bajo el mandato de una Constitución en que confiamos y defendemos porque es el único modelo capaz de garantizar los ideales, la dignidad e igualdad de los seres humanos.

Un país, una provincia, bien preparado y unido, confiado en sus fuerzas y conciencia patriótica puede crear variantes vencedoras. Será capaz del impulso vencedor. Porque nosotros ¡SIEMPRE VENCEREMOS!

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles