Savia joven revitaliza el cumplimiento del «Antonio Sánchez»

El pitazo estremeció hasta el último rincón del batey Antonio Sánchez. Trabajadores y vecinos de la comunidad habían esperado cuatro años para recibir tan grata señal del cumplimiento del central homónimo en la presente zafra. No por ansiado, el silbato dejó de sorprender a todos por igual, mientras el agradable olor a guarapo invadía el ambiente con un dulzor especial.

“Apostamos por los jóvenes para desempeñar puestos claves en las áreas de molinos y fabricación, y no nos defraudaron. Ahora tenemos que consolidar la estabilidad de esa fuerza para las contiendas venideras”, aseguró Lázaro Leonel Torres Sotolongo, quien al frente de la “tropa”, supo aunar voluntades entre los “pinos nuevos” y la veteranía del otrora “Covadonga”.

A poco del feliz acontecimiento productivo, la ingeniera María Luisa Freide Orozco es todo nervio y actividad. Sabe que cada minuto resulta determinante en la cuenta regresiva. Su responsabilidad como jefa de fabricación de azúcar no le da tiempo al respiro. Ella sabe la mejor forma de moverse entre el amasijo de hierros y equipos para llegar a cada punto clave que decide el proceso fabril.

Un minuto, solo un minuto, pude robarle a su agitado ir y venir, el preciso para oír de sus labios la seguridad que siempre tuvo en que este año el ingenio aguadense se llevaría el gato al agua. “Como el resto de mis compañeros, apenas hemos descansado desde que arrancamos, pero valió la pena, ¿no cree?”, inquirió, en tanto la sonrisa juvenil de satisfacción asoma al rostro extenuado, pero satisfecho.

La ingeniera química María Luisa Freide Orozco es ejemplo de consagración y entrega desde su responsabilidad de jefa de fabricación. / Foto: Juan Carlos Dorado

La ingeniera química María Luisa Freide Orozco es ejemplo de consagración y entrega desde su responsabilidad de jefa de fabricación. / Foto: Juan Carlos Dorado

Un poco más allá, en la altura de los tachos, apenas Julio Moisés Villavicencio Jiménez tiene tiempo entre una prueba y otra para precisar justo el punto del grano del dulce. Hace unos años se fue en busca de otros derroteros, pero, “¡Qué va, la cabra siempre tira al monte!, comenta, y el azucarero de ley, a su central. Por suerte pude hacerme puntista A, y hoy tengo el gusto adicional de haber contribuido a formar jóvenes en el mejor de todos los oficios, al menos para mí”.

Ya el director del “Antonio Sánchez” lo había advertido; el poco tiempo perdido por rotura de la fábrica mucho le debía al trabajo de mecánicos, electricistas, soldadores y ayudantes de la brigada de Mantenimiento, quienes a cualquier hora, a merced del cansancio y el agotamiento, siempre pusieron pecho al problema con tal de solucionarlo en el menor tiempo posible.

De esa estirpe es Esteban Godoy Rodríguez. Luego, no resultaba fortuido encontrarlo al pie del cañón, o mejor dicho, de una de las masas de los molinos, mientras rectificaba, antorcha en mano, cada uno de los puntos de soldadura de la mole de hierro. Mas, muy pronto se despoja del traje de pailero, para referir con entusiasmo el papel del sindicato entre los afiliados, al frente del cual es un ejemplo como dirigente obrero, predicando con su quehacer.

“La emulación, dice, ha desempeñado un papel fundamental para mover los resortes políticos y morales. Tampoco podemos dejar de mencionar que esta vez la atención al hombre ha sido superior, no solo en el estímulo espiritual, si no en la facilidad de adquirir productos de primera necesidad por parte de nuestros tabajadores.

👉El “Antonio Sánchez” de Cienfuegos cumple y sigue moliendo

Justo en ese mismo ámbito, la actual contienda tuvo que desarrollarse en condiciones anormales, por así decirlo. “La amenaza del coronavirus nos obligó a adoptar un importante grupo de medidas para no detener la producción, al tiempo de preservar la salud”, presisa Godoy Rodríguez.

En esa misma cuerda, la licenciada en enfermería Yosdeiqui Fuentes González, entre anécdotas e historias personales, cuenta la intensa labor sanitaria desarrollada en estos tiempos de pandemia. “Hemos sido muy exigentes con el uso del nasobuco y la aplicación de las soluciones de hipoclorito en cada una de las áreas de la industria. Y pienso que otra de las medidas impresdindibles para la vigilancia lo constituye el pesquisaje médico, constante entre los obreros”, afirma quien por más de una década se desempeña como principal guardiana de la salud del colectivo.

Y tanto para Yosdeiqui como para todos los integrantes del ejército de batas blancas que luchan contra la terrible enfermedad en Cuba y más allá de nuestras fronteras, a las nueve de cada noche el pitazo del “Antonio Sánchez” irrumpe en el batey en muestra de agradecimiento, una forma muy azucarera de suplantar los aplausos que a diario tributan los compatriotas cubanos a esa hora.

La pesquisa diaria forma parte de las medidas preventivas en el combate contra la Covid-19. / Foto: Juan Carlos Dorado

La pesquisa diaria forma parte de las medidas preventivas en el combate contra la Covid-19. / Foto: Juan Carlos Dorado

Armando Sáez Chávez

Armando Sáez Chávez

Periodista de la Editora 5 de Septiembre, Cienfuegos, Licenciado en Español y Literatura y Máster en Ciencias de la Educación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir