Refuerzos y desechos - 5 de Septiembre.

Refuerzos y desechos

Prometedoras figuras como el santiaguero Lionard Kindelán necesitan jugar lo más posible. /Foto: Internet

Este fin de semana las miradas de todos los seguidores del béisbol en nuestro país estarán dirigidas hacia Pinar del Río, territorio que por méritos propios recibió la sede del Juego de las Estrellas.

Pero de seguro, más allá de pruebas de habilidades y enfrentamientos entre luminarias del pasado y el presente, lo más esperado es la selección de los refuerzos que pasarán a formar parte de los equipos clasificados a la fase decisiva de la Serie Nacional de Béisbol, la cual ha sido anunciada para la noche del próximo sábado.

Cinco serán los elegidos por cada plantel, por lo que 30 jugadores continuarán por ahora su accionar en el actual certamen. Y una vez más surge la polémica que acompaña al actual sistema de competencia del espectáculo beisbolero. ¿Cuántos peloteros, varios de ellos con un futuro promisorio, cuelgan los spikes hasta la próxima campaña?

Les propongo (aunque no soy mago para conocer nombres ni intereses de cada director) un ligero repaso de aquellos que pudieran cambiar de traje, y otros muchos para los cuales se acabó la competencia.

Varios nombres, debido a su rendimiento, tienen asegurada su presencia en la “bolsa” de candidatos. Entre los bateadores ahí figuran, entre otros, el cienfueguero Juan Miguel Soriano, el camagueyano Leonel Segura, el guantanamero Leonelkis Escalante, el holguinero Yunior Paumier, los “piratas” Luis Felipe Rivera y Dainier Gálvez, los mayabequenses Michael González, Dennis Laza y Orlando Lavandera, y los espirituanos Frederich Cepeda, Yunier Mendoza y Orlando Acebey.

Desde la lomita sobresalen los nombres de Luis Ángel Gómez (Holguín), Pedro Agüero (Guantánamo), Wilber Pérez, Danny Aguilera (Isla de la Juventud), José Norbelis Betancourt (Mayabeque), Ulfrido García, Alberto Bisset, Danny Betancourt, Alaín Delá (Santiago de Cuba), Yoen Socarrás, Yamichel Pérez y Ángel Peña (Sancti Spíritus).

Aunque no rindieron lo esperado o jugaron bien poco, nadie duda que entre los elegibles aparezcan el “elefante” Yusniel Ibáñez, los agramontinos Humberto Bravo y Alexander Ayala, el pinero Michel Enríquez, el indómito Edilse Silva, los “sabuesos” Yordan Manduley, Wilson Paredes y Carlos Alberto Santiesteban y el “gallo” Eriel Sánchez.

Otros pudieran estar en la preferencia de los técnicos, pero muchísimos serán los que, luego de una buena campaña, queden a la espera de un nuevo año. Veamos el siguiente listado. Daniel Pérez Pérez, Bárbaro Rodríguez, Dany Pérez, Carlos Damián Ramírez, Adrián Bueno (CFG); Leonel Moa Jr., Yosbel Pérez, Jorge Cardosa, Yanmichel Flores, Yariel Rodríguez, José R. Rodríguez, Yosimar Cousín, Dariel Góngora (CMG); Daikel Manso, Andrés de la Cruz, Robert Luis Delgado, Maykel Preval (GTM); Franklyn Aballe, Raudelín Legrá, Geydi Soler, Nelson Batista, Pedro Almeida, Noel González, Oscar López, Edward Magaña (HOL); Jordanys Acebal, Gerardo Casí, Rubén Soto, Eliseo Rojas, Alberto Calderón, Yunier Gamboa (IJV); Alexander Pozo, Edain Román, Dariel Oliva, Pedro León, Yadián Martínez (MYB); Rodoleisi Moreno, Duniesky Barroso, Yohannys Hernández, Yanielquis Duardo (SSP)…

Párrafo aparte merece Santiago de Cuba, cuyo equipo estuvo integrado prácticamente por los muchachos que ganaron la corona en la más reciente Serie Nacional Sub-23. Y resulta muy probable que no vean más acción Gelkis Jiménez, Ricardo Ramos, Dasiel Sevila, Yoelquis Guibert, Sergio Barthelemy, Yery Martínez, Florencio Maletá, Carlos Font, Digney Arévalo, José Carlos Barbosa y Yoendris Montero. ¿Casi nada, verdad? Sumemos a ello los atletas que quedarán tras las subseries de comodín, las cuales se efectuaban al cierre de esta edición.

En resumen, casi 300 peloteros recesarán hasta la venidera campaña, y mientras en el mundo la premisa es jugar, jugar y jugar, acá la competencia de muchos se limita (para los agraciados con la titularidad) a apenas unos 40 desafíos.

Durante el primer encuentro entre Granma y Villa Clara en su porfía por incluirse entre los seis de vanguardia, uno de nuestros comentaristas de la televisión nacional daba su voto por la incorporación a la “bolsa” de los jugadores cubanos que cumplen contratos en el exterior. Específicamente defendía al pinero Leonardo Urgellés, bajo el argumento de que “estos peloteros tienen que seguir jugando”. ¿Acaso no es necesario también darle juego al santiaguero Lionard Kindelán, uno de los mayores prospectos cubanos en materia de fuerza, precisamente en tiempos donde los sluggers brillan por su ausencia?

Diversas fórmulas se barajan, desde la disminución del número de equipos hasta eventos “selectivos” donde se concentre la calidad. Sea la que fuere, lo que es indiscutible es la necesidad de que nuestros peloteros jueguen, jueguen y jueguen.

Yusniel Ibáñez pudiera volver a vestir la chamarreta de otra selección./ Foto: Internet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *