Se prepara Cienfuegos para la cosecha cafetalera

0
284
Foto: Reno Massola

Al recorrer la zona de montañosa de Cienfuegos, que tiene como objeto social la producción y beneficio del café, puede apreciarse recuperación en sus plantaciones y un reverdecer de los campos. Las fuerzas del Ejército Juvenil del Trabajo contribuyen allí al fortalecimiento de este importante renglón de la economía cubana. A propósito del tema, 5 de Septiembre conversa con Omar Bermúdez Sánchez, director de la Empresa Procesadora de Café Eladio Machín, radicada en el municipio de Cumanayagua.


“En estos momentos el EJT, una fuerza importante, trabaja de conjunto con la Empresa en la producción cafetalera y en otros renglones como la alimentación de la población. Se encuentra en fase de constructiva un centro porcino en la zona de El Cafetal, que sin dudas incrementará la producción de carne, para el EJT, los pobladores de la montaña, el municipio y para aportar a la provincia”.

Omar Bermúdez Sánchez, director de la Empresa Procesadora de Café Eladio Machín./Foto: Juan Carlos Dorado

Al aprovechar el enclave de una antigua escuela secundaria, de las conocidas como “provisionales”, de estratégica ubicación, con fuentes naturales de abasto de agua y buena infraestructura; se amplían los puestos de trabajo para pobladores de la zona y se desarrolla un renglón alimentario en el que el país tiene dificultades.

“La labor fundamental, ahora mismo, resulta la siembra de café, este año deberá ser récord histórico, solo el EJT tiene un plan de 146 hectáreas, que se incrementa ahora en agosto y terminará en septiembre; también se trabaja en la campaña de vivero para la obtención de posturas de la etapa 2018-2019.

“El programa de Recuperación Cafetalera en la montaña, que comenzó en 2013 y se extenderá hasta 2021, la meta inmediata, marcha según lo planificado, este año hemos hecho una gran siembra 286 hectáreas, cifra global récord, que se concluirá en septiembre, porque en octubre comienza la cosecha. Para el próximo año sembraremos cifras menores, 53 hectáreas y resembraremos el resto de las áreas, con el objetivo de obtener los rendimientos agrícolas e industriales que necesitamos en este importante renglón”.

Las plantaciones demoran en producir unos tres años, la variedad Arábigo, y cuatro la Robusta, de modo que en lo sucesivo las cosechas se incrementarán, si la madre Natura así lo permite. Para la segunda mitad de noviembre y diciembre, estará en pico la recogida y acopio, entonces el olor del grano maduro inundará el lomerío cienfueguero, directamente proporcional al aumento de la esperanza de los montañeses, porque si hay trabajo, entonces habrá para el pan, con sabor a café.

                      Fotos: Reno Massola

Dejar respuesta