Revenge: culebrón a la americana

Aunque no descienden al nivel de abyección total de las latinoamericanas, las cadenas estadounidenses también fabrican culebrones, de extraordinario nivel de recepción allí como en buena parte del resto del mundo. Dos sucesoras de productos antonomásicos e icónicos de este formato corte Dallas y Dinastía son Empire y Revenge, verdaderos fenómenos de audiencia en los Estados Unidos.

Nuestra televisión proyectó Revenge (2011-2015). Su nombre lo indica (revancha, en castellano), esta es la historia de una venganza; larga en extremo por cierto, dilatada como un acordeón y pasable solo en la apertura. Al terminar de ver sus 88 capítulos hube de cumplir uno de los sacrificios televisivos más notorios de fechas recientes; mas todo sea por el oficio.

Hasta los primeros 22 episodios se podía degustar a la manera de otro de esos placeres culpables, debido en buena medida al magnetismo de la malvada protagónica, la juvenilia imantadora del reparto, formidable trabajo de efectos especiales y la policromía invariable de la puesta. Luego escoró en la segunda, para extraviar un rumbo que retomó con cierto aire en la tercera, mas ya sin el “toque” preciso para hacer algo que, mirado en perspectiva, adquiriese determinado peso final al culminar la cuarta.

La cadena ABC, engolosinada con las ganancias, indicó al creador, Mike Kelley, estirar hasta el infinito el conflicto de esa rubita exterminadora llamada Amanda Clarke (Emily VanCamp), quien se hace pasar por Emily Thorne para penetrar en la mansión de los Hamptons y quitarle del rostro su sonrisa insolente a la villana villanísima de Victoria Grayson (Madeleine Stowe) o a todos quienes intervinieron en la presunta muerte de su padre.

Además del relleno argumental de intrascendencia constante, el principal problema de este melodrama de mucho lujo y estilo pero melodrama sin tapujos al fin, radica en el poco valor concedido a la inteligencia del espectador (toda la estela de falsas pistas, suplantaciones, cambios de identidades, malos extremos y buenos alucinantes sin escala de grises… se abraza a la ridiculez abierta), su galería de personajes absurdos e incoherentes y su batiburrillo genérico que, sin vergüenza alguna, mete en la batidora desde la manipulación lacrimógena más tonta hasta redobles reminiscentes de Karate Kid de juerga con El Conde de Montecristo y Hamlet en versión para estultos.

Sí, la todavía a estas alturas preciosa Madeleine Stowe está perfecta como la malvada Victoria Grayson; no obstante, un solo personaje nunca podrá levantar una serie completa sobre sus hombros.

En medio de la época más rica de la teleficción estadounidense, cuando están iluminando las pantallas de la humanidad francas obras maestras de la pequeña pantalla, Revenge pudiera parecerle un contrasentido a determinados espectadores; si bien, por el contrario, resulta indicativa de un modelo de producción que -en las cadenas abiertas, sobre todo; menos en el cable-, se apega a fórmulas mercantiles bien definidas. La verdad es que por cada genialidad tipo Breaking Bad salen doscientas series corte Empire, Scandal o Revenge. Si no, no hubiera negocio.

Julio Martínez Molina

Julio Martínez Molina

Licenciado en Periodismo por la Universidad de La Habana. Periodista del diario 5 de Septiembre y crítico audiovisual. Miembro de la UPEC, la UNEAC, la FIPRESCI y la Asociación Cubana de la Crítica Cinematográfica

2 Comentarios en “Revenge: culebrón a la americana

  • Julio Martínez Molina
    el 3 julio, 2017 a las 12:22 pm
    Permalink

    Diego, bienvenido tu retorno a la sección. La Stowe ha sido la criatura más preciosa surgida en el cine americano de los ochentipico largos. Quien la recuerde junto a Ed Harris en aquel bote nocturno de Luna de porcelana, se acordará de ese rostro para siempre. Ashley Judd también era una belleza total. Ni una ni otra tuvieron lo que se llama un triunfo en Hollywood. Cumplieron su etapa y los ejecutivos no le perdonaron el paso de los años (no dejes de ver serie FEUD). Ahora la Stowe la ponen de calzo en esta serie menor. Con la Judd ni eso. Saludos, Julio.

    Respuesta
  • Avatar
    el 3 julio, 2017 a las 11:34 am
    Permalink

    Está de truco la Revenge, por más que Madeleine Stowe continúe siendo una excelente actriz, aunque las costuras ya se le vienen notando… Digo, las de las cirugías plásticas.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir