Salsa agridulce casera (+Video)

La salsa agridulce es originaria de China, específicamente de la región de Cantón, donde suele servirse en la mesa como aliño o para mojar piezas de comida, como pueden ser los rollos de primavera. Ha sido tanto el éxito de dicha receta en occidente, que el mismo concepto, es decir, la carne rebozada, frita y luego sumergida en ella, se ha extendido al pollo, a las gambas, o al pescado.

Anne Mendelson, periodista norteamericana especializada en gastronomía, señala que la versión moderna y occidentalizada  de la salsa agridulce que todos hemos consumido alguna vez apareció en Estados Unidos. Fue en la década de 1880, fruto de la fusión de la cocina traída por los inmigrantes chinos. Una mezcla que llegó a su punto álgido cuando se le añadió la salsa estadounidense por excelencia, el ketchup.

Existen multitud de recetas magistrales para la salsa agridulce y por supuesto una gran variedad de productos comerciales, la mayor parte excelentes. En cualquier caso, cuenta con unas características muy específicas. Así la describen:

Dulzor, que puede proceder de azúcar, miel o zumo de frutas; ácido, que viene normalmente de un vinagre de arroz o de manzana; textura que se consigue con algún espesante como el almidón de maíz; y finalmente color, que suele ser rojizo y que se obtiene en muchos casos al añadir pasta tomate. Además, puede incluir salsa de soja, jengibre y algunas otras especias”.

Es bueno conocer que la salsa agridulce se conserva bien durante un tiempo prolongado, preferentemente en la nevera, ya sea comprada o hecha en casa. Esta receta de Salsa agridulce aparece publicada en el libro La cocina cienfueguera, de los autores Sergio Eduardo Chinea Díaz, chef, presidente de la Asociación Culinaria de Cienfuegos; y el Licenciado Cecilio R. Cortés Cruz. Aquí les va:

Salsa agridulce

Ingredientes para 30 onzas

2 pimientos rojos pequeños

2 zanahorias medianas

3 onzas de piña picada fina

1 cebolla pequeña

4 cucharadas de aceite

Pizca de jengibre rallado

140 ml de vinagre

100 ml de caldo

1 cucharada de vino seco

3 cucharaditas de salsa china

2/3 taza de azúcar morena

8 ½ cucharadas de pasta de tomate

1 cucharada de maicena.

Procedimiento:

Lo primero que debemos hacer es limpiar el pimiento de semillas y cortarlo en tiras finas, al igual que la cebolla. Lo mismo hacemos con la zanahoria, solo que esta debemos picarla en cuadritos pequeños. Resulta importante diluir la pasta de tomate en el caldo. Poner sobre el fuego un recipiente con azúcar y vinagre. Verter la pasta de tomate, y cuando comience a hervir, añadirle la maicena previamente diluida. Ahora comenzamos a revolver.

Salteamos la cebolla en aceite caliente, adicionándole zanahoria, pimientos, piña, vino seco, salsa china y jengibre. Mezclamos el salteado con el jarabe ligero. Procedemos a continuar con la cocción a fuego moderado, revolviendo con la espátula de madera por unos 5-10 minutos o hasta que cuaje.

Finalmente, depositamos en un recipiente de loza o cristal todo el contenido. Esta salsa se emplea en platos de pescado, marisco, ave, cerdo, cuyas preparaciones son agridulces. Se sirve con maripositas chinas.

Nota: El caldo para elaborar esta salsa se hace en dependencia de su función; si es para pescados o mariscos, lo más correcto es emplear un caldo de pescado; para los de carne, el caldo debe ser de ave, jamón o res.

Mercedes Caro Nodarse

Mercedes Caro Nodarse

Licenciada en Comunicación Social. Directora del periódico 5 de Septiembre. Miembro de la Unión de Periodistas de Cuba y de la Asociación Cubana de Comunicadores Sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir