Recuerdan en Cienfuegos participación femenina en sucesos de Girón

0
311
Durante el encuentro, rindieron homenaje a la destacada combatiente de la clandestinidad, educadora y dirigente de la FMC y del Partido Lutgarda Balboa Egües, jefa de ese Batallón. /Foto: Efraín Cedeño

El implacable, el tiempo, hace lo suyo y hoy ya no puede contarse en su totalidad la nómina de quienes compusieron el Batallón Femenino de las Milicias Nacionales Revolucionarias en Cienfuegos. Pero todavía otras cuentan la historia y, junto a las que ya no están, componen un grupo singular, cuya acción encomiable durante los sucesos de Girón le granjea un lugar de honor en la memoria colectiva.

Reunidas otra vez, como cada abril, con combatientes, integrantes de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC) y jóvenes oficiales y sargentas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), las muchachas de entonces, ahora adultas mayores, encontraron la ocasión para rememorar aquellos instantes en los que su compromiso y arrojo fueron las mejores armas para defender la incipiente Revolución cubana.

En nombre de todas, tomó la palabra María Margarita Rebollido Guzmán y rememoró cómo, al llamado de Fidel, un gran número de cienfuegueras con solo 15, 16, 17, 18 años se unieron a las Milicias y jugaron un papel decisivo cuando los sucesos de Playa Girón.

Margarita Rebollido Guzmán rememoró las acciones del Batallón Femenino de Cienfuegos./Foto: Efraín Cedeño

“Realizábamos guardias para proteger transformadores eléctricos, gasolineras, centros de trabajos e instituciones estratégicas de la ciudad. También nos encargábamos de patrullar la zona costera de Rancho Luna y de detener a contrarrevolucionarios.

“Tuvimos que hacernos de valor para cumplir esas misiones, pero habíamos sido preparadas. Cuando aconteció el ataque mercenario, nos ocupamos en limpiar fusiles, y fueron esos fusiles los que llevaron los hombres al combate. También asumimos la tarea de curar heridos y de enfrentar a los enemigos. Fueron momentos muy duros, pero contábamos con una buena preparación y habíamos sido formadas en una recia disciplina, la cual mantenemos hasta el día de hoy”, contó María Margarita.

Para José Arce Masó, de la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana, encontrarse con esas valerosas cienfuegueras resultó un privilegio, pues ellas, desde los primeros tiempos posteriores al triunfo, dieron muestras de que con las mujeres se podía contar. “La victoria de Girón le pertenece también al Batallón Femenino de Cienfuegos”, dijo.

La ocasión ofreció el contexto para el homenaje a la destacada combatiente de la clandestinidad, educadora y dirigente de la FMC y del Partido Lutgarda Balboa Egües, jefa de ese Batallón.

Dejar respuesta