Rendición extraordinaria | 5 de Septiembre.
mar. Jul 23rd, 2019

Maher Arar fue un canadiense secuestrado por la Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos (CIA) quince años atrás, a quien solo liberaron cuando ya no les quedaba más remedio, sin haber conseguido extraerle información fidedigna alguna que pudiera servir a la “batalla” de Washington contra el terrorismo, habida cuenta la inocencia del hombre acusado injustamente de pertenecer a Al Qaeda. Al salir del entuerto, ya nuevamente en Canadá, el primer ministro le pidió perdón, lo indemnizaron con 10 mil dólares y asunto resuelto. Es el modo de obrar entronizado.

De la historia de este señor de origen árabe, sospechoso infundado de terrorista —una de las tantas, la mayoría oculta, de esos infelices que meten encapuchados dentro de un avión o un buque y los llevan por todo el mundo aplicándole los mil y un tipo de torturas físicas y psicológicas— parte de manera tangencial el guión de Kelley Shane para componer Rendición extraordinaria (Rendition, 2007), superproducción con la cual las mentes más liberales de Hollywood intentaron trasladar a los millones de personas que ni leen periódicos, ni consultan fuentes alternativas, ni mucho menos aprecian documentales de denuncia, lo que está sucediendo hace ya bastante tiempo con este horrible asunto que viola los conceptos del derecho individual y de las naciones, así como todo principio de dignidad humana.

Como en otras películas de lo que ya constituye un subgénero dentro del cine norteamericano más reciente explorado por nombres del calibre de Michael Mann, Steven Soderbergh, George Clooney y hasta un ocasional Spielberg, actores de sólido historial y otros de reciente prestigio, a la manera de Meryl Streep y Alan Arkin en el primer caso; y Jake Gyllenhaal, Peter Saarsgaard y Reese Whiterspoon, en el segundo, son convocados al plató para la puesta en pantalla del realizador surafricano Gavin Hood.

El creador de Tsotsi, la escarizada cinta de 2006 producida en esa nación del continente negro, salta a Norteamérica en virtud de dicho precedente del lauro, para ponerse al frente de este thriller político de presuntas nobles intenciones, pero cuya inicial carga denunciatoria queda totalmente neutralizada por un increíblemente falaz, ingenuo, torpe y enclenque happy-end, el cual difumina casi todo cuanto de verdad pudo haber en su discurso.

Rendition es el término ¿jurídico? aplicable a los secuestros de sospechosos de terrorismo; léase árabes, porque difícilmente habrá un blanco sajón sobrevolando el Atlántico en un avión-centro de torturas -de esos de los que el mundo comenzó a enterarse por el informe de The Washington Post en 2005-, o menos en Guantánamo.

Pues bien, ateniéndose a la inconstitucional letra del rendition, en la trama Anwar El-Ibrahimi (Omar Metwally), ingeniero químico de origen egipcio y residente hace 20 años en Estados Unidos, es detenido en el aeropuerto antes de pisar suelo estadounidense, por ligeras sospechas de que puede formar parte de una red que perpetró un atentado en Egipto, tras detectar en su celular el número telefónico de uno de los supuestos autores.

Su caso será seguido por el novato agente CIA Freeman (Gyllenhaal), quien deberá tomarlo luego de la muerte de su superior en el atentado. A Anwar, que vive harto bien en los EE. UU, con un sueldo de 200 mil dólares al año, buena casa, una esposa (rubia anglosajona, interpretada por la Whiterspoon), un niño y otro por venir, viajes, comodidades…, lo meten en una mazmorra de un sitio innombrado, donde bajo las órdenes de un oficial egipcio y la mirada silenciosa de Freeman recibe la mar de torturas, vejaciones y humillaciones.

Desde Washington, una vieja leona  alto cargo de la CIA (Meryl Streep) no entiende razones cuando Freeman le comunica que, a todas luces, el detenido no sabe nada. “Sin piedad, hasta lograr información”, clama ella.  Pero su subordinado, de a poco, va solidarizándose con Anwar. Tanto que, a la larga, como sus superiores no comprenden y en él debe triunfar la ética, el decoro, la dignidad…, libera al sospechoso, da la nota a la prensa sobre su inocencia, la cual publican en primera plana los periódicos norteamericanos -esos mismos que tanto ayudaron a la administración a su “cruzada” contra el terrorismo- y lo manda de vuelta a casa, donde vivirá por siempre feliz, como Shrek y su ogra Fiona.

O sea: que sí, se expone al gran público casi didácticamente (pero aun así y todo debe agradecerse) el ignominioso método de secuestro sin causa, las detenciones injustificadas, la tortura…, mas lo que la cinta hace con sus manos lo destruye con los pies al ubicar esta emprendedora oveja blanca del noble agente Freeman dentro del mecanismo de poder —y esto es una regla tan invariable en el género como que en la comedia romántica la pareja central se pelee diez veces antes de reconciliarse— quien se opone a la injusticia y hace que prevalezcan por arriba de todo y de todos los acendrados valores morales que hicieron grande a la nación. Pamplina barata.

Pero Rendición extraordinaria  no sólo está lastrada por esta resolución mongoloide, sino además porque su relato pierde organicidad al dispersarse en innumerables subtramas que nada le aportan a su tejido central (el romance de la hija del oficial egipcio con el combatiente de la resistencia, el ejemplo mayor);  de manera que cuando Hood va a atar todos los cabos para arribar al desenlace es lastimoso el “picotillo” de la edición para que todo quede como Dios manda, lo que al final no sucede.

Todo un fracaso en la taquilla norteamericana, donde no sobrepasó los diez millones de recaudación, en lo que supuso grandes pérdidas a su estudio, los creadores del filme -sabedores que al norteamericano promedio, embebido en su mundo onírico de televisión basura, cerveza, basket y el porno del sábado, ha sido condicionado psicológicamente para que le importe un pepino asuntos tales como los aquí ventilados-, introducen la carta de la esposa embarazada de Anwar, quien, sufridoramente, lucha con sus menudos brazos contra los inmensos tentáculos del kraken de la CIA para que liberen a su amado y le garanticen el derecho a habeas corpus.

Eso le añade al largometraje un componente emotivo necesario —y además, resulta elemento irrecusable a la hora de agitar la fórmula narrativa de este tipo de proyectos—; al tiempo que le permite a Hood darle aire al personaje de la Streep, por cuyos tan bien pronunciados y actuados diálogos de cinismo de antología de estos momentos de la historia ya puede verse bien un filme igualmente meritorio en alguno de sus apartados técnicos. Parcela en la cual sobresale, a no dudarlo, el trabajo del fotógrafo australiano Dion Beebe (Colateral, Chicago), quien consigue captar magistralmente con su lente el calor y el color del espacio geográfico y el medio descritos.

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles