Sanatorio de Cienfuegos: lo que antes fue… ¿será?

14
1904
En este pabellón del antiguo Sanatorio de la Colonia Española en Cienfuegos, residen ahora varias familias. / Foto: Roberto Alfonso

Muy poco se conserva del antiguo sanatorio de la Colonia Española en Cienfuegos. A excepción de los inmuebles que ocupan el policlínico universitario Cecilio Ruiz de Zárate y la Dirección Provincial de Salud (DPS), el resto son cascarones de piedra, nada parecido a lo que fueron.

Su restauración se piensa hoy a futuro. Un proyecto de desarrollo integral prevé el rescate de esos edificios, con el propósito de ubicar allí el Centro de Convenciones de la Salud en el territorio y la plaza Enrique Barnet. Tales obras saludarían el Bicentenario de nuestra ciudad en abril de 2019.

“La ejecución debe comenzar el próximo año, asegura Lorenzo Braffor Alfonso, inversionista de la DPS. Comprende el policlínico, los pabellones, y el mejoramiento de las áreas exteriores en cuanto a jardines, viales… Inicialmente, le daremos prioridad a la plaza.

“En el caso de los pabellones, ya fue realizado el levantamiento topográfico y existen las ideas conceptuales de lo que se quiere. El Centro de Convenciones acogerá la revista Medisur, el Consejo de Sociedades, salas de computación y video, teatro, librería, servicios gastronómicos, centro de negocios… Pero antes, debe hallarse solución a las doce familias que residen en uno de los cuatro inmuebles a reparar”.

Según los funcionarios de Salud, el Gobierno de la provincia tramita el asunto. “Desde luego, para rescatar los pabellones hay que trasladar a esas personas, darles vivienda. Y ya se gestiona, porque representa un problema: consumen la energía eléctrica y el agua de nuestra institución”, sostiene Midalys Lozano Olivares, directora de la Dependencia Interna de la DPS.

Más de 6 millones de pesos se invertirán en la restauración del viejo sanatorio. El deseo es preservar la arquitectura original, pese al visible deterioro del lugar.

“Los arquitectos certificaron que los pabellones son recuperables. Dos presentan una situación compleja: no tienen techo y los árboles han dañado sus estructuras. El habitado por las familias, tiene mejores condiciones, apunta Braffor Alfonso. No obstante, la propuesta se trabaja desde lo patrimonial, de modo que sea un sitio de referencia para cubanos y extranjeros”.

Prácticamente en ruinas se encuentran los pabellones que serán restaurados./Foto: Roberto Alfonso
Prácticamente en ruinas se encuentran los pabellones que serán restaurados./Foto: Roberto Alfonso

SEÑALES

La reparación del pabellón colindante con la Dirección Provincial de Salud, es el paso inaugural dentro del abarcador proyecto. Una brigada cuentapropista, de Matanzas, acomete desde el pasado año las acciones constructivas y pretende concluir antes de que finalice el primer semestre de 2017.

“Terminamos con el repello de los locales, resanamos todo el techo, y en la parte exterior del edificio realizamos la restauración de la cornisa y la baranda de la azotea, comenta Miguel Draque Scull, jefe de la brigada. Al interior falta el enchape de los baños y el pantry, que ejecutaremos luego de la instalación hidráulica y sanitaria.

“Nos queda, afuera, el acabado de la escalera para acceder al edificio, la carpintería y el piso, labores que iniciarán en las próximas semanas. Solo necesitamos que lleguen a tiempo los materiales de carpintería para poder avanzar”.

De acuerdo con Braffor Alfonso, “los trabajos marchan con rapidez. Este pabellón no estaba tan deteriorado como los otros, que requieren mayor esfuerzo y cantidad de recursos”.

La función social del renovado inmueble todavía no está definida. En principio, podría servir de sede a la propia DPS, aunque las autoridades valoran otros usos.

Una brigada de cuentapropistas ya restaura el pabellón aledaño a la Dirección Provincial de Salud en Cienfuegos./Foto: Roberto Alfonso
Una brigada de cuentapropistas ya restaura el pabellón aledaño a la Dirección Provincial de Salud en Cienfuegos./Foto: Roberto Alfonso

ESTAMPAS

Con la restauración del sanatorio de la Colonia Española en Cienfuegos, se redime también un pasaje de la historia local casi olvidado. Salvo el testimonio gráfico, es escasa la información recopilada sobre ese sitio en el Centro Provincial de Patrimonio, la Oficina del Conservador de la Ciudad y el Archivo Histórico.

El interés de algunos periodistas, arquitectos y otros apasionados ha permitido recabar datos de la que fuera una de las mejores edificaciones de su tipo en América Latina.

Aunque la idea comenzó a gestarse en 1900, con la adquisición por el Casino Español de la finca La Reforma, diversas causas dilataron el proyecto. Seis años después iniciaría su construcción, con importante financiamiento de don Laureano Falla Gutiérrez, y los hermanos Acisclo y Modesto del Valle. El 2 de junio de 1906 fue colocada la primera piedra como regalo de boda al Rey de España.

La apertura del Sanatorio en 1908 benefició con atención médica a unos 5 mil socios de la Colonia Española. Dos años más tarde se erigió en sus predios una capilla por acuerdo de las esposas de los hacendados hispanos. La pequeña iglesia brindaba a pacientes y familiares la posibilidad de orar por la salud de los enfermos.

Continuas modificaciones acontecieron hasta 1923 con la instalación del portal y la verja perimetral. Con el triunfo revolucionario de 1959, fueron reparados los pabellones y se adquirieron nuevos equipos. Pero los años de crisis económica postergaron el necesario mantenimiento e impactaron negativamente en la conservación del lugar.

Incluso, la capilla cambió su uso. Acogió primero a la Cruz Roja cienfueguera, y luego fue utilizada como almacén de plaguicidas. Permaneció cerrada durante varios años antes de demolerla. En el área que ocupaba, construyeron entonces un organopónico, que igual desaparecería.

Hoy se sueña con devolverle al sanatorio de la Colonia Española parte del esplendor que luciera. Será otro su encargo, y otra la historia por contar. Depende de cuánto nos empeñemos en que esa huella no sea borrada.

14 Comentarios

  1. Estamos seguros como dice Domigo, será una victoria para el patrimonio local ,del cual disfrutaremos todos y claro tendremos el deber de cuidarlo.

  2. Si lo quieren rescatar ya debían haber empezado,este tipo de obra siempre nos depara sorpresas desagradables para quienes las ejecuta,aparecen trabajos que no se consideraron,derrumbes, elementos ocultos y un sin fin de cosas.si lo quieren recuperar no piensen en el 2019 para ese año piensen en un objeto de obra no en todo el complejo. Vean el colegio de los Jesuitas y usen la experiencia que ya tienen .Esto es una recuperación patrimonial. no una obra nueva, aquí se usaron técnicas que hoy se han perdido y que tendrán que aplicar para lo que van a tener que preparar gente o buscar viejos artesanos que participen y estos no tienen ya la capacidad de estar horas y horas
    trabajando.NO CONDENEN LA INICIATIVA con un cronograma conmemorativo sean realistas

  3. Es verda k no hay cabeza, eso no debía, de ver llegado a ese extremo, ya k yo teabaje en el pabello 1 muchos años,y lo an mantenido,y pok sabiendo, k era una cosa historica,colonial ,pk no lo ciudaron ,para no llegar a ese extremo,ya k llevan en malas condiciines,una repila de añis,k lógicamente, ahora les va a costar,el ojo de la cara,de vera k se dan cuenta muy tarde,no es facil,por eso no adelantan,,ya k c u enf y egos por eso se le dise Casco Historico

  4. Menos mal que al fin se acordaron del Sanatorio! Es una pena que lo hayan dejado destruir de esa forma. Y mas lamentable aun la demolicion de la Capilla, obra arquitectonica religiosa unica en Cienfuegos por su estilo. Pero me alegra saber que hay planes para recuperar los pabellones, como dice el refran: “mas vale tarde que nunca”.

  5. La Colonia Española ó el Sanatorio es uno de los tantos lugares interesantes que tiene nuestra bella ciudad. Recuerdo que mi abuelo le pagaba a sus nietos ser socios del sanatorio, era muy lindo, me parece estar mirando sus pasillos; la atención médica era de primera. Como cienfueguera me alegro mucho que la historia ponga a cada cosa en su lugar. Otro encanto cienfueguero es el cementerio de Reina; ojalá y muy pronto, la Bella Durmiente despierte de su eterno sueño al ser sorprendida por la restauración completa de ese camposanto.

  6. Vivo muy cerca de ahi y es una pena ver el estado de esas instalaciones, construimos, luego no se da mantenimiento, ni recursos para mantenimiento, al final las instalaciones terminan deterioradas, convertidas en almacenes, robadas, saqueadas, y con caballos pastando en las areas verdes, nos falta la cultura del mantenimiento y conservacion a lo cual hay que destinar fondos, sino habra que esperar un proximo aniversario para que alguien se acuerde de un edificio, una obra, un monumento y lograr un financiamiento, asi no funciona a largo plazo, esperemos ver convertida esa zona en un verdadero centro de salud y docencia que tanto se merece el pueblo y los estudiantes de medicina.

  7. DEBEMOS RECORDAR EL PEDRIATICO DE ESA CIUDAD QUE DEBE HABER COSTADO MUCHO MAS LO QUE SE HIZO QUE SI LO HUBIERAN HECHO NUEVO PUES CON LAS TECNICAS MODERNAS SE CONTRUYE TODO NUEVO MEJOR Y MAS BARATO PUES A LA LARGA SERIA UNA VIEJA CON COLORETES QUIEN VA A PAGAR LA RECONSTRUCCION PORQUE ESTA SUPER DETERIORADO NO ES PASARLE LA MANO NADA MAS

    • Difícil establecer el género de quien comenta, pero déjeme decirle que si fuéramos por la vida así, de la manera en que ud. propone, que nos quedaría de nuestra Historia. El Pediátrico, que es el caso al que ud. alude, para bien de su edificio principal se pensó en mantenerlo como era originalmente. Al menos se salvo la fachada para la posteridad, aunque sí una barbaridad de lesa arquitectura la “herradura” moderna que le adosaron en el afán de crecer en el mismo espacio físico. Si vemos, ud. lleva razón en parte. Allí se pudo dejar el edificio origina, darle otro encargo sociall y hacer el pediátrico en otro sitio del perímetro que en su tiempo algunos dieron en llamar Complejo de la Salud. Mire ud. cuánto terreno desaprovechado frente al Telecentro, con un edificio a medio terminar que se eterniza y del que nadie sabe a ciencia cierta cuál será su destino final.
      En lo que sí no concuerdo con ud. es en aplicar la máxima de tierra arrasada donde estuvo el Sanatorio de la antigua Colonia Española, que llegué a conocer como un primor de buen gusto, desde la impoluta imagen de sus pabellones, pasando por la Ermita (sitio venerado y al que se llegó al extremo de humillar en almacén de pesticidas antes que pereciera frente al abandono y el peso de los años) hasta su primorosa jardinería. Me parece encomiable reto el que se propongan rescatarlo aunque para diferente uso. Y por favor, piensen también en esa cultura del detalle que es mantener las cosas bonitas, crear el hábito de que las personas no pisen el césped (si está cuidado la gente se cuida de hacerlo, pero si es pasto maltrecho seguirán hollándolo hasta dejarlo en tierra), limitar sus accesos para evitar el trillerismo que afea el entorno. En fin, que me parece muy bien que se rescate ese patrimonio aún en pie. No importa si cambian los interiores, pero que al menos se preserve la forma original de lo que antes fue. Si lograran no más que la mitad de lo que fue ya sería una victoria para el patrimonio local.

      • La historia se cuenta por sus “casas” entiéndase edificaciones, sería un locura derribar y no restaurar, es verdad que es más costoso, pero es preciso hacerlo, en una carrera contra el tiempo, las demoras se pagan caro y el no mantener los ediificios, cuenta. Sería maravilloso que se recuperaran los pabellones que quedan, ojalá y se cumplan, el deseo y el cronograma, demasiados anuncios y a la concreta?

  8. Gracias por mantener informados a los cienfuegueros en cuanto al rescate del patrimonio edificado, que pide a gritos mantenimiento, pero qué hay de los que se están haciendo para el Bicentenario de la ciudad, y me refiero a la zona del Muelle Real, donde los balaustres que están colocando en el malecón de esa zona (donde estaba el SEISA) no dejan ver el mar, solo hormigón de los elementos¨decorativos y que me digan sobre la glorieta en esa misma zona, que busquen fotos antiguas de Cienfuegos, ahí no existia nada de eso… ¿de quién fue la genial idea?

  9. Muchas de las obras que se ejecutan hoy en Cienfuegos en saludo el bicentenario de la Colonia de Fernandina de Jagua, muestran demoras de acuerdo con su calendario original. El posible Centro de Convenciones de la Salud “debe comenzar el próximo año”, si aún no se ha iniciado, la pregunta es: ¿terminará para abril de 2019?

Dejar respuesta