Reynier Mariño: Cienfuegos en mi sangre y en mi corazón

Cienfuegos es una ciudad que muchos artistas llevan en su corazón después de visitarla, más aún si se tiene un vínculo muy especial con ella. Es lo que sucede con Reynier Mariño. Fui testigo de sus giras a lo largo y ancho de Cuba, y puedo atestiguar lo que significaba para él poder venir a esta ciudad. Hoy quiero que sea él mismo quien lo cuente. Agradezco que aceptara mi invitación para dedicar unas palabras a su público de la Perla del Sur.

“Mi historia me une a esta ciudad desde que nací. Cuando chico íbamos siempre a la casa de una tía que vive cerca del Teatro Tomás Terry, donde pasábamos mi hermana y yo las vacaciones. Soy nacido en La Habana con raíces en Cienfuegos, por lo que la considero mi segunda ciudad. Radico ahora en Las Palmas de Gran Canaria, que tiene mucho que ver con esta región de Cuba. Mis ancestros, mis bisabuelos, por parte de mi mamá, emigraron de Canarias a Cienfuegos.

“De algún modo, mi carrera como solista comienza allí. Siempre le digo a Miguel Cañellas, que le agradezco a él y a mi amigo Joel Zamora haberme dado la oportunidad de presentarme por primera vez como solista en el Teatro Tomás Terry. Me acompañó Damir Fuentes (Piñata), percusionista, amigo mío y tuyo, Sandra. Nos invita Joel Zamora, que estaba en un curso de verano de Lizt Alfonso, con quien yo trabajaba en aquel momento, y nos dice que iba a hacer el Festival Hispanarte, con el espectáculo España, te siento. Fue en el año ’99; yo tenía 19 años.  Fuimos para allá junto a la cantante Zita Moliákova. Lo recuerdo como una experiencia muy grande. Lo guardo en mi memoria como una anécdota increíble.

Reynier Mariño

“Es así como mi carrera comienza en la ciudad de mi madre, de mis vacaciones, mi segunda ciudad. Uno de los lugares con más arraigo que tiene Cuba en cuanto a tradiciones españolas. A partir de ese festival es que le da la idea a Mailyn, quien sería luego mi primera esposa, de que creara Reynier Mariño y su grupo. Me acuerdo que nuestra primera presentación oficial, con el espectáculo Guitarra Flamenca, fue en la Sala Caturla del Teatro Amadeo Roldán, el día 21 de octubre del año 2000. La segunda presentación se hizo precisamente en el ‘Terry’, porque Cañellas nos dio la oportunidad de presentarnos por primera vez en un teatro en la sala grande. Fue asombroso.

“Desde entonces, el vínculo con Cienfuegos ha sido siempre inmenso en todos los sentidos.  Cada vez que realizo una gira por Cuba, incluyo a esa ciudad. Lo hago por diferentes razones: una artística y otra sentimental. Tocar en Cienfuegos para un grupo de flamenco o de música y danzas españolas en general, es esencial. Hay una acentuación grande de esa cultura debido a la cantidad de españoles que emigraron directamente a Cienfuegos.

Reynier Mariño

“En lo sentimental, porque mi familia es de ahí. Mi madre es de Columbia, un pueblo que pertenece a Congojas, cerca de Altamira, municipio de Rodas. Hay conocidos y amigos de verdad, y en Cienfuegos tengo amigos entrañables.  Entre ellos a ti, Sandra, excelente flautista, conocedora de mi obra, mi amiga desde hace 20 años, y a Joel Zamora. Las anécdotas contigo y con Joel son increíbles; hemos hecho juntos tantas presentaciones, tantos conciertos. Él sin dudas ha sido muy importante dentro de mi carrera, porque me ha marcado de algún modo. Alguien a quien considero realmente como mi familia. Son gente que aprecio mucho. También a Miguel Cañellas, el mayor impulsor de mi carrara ahí.  Y Ana, joven músico a quien quiero como a una hija.

“La verdad es que me da mucha nostalgia siempre que paso por la autopista, porque voy a actuar en cualquier otra parte del país y veo el tren de la entrada de Aguada…recuerdo anécdotas muy lindas; de llamar de improviso a Joel Zamora y él ir a tocar conmigo. Me da una nostalgia tan fuerte, es como si el corazón se me arrugara por querer desviar la guagua o el carro hacia la derecha y que siga para Cienfuegos. Una gran parte de mi obra la compuse ahí. Envío el abrazo más cálido del mundo para Cienfuegos, para esa ciudad que amo desde niño. Es que Cienfuegos está en mi sangre y en mi corazón”.

Gracias nuevamente, Reynier, por tus palabras. Esperemos, cuando los tiempos lo permitan, volver a tenerte por acá, disfrutar de tu talento y amistad.

Reynier Mariño lleva en su alma a la Perla del Sur y desde la distancia sigue añorando estar nuevamente con su público cienfueguero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir