¿Salimos del coma en el béisbol en Cuba?

La actual Serie Nacional de Béisbol ha revivido añoradas emociones a lo largo y ancho de todo el país, y lo que hace un tiempo parecía una batalla perdida, un estado de coma profundo, se ha convertido, de la noche a la mañana, en un renacer de la pelota cubana.

Conste que para nada desconozco las lagunas que sigue teniendo, y tendrá el béisbol nacional en cuanto a calidad, talento, métodos de preparación y elementos técnico-tácticos. Pero lo que no puede negarse es que, luego de varios años de apreciable desgano, la afición ha retornado en masa a los estadios del país, las peñas han encendido sus enriquecedoras polémicas y hasta nuestros niños (y no tan niños) han guardado el balón de fútbol, para hacerse de guantes, pelotas y bates y “armar el pitén” en cualquier esquina.

Indiscutiblemente lo acontecido este año, en el que siempre ha sido el principal espectáculo deportivo de la Isla, ha influido sobremanera en el renacimiento de la pasión. Pues habrá que hurgar bastante en los archivos para encontrar otra Serie Nacional tan reñida como la actual, que necesitó realizar todos los juegos suspendidos para conocer a los seis equipos que pasaron a la segunda fase, y que determinó sus cuatro semifinalistas cuando restaban apenas tres desafíos para que concluyera el calendario regular.

Los play off han sido una verdadera fiesta para todos los territorios implicados, y a la vez han demostrado cuánto puede hacerse cuando se conjugan esfuerzos, voluntades y deseos.

Relacionado || Yamichel arrinconó a Camagüey; Matanzas a punto de mate

Pero está claro que solo eso no cambiará el rostro que presenta hoy la pelota nacional, esa que ha cedido un terreno inmenso en la arena internacional, en cuyo contexto no conserva ningún título de los tantos que atesoraba en décadas pasadas.

Hace poco sonó la negativa del lanzador pinareño Liván Moinelo, uno de nuestros contratados en Japón, tras ser solicitado como refuerzo, nada menos que por los históricos Industriales de la capital.

Y ahora resulta inaudito que la Serie Provincial cuente con un chistoso calendario de solo doce partidos, que solo servirán para que engorde el informe de eventos realizados, en detrimento del desarrollo de peloteros que apenas pisarán el diamante, y del jolgorio que se vive en cada municipio debido a la realización de esa competencia.

Por si fuera poco, el Campeonato Nacional de la categoría Sub-15 dio inicio en todo el país, pero resultó lamentable para el espectáculo que los bisoños no contaran con sus trajes en las subseries inaugurales. ¿Acaso alguien olvidó que existía ese certamen?

A modo de despedida, por ahora, les dejo con la frase de un vecino, que refiriéndose al tema comentó: “Salimos del coma, pero el pronóstico todavía es reservado”.

Share
Carlos E. Chaviano Hernández

Carlos E. Chaviano Hernández

Periodista y Director de programas de televisión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Share