Rinden tributo en Cienfuegos a mártires de Playa Girón

0
516
El recuerdo imperecedero de los familiares de aquellos valerosos hombres./Foto: Efraín Cedeño

Ante el panteón de los caídos en Girón, en el cementerio Tomás Acea, una representación del pueblo de Cienfuegos rindió homenaje a 28 de los hijos de esta provincia que hace 56 años ofrendaron sus vidas en esa gesta en aras de preservar la soberanía e independencia de la Patria.

“La importancia de Girón está en el precio que habríamos de pagar por nuestra Revolución, el precio que habríamos tenido que pagar por el socialismo, si el plan yanqui tiene éxito y consolidan una cabeza de playa”, tales fueron las palabras que sobre el hecho pronunciara el Comandante en Jefe Fidel Castro, ahora citadas en el acto de recordación.

La invasión mercenaria por Bahía de Cochinos formó parte de los planes que el imperialismo norteamericano fraguó para derrocar el Estado compuesto por obreros y campesinos, instaurado en el poder el primero de enero de 1959 con el triunfo de la Revolución.

Bajo el acrónimo de Pluto, al amanecer del 15 de abril de 1961 echó a andar el macabro plan, cuando aviones yanquis enmascarados con los colores e insignias de la Fuerza Aérea Revolucionaria, bombardearon las bases aéreas de San Antonio de los Baños y Ciudad Libertad, en la capital del país, y el aeropuerto Antonio Maceo, en Santiago de Cuba.

Aquel era el preludio de la agresión mercenaria, la misma que dos días después, también aprovechando la oscuridad de la madrugada, se produciría por dos puntos de la costa sur de la Ciénaga de Zapata: Playa Larga y Playa Girón, pertenecientes entonces al territorio cienfueguero.

De acuerdo con un informe desclasificado de la Comisión Taylor, llamada así por presidirla el general Maxwell D. Taylor, ex jefe del Estado Mayor del Ejército, asistido por Allen Dulles, director de la CIA; Bob Kennedy, secretario de Justicia y el almirante Arleigh Burke, jefe de las Operaciones Navales, en noviembre de 1960 se organizan en cinco países (Estados Unidos, Panamá, Guatemala, Puerto Rico y Nicaragua) trece campamentos de entrenamiento de la brigada de asalto 2506, conformada en su totalidad por exiliados cubanos que dos años antes habían abandonado el territorio nacional ante la llegada al poder de los barbudos liderados por Fidel.

En la creencia de asistir literalmente a un paseo, la fuerza desembarcada estaba compuesta por lo más selecto y granado de la sociedad derrocada: 110 latifundistas, 24 grandes propietarios, 67 casatenientes, 112 grandes comerciantes, 194 ex militares y esbirros, 179 acomodados, 55 magnates industriales, 112 lumpen, 236 empleados fijos, 82 altos empleados y 200 socios de clubes aristocráticos…Tal era la crápula al servicio de la potencia enemiga.

Y la respuesta del pueblo en defensa de sus conquistas de Revolución nueva no se hizo esperar. Cúpole el honor de ser el primero en entablar combate contra los mercenarios al Batallón de milicias 339, de Cienfuegos, al que luego se le unirían otras fuerzas del naciente Ejército Central, batallones del Ejército Rebelde, la Policía Nacional Revolucionaria, unidades de la artillería antiaérea y de tanques blindados, así como la reducida fuerza aérea cubana.

En menos de 72 horas mordían el polvo de la derrota las huestes invasoras, financiadas, entrenadas y secundadas por los yanquis, en lo que la historia recoge como la primera gran derrota de la poderosa nación norteamericana en América Latina.

“Ante cada agresión, el imperialismo ha encontrada la más resuelta actitud del pueblo para defender su Revolución, única forma de seguir existiendo como lo que somos hoy, un país libre e independiente, condición alcanzada a base de sacrifico de miles de cubanos a lo largo de más de cien años”, consideró en las palabras finales del acto de esta mañana Andrés Román Albelo, primer secretario del Partido en el municipio de Cienfuegos.

Junto a familiares de los mártires de aquella epopeya y combatientes de esa y otras gestas patrióticas, se encontraban también Lidia Esther Brunet Nodarse, miembro del Comité Central y máxima autoridad política en el territorio; Mayrelis Pernía Cordero, presidenta de la Asamblea Provincial del Poder Popular, y el general de brigada (r) Marcelo Verdecia Perdomo, presidente de la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana en Cienfuegos, además de otros dirigentes partidistas y de las organizaciones de masas.

Las máximas autoridades de la provincia depositaron la ofrenda floral a nombre del pueblo cienfueguero./Foto: Efraín Cedeño
Las máximas autoridades de la provincia depositaron la ofrenda floral a nombre del pueblo cienfueguero./Foto: Efraín Cedeño

Dejar respuesta