¡Se vende este mundo! y Ramsés lo documenta

0
420
Cerca de cien ilustraciones del artista quedan agrupadas en un material literario.
Cerca de cien ilustraciones del artista quedan agrupadas en un material literario.

Ramsés Morales Izquierdo (Trinidad, 1970) representa a este punto del actual siglo uno de los diseñadores gráficos cubanos que con más tino, elocuencia y sentido de la oportunidad incursiona en el campo del humor político.

Además de la inherente pericia del trazo —elemento afín a cualquier modalidad de la manifestación y que, en el caso del miembro de la Uneac, adquiere formas intencionalmente simples—, el artista del género presto a trabajar la vertiente política deberá aunar agudeza cuasi periodística, atención a las modulaciones del panorama mundial, seguimiento al día de las noticias y observancia permanente de los procesos.

Quien haya atendido a través de los años su trabajo en medios como —entre muchos otros— los cubanos La calle del medio, La Picúa y Juventud Rebelde o Cartoon Movement, importante plataforma de caricatura política, y el sitio español Rebelión (en el cual su editor, Pascual Serrano, le publica de forma recurrente la opinión gráfica de portada al trinitario, junto a Martirena y Ares) abrazará la certitud, pues, de que en sí convergen todas esas cualidades.

La obra de Ramsés en tal franja lo mancomuna con el periodista especializado, el analista o el politólogo, porque el humor gráfico de la variante de marras rastrea, interpreta la realidad y la convierte tanto en comentario visual como en parábola, a través de señales instituidas en registros hermenéuticos históricos de grandes sucesos, divulgados o no, de nuestro tiempo. Signos tales que, más que pontificar, alertan, instalan el cursor sobre las anomalías que podrían ubicar, o directamente ubican, a este mundo en posición de peligro.

Justo bastantes de dichas aprensiones el humorista gráfico las transmite en su libro ¡Se vende este mundo!, título propuesto por la editorial cienfueguera de la Asociación Hermanos Saíz, Reina del Mar Editores, disponible ahora en la red de librerías. Cerca de cien ilustraciones del artista quedan agrupadas en un material literario que supone otro acierto del sello detrás de El secuestro de un comic; Auroria, la gran alianza y Cómo se hace una historieta, abocado a proponer distendido muestrario temático en sus publicaciones.

En su volumen, Ramsés arremete contra la engañifa mediática de los poderes corporativos, la fuerza omnímoda del dinero, los abusos imperiales, la guerra derivada de tales atropellos, el fraude electorero presente en regímenes de la “democracia participativa”, la depredación ecológica y otros puntos de interés máximo en el incierto escenario socioeconómico actual.

Nadie que no albergue una sólida formación intelectual, acompañada de un posicionamiento político de compromiso y vanguardia, es capaz de manifestarse en tales términos, porque la creación fidedigna no admite camuflaje. Como los sentimientos.

Lo anterior merece respeto hacia el firmante de ¡Se vende este mundo!, quien mantiene enhiestos sus pendones ideológicos, sin hacerle juego a los falaces cantos de sirena de fuerzas externas e internas solo interesadas en desarticular cuanto queda de resistencia real al poder hegemónico en este mundo. Melodía mendaz en cuyas notas han quedado anulados muchos intelectuales hoy día; lamentablemente también algunos cubanos.

Dejar respuesta