Sauce llorón o el árbol de la melancolía

0
1014
La belleza de esta entrega de la naturaleza es impresionante

¡Qué curioso! La creencia popular en muchos lugares ha derivado en que el sauce llorón representa el sentimiento de la melancolía y está asociado al agua, a la luna y al don de la fertilidad. Según opinan quienes así piensan, las personas a las que se les une este árbol son sensibles y muy intuitivas, propensas a la nostalgia y la introspección.

Afirman que quienes pertenecen a ese selecto grupo de individuos, por su forma de ser, atraen fácilmente a los demás y suelen tener aptitudes artísticas. Aseguran, además, que en el amor son exigentes y posesivos, lo que hace que no sean una pareja fácil. Y para más, hay quienes señalan que la esencia extraída de la planta combate el rencor.

Aunque fascinante las características antes expuestas, queda en el campo de lo mítico, la especulación y de la imaginería popular. Porque, además de ornamental por excelencia dada su majestuosidad, lo que sí aconsejan los entendidos en plantas medicinales es que este árbol, de la familia de las Salicáceas, tiene especial aplicación en la zona del cuero cabelludo para combatir la caída del cabello, la caspa y seborrea. Se asegura que estimula el crecimiento de los cabellos y otorga un brillo especial a los mismos.
Las partes recomiendas para su uso son las hojas, gajos tiernos y corteza del árbol. Puede prepararse en cocimiento de hojas o cáscara durante unos 15 minutos, luego entibiar la cocción y lavar o friccionar el cuero cabelludo durante unos minutos. Esto estimulará su crecimiento y buen desarrollo de la cabellera, además de limpiar profundamente la misma. La proporción a usar es de 30 gramos de hojas por litro de agua.

Las hojas son la parte de la planta más utilizadas

En tanto, en uso interno se aconseja tomar tre 3 tazas al día de infusión de hojas jóvenes (20 gramos) y podrás aprovechar sus múltiples ventajas para:
Aliviar el dolor, ya sea de cabeza, reumático, muscular, de oídos…
Rebajar la fiebre, especialmente si es de episodios gripales o catarrales.
Además, tiene propiedades anticoagulantes, por lo se reduce el riesgo de padecer alguna enfermedad cardiovascular.
Ayuda a estar más tranquilo, y también a dormir mejor.
Es astringente, así que puedes usarlo para combatir los malestares estomacales.

Pero, también, el sauce llorón tiene un importante valor desde el punto de vista ecológico ya que evita la erosión del suelo en riberas de ríos, con lo que protege la flora de la zona y fortalece los cauces ante posibles desbordamientos.

Los botánicos opinan

El nombre científico de la planta es Salix babylonica,del latín, mimbre o sauce. Babylonica, alude a Babilonia, en Mesopotamia, zona de donde se le considera sea originario.

Muchos botánicos señalan que Salix matsudana y Salix babylonica son la misma especie (este último sauce, a pesar de su nombre botánico, es también originario del norte de China). La única diferencia encontrada entre ambos es que S. matsudana tiene dos nectarios en cada flor femenina, mientras que S. babylonica tiene sólo uno. Sin embargo esta característica es variable en muchos sauces (por ejemplo, Salix fragilis puede tener tanto uno como dos), por lo que puede no ser significativa para considerarlas especies diferentes.

A decir verdad los sauces son plantas muy antiguas que están desde hace años con nosotros y que captaron la curiosidad del hombre casi de inmediato. El sauce como tal es un robusto leñoso del que se pueden sacar muchos detalles pero es importante que sepamos que este término puede englobar desde lo que son grandes árboles a los matorrales más pequeños que se hayan podido conocer.

Cuenta con una copa redondeada y que está constituida por unas pequeñas ramillas que van en brotes. A la hora de podarse, nos encontramos con que estamos ante un tronco bastante grueso y fuerte que mantiene una copa con mucha hermosura y gran gracia. Este árbol además es caducifolio y tiene entre ocho y doce metros de altura aunque en algunos casos más extraños podemos encontrarlos de hasta veintiséis que son sin duda, los más grandes que tendremos.

A tener en cuenta

La gran mayoría de los sauces tienden a enfocarse en los jardines como el espacio ideal sobre el que se cultiven. De hecho, es interesante saber que aquellos que están orientados al paisaje y que gustan por su esbeltez son los que más serán afines a los modelos de sauces de los que estamos hablando.

En la ribera de los ríos evita la erosión de los suelos

En el caso del sauce llorón debemos decir que es un árbol de espacio sumamente abierto y como bien hemos concretado antes, casi siempre se dispone en espacios cercanos al agua porque es dónde encuentra su hábitat de forma más que común que es lo que este modelo quiere en sí; sentirse libre y organizado.

Las especies de marcado carácter ornamental que ciertamente son aquellas que van a estar destinadas a decorar, son las que se sitúan en las posiciones más ordenadas del jardín con la idea de dar un lote de color y atractivo al conjunto que se ve en este espacio.

Grandes curiosidades

Si nos pasamos por el ámbito histórico de la palabra, debemos decir que el sauce llorón se cree que era un chopo de Eúfrates y no un sauce como hoy se le denomina tal cual. Al margen de todo esto, debemos decir que este modelo (el llorón) tiene muchas leyendas y tradiciones que ciertamente no se han podido probar pero que hoy se siguen comentando con respecto a aquello que pueda significar este árbol en nuestro hábitat tradicional.

También se le ha llegado a atribuir un sentido bíblico cuando se ha creído que aquí fue dónde pasó Jesucristo su última noche rezando las plegarias debajo de un árbol como éste. Desde este punto, se le dijo a esta planta que era el símbolo de la amargura y del amor desgraciado en general.

Bonsái de sauce llorón

Por otro lado, una de las grandes curiosidades que encontramos tras el sauce llorón es que cuando se le regala una pequeña ramita a alguien estamos queriendo decirle a esta persona que buscamos la amistad eterna con ella.

En cualquier caso, es un árbol bastante atractivo y que tiene muchas buenas disposiciones para los jardines o espacios naturales desde los que podemos hacer unas combinaciones perfectas para que el detalle decorativo sea único y muy especial.

Para reproducirlo

Es uno de los pocos árboles que se reproducen con tanta facilidad. Al ser una planta caducifolia, se suele proceder a obtener esquejes en otoño e invierno, cuando ya no tiene hojas. Para ello, se escogen varias ramas sanas de 1 año de edad que tengan el grosor de un lápiz, y de éstas se hacen trozos de unos 30cm de longitud aproximadamente.

Ahora, te recomiendo que con un cuttex le quites un poco de corteza de la base, dejando unos 3cm sin ella. Luego sólo quedará humedecer la base e impregnarla con hormonas de enraizamiento con el fin de que emita raíces lo antes posible.
Finalmente, plántalos en macetas con sustrato poroso (puede ser 100% perlita, o si lo prefieres mezclala con turba negra a partes iguales), dales un buen riego y colócalos en un rincón donde no les dé la luz solar directamente, en el exterior.
Es muy difícil obtener semillas de este árbol , y mucho más que éstas sean viables. Recuerdan bastante a las de planta diente de león (Taxodium officinale), pues son plumosas y enseguida se las lleva el viento. A ello hay que añadir que su periodo de viabilidad es muy corto, por lo que es conveniente cogerlas enseguida del árbol.

Una vez en casa, se les retirará las ‘fibras’ algodonosas y se introducirán en un vaso con agua durante 24 horas para que comiencen a despertar. Al día siguiente se sembrarán por ejemplo en una bandeja de semillero -como las que usamos normalmente para sembrar semillas de plantas de huerto- con sustrato compuesto por turba negra y un poco de perlita a una proporción aproximada de 7:3.

La ubicación ideal será aquella donde reciba la mayor cantidad de luz solar posible. En cuanto a los riegos, como estamos hablando de una planta amante de la humedad, tienen que ser frecuentes.

¿Aspirina natural?

Sin lugar a dudas, la pastilla más universal es la compuesta por Ácido acetilsalicílico, conocido comercial y popularmente en el mundo de la farmacopea por aspirina. Pues sepa que algunas de las bibliografías consultadas en Internet dan cuenta de que este medicamento al que se le atribuyen propiedades curativas para numerosos padecimientos se encuentra, en forma natural, en el sauce blanco o Salix alba, por su nombre científico, de la misma familia, por supuesto, del sauce llorón.

En un artículo aparecido en la Wikipedia, se plantea que esta planta “ha sido mencionada en antiguos textos de Asiria, Sumeria y Egipto como un remedio contra los dolores y la fiebre”. Precisa, también, que el medico griego Hipócrates escribió acerca de sus propiedades medicinales hacia el siglo V (ane).

Continúa el documento explicando que “Indígenas americanos centraron en ella la base de sus tratamientos médicos”. El extracto activo de la corteza llamado salicina ,fue aislado en su forma cristalina en 1828 por Henry Leroux, -un farmacéutico francés- y Rafaelle Piria -un químico italiano- quienes entonces tuvieron éxito en separar el ácido en su estado puro. La Salicina es ácida en una solución saturada en agua, y es llamada ácido salicílico por esa razón.

La pastilla más popular y universal

“En 1897 Félix Hoffman -precisa el artículo- creó una versión sintéticamente alterada (En este caso derivada de la planta Spiraea) que era menos problemática para la digestión que el ácido salicílico puro.La nueva sustancia,Ácido Acetil-Salicílico fue nombrada Aspirina por la Bayer AG Esto le dio una gran importancia al clasificarse como droga no asteroidea y anti-inflamatoria.

La salicina tiene múltiples propiedades: así, se puede utilizar para bajar la fiebre, o como analgésico para dolores leves y moderados, también de antirreumático, como efectivo antiinflamatorio y ligeramente sedante. Y debido a que también cuenta con una cantidad considerable de taninos, posee asimismo un carácter astringente. Gracias a todas estas propiedades suele emplearse en casos de reumatismo, neuralgias, cefaleas, dismenorreas, catarro, gripe y desordenes biliares.

El sauce blanco se encuentra en zonas templadas del hemisferio boreal, por lo tanto es raro encontrarlo en el Trópico, y es habitual la aparición de híbridos con semillas de difícil crecimiento. Para su buen desarrollo lo ideal es un terreno pedregoso, arenoso y fuerte, siempre que el fondo esté húmedo, pero no con agua estancada; y nada de altas temperaturas.

 

Dejar respuesta