Rodas y Eusebio Leal

Por: José Ramón Calatayud Jiménez*

Eusebio Leal nunca estuvo, que yo sepa, en Rodas, sin embargo nuestra diminuta ciudad estaba dentro de él. El nombre de Rodas, por algún extraño mecanismo que no alcanzo a desentrañar, estaba grabado, insisto, en su memoria. Eusebio Leal pasó de ser un guardián del patrimonio a patrimonio mismo. No era el historiador de una ciudad, era el historiador de Cuba y del mundo, que es la única manera de ser historiador de una ciudad.

Él sabía que La Habana no existía por sí sola, sino que era el resultado de una historia mucho mayor, de muchos contextos conectados por hilos invisibles. Cuando visitaba otras ciudades de Cuba, consideradas patrimoniales o no, sabía que ese sitio era, de alguna manera, parte de la historia de otras ciudades y en eso, a mi juicio, radicaba su infinita capacidad de comprender la historia no como una sucesión de hechos más o menos trascendentales, sino como la espiritualidad de la nación que en cada lugar tiene características comunes y diferentes.

Habana Radio, emisora situada en La Habana Vieja, fue fundada por Eusebio Leal, no por casualidad, un 28 de enero; irradia su energía hacia el mundo y difunde un programa titulado Tribuna del Historiador, donde el director de la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana aborda temas de interés vinculados con el patrimonio de cualquier lugar de Cuba, convencido como siempre estuvo, de que la historia posee infinitos vasos comunicantes.

Cómo entró Rodas a Eusebio Leal, será siempre un misterio; la vida no dio tiempo para averiguarlo. /Foto: Archivo
Cómo entró Rodas a Eusebio Leal, será siempre un misterio; la vida no dio tiempo para averiguarlo. /Foto: Archivo

Por eso, Tribuna del Historiador abordaba temas de amplísimo espectro y en dos programas distintos, para alborozo mío que no oculto, mencionó el nombre de nuestro Rodas querido, mientras hablaba de temas patrimoniales —de ambientes locales, fiestas populares—, y mucho me hubiera gustado preguntarle cómo entró Rodas a su memoria. Ya eso no será posible y tampoco me parece importante. Ahí deben estar los programas para testimoniarlo y alimentar nuestro orgullo de rodenses amantes.

Tenemos otra razón que nos une a Eusebio Leal y es esa hermosísima canción de Polito Ibáñez que es el tema del programa Tribuna del Historiador, interpretada en un bien logrado dúo con la diva Omara Portuondo, que nace de la autenticidad artística, pues son dos intérpretes de diferentes resonancias, que gracias a la plasticidad y calidez de la voz de Polito y a la ductilidad y capacidad de filigranear de Omara, logran dentro del marco de una orquestación sinfónica, la atmósfera de alta calidad que refuerza el ambiente de entrada y salida del programa.

Otra razón es la admiración hacia Eusebio Leal, nótese que nunca digo Eusebio, porque sería demasiado cercano, demasiado familiar, nunca digo Leal, porque sería demasiado almidonado, sin embargo Eusebio Leal denota la intimidad del nombre y la cualidad del apellido, porque ha sido, sobre todo, Leal; leal a tantas cosas que todos hemos sentido: la lealtad, aun quienes lo vimos como parte de un auditorio, los que nunca hablamos con él, así y todo parecía cercano y cálido.

Cómo entró Rodas a Eusebio Leal, será siempre un misterio; la vida no dio tiempo para averiguarlo, pero sería buena idea que las Ediciones Boloña editaran un libro titulado Tribuna del Historiador y allí aparecieran esas clases magistrales, enseñanzas que son patrimonio de todos. La obra de Eusebio Leal apenas comienza.

*Escritor, presidente de la Unión de Historiadores de Cuba en Rodas.

5 de Septiembre

El periódico de Cienfuegos. Fundado en 1980 y en la red desde Junio de 1998.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Compartir