Restauran valiosos mosaicos venecianos del teatro Tomas Terry

1
337
El artista italiano Verdiano Marzi, está a cargo de la restauración de los mosaicos venecianos del Tomás Terry. /Foto: Ismary Barcia

Se alzan sobre el pórtico principal del coliseo. Tres imágenes alegóricas a la tragedia, la comedia y la música, son perceptibles desde los tejados, desde los edificios más altos del centro histórico, legados de la primera mitad del siglo XX, desde las numerosas cúpulas citadinas; resplandecen con el sol del atardecer, desde el Parque José Martí.

Son parte de la imagen icónica de la Cienfuegos del mar…, pero dejarán de serlo por unos meses. Al igual que el teatro que coronan, y que nos privará de los mejores sucesos culturales del país, mientas rehace sus viejas estructuras, paredes, escaleras, plafón, obras de arte…, también sus mosaicos venecianos, en espera del bicentenario de su ciudad.

Alumnos y egresados de la escuela de oficios de la Oficina del Conservador de la Ciudad participan en la restauración de los mosaicos./Foto: Ismary Barcia.

Con fondos gestionados por Cuba Cooperación Francia, los trabajos devolverán el esplendor a uno de los pocos ejemplos de la influencia del arte bizantino en Cuba.

En la acera del teatro, los andamios nos advierten sobre lo riesgoso de los trabajos, pero no develan la paciente obra de cuatro jóvenes cienfuegueros y su maestro, venido expresamente de Italia, para retirar tres joyas de este Monumento Nacional.

Cada fragmento es celosamente depositado en uno de los recintos del coliseo, muestra Bernard Montagne, secretario general de la Asociación Cuba- Cooperación Francia, con más de treinta proyectos ejecutados en nuestras tierras.

Su  más reciente gestión proporcionó “50 mil euros para financiar la restauración de estos mosaicos de la casa veneciana Salviati, colocados para la inauguración del teatro, el 12 de febrero de 1890”.

Desde que iniciara el diagnóstico de las piezas, en 2014, no dejó nada a la eventualidad. En marzo trajo al artista italiano Verdiano Marzi, quien preparó a alumnos y egresados de la escuela de oficios de la Oficina del Conservador de la Ciudad.

In situ realizaron el minucioso calco de la cada pieza, una especie de memoria gráfica para futuras intervenciones.

Luego prepararon la obra, certificaron el andamio, y esta última semana de junio iniciaron el encolado de la superficie a la que impregnan una gasa de algodón puro, que permite retirar sin pérdidas cada fragmento de las valiosas teselas.

“Cada trabajo de restauración es diferente — afirma Marzi—. Aquí, la especificidad era el interés de Cuba Cooperación Francia en colaborar con el pueblo cubano, y en especial los jóvenes cienfuegueros, enseñarlos, y eso me motivó mucho”.

DE LA CAPITAL DEL ARTE DE LOS MOSAICOS A CIENFUEGOS

Desde los nueve años, Verdiano Marzi, se inició en el arte de los mosaicos. Aprendió en su villa natal de Ravenna este complejo lenguaje universal para componer con teselas —pequeñas piezas de rocas, cerámica o  vidrio— imágenes artísticas, figurativas o abstractas, “un lenguaje universal”, como le gusta decir.

“Ravenna es una villa, considerada la capital de los mosaicos paleocristianos bizantinos del primer período cretense, entre los siglos quinto y sexto. Es un arte que ha sido poco reconocido, y valorado, pero que ahora ha renacido”.

“Cuando evalué el estado de las obras en el Terry, recomendé la restauración inmediata porque las piezas tenían un alto grado de deterioro.

“Yo vi el mosaico del centro más deteriorado, pero luego constaté —al compararlo con los otros dos y tocarlos— que las teselas estaban separadas”.

La dirección provincial de cultura, la del teatro, el gobierno local y provincial, la Oficina del Conservador, enumera el artista, han colaborado: “es tanto el interés de las autoridades, afirma, también la logística, la organización… han sido excelentes”.

Cuba Cooperación Francia proveyó materiales y morteros especiales para restituir cada fragmento. Durante la segunda etapa de trabajo, la cual emprenderán de noviembre a enero de 2019, el maestro espera que “los mosaicos queden reconstruidos igual que los originales”.

Por estos días supervisa el retiro y el descenso de las tres grandes piezas, desde los 20 metros de altura, que limpiarán y acondicionarán los muchachos cienfuegueros, a quienes instruyó en espera de su regreso en noviembre próximo.

Entonces iniciará la segunda etapa de la restauración y el emplazamiento a su sitio inicial, nuevamente como remate del pórtico del Tomás Terry, un momento que  planea para enero de 2019, tres meses antes del bicentenario de la otrora villa Fernandina de Jagua.

1 Comentario

  1. Interesante, a través del tiempo el arte se ha expresado a través de diferentes corrientes y artistas con gran talento. Visiten en YouTube lo nuevo de Gabino Amaya Cacho, sus figuras en puntillismo y su mezcla de colores tan particular, disfruten de este estilo de arte.

Dejar respuesta