Realizan en Cienfuegos acciones en pos de la inocuidad alimentaria

0
720
Cienfuegos emprende prácticas en pos de la inocuidad de los alimentos. /Foto: Yuliet
Cienfuegos emprende prácticas en pos de la inocuidad de los alimentos. /Foto: Yuliet

Garantizar la inocuidad de los alimentos y así lograr un escenario de confianza, transparencia a la par de promover la competitividad supone un enorme reto para el sector alimentario en Cuba. En consonancia con esa urgencia, especialistas de la Unidad Territorial de Normalización (UTN) en Cienfuegos desarrollan desde 2017 un programa de capacitación dirigido a autoridades sanitarias, personal de la producción primaria, la industrial, almacenamiento y transportistas.


Al finalizar el año, habían recibido instrucciones en dicha materia más de 500 personas de unos 70 establecimientos pertenecientes a 29 entidades, informó Rafael Bernardo González Tapia, jefe de grupo de Normalización y Calidad en la UTN.

La inocuidad de los alimentos, precisó, implica que estos no causarán daño al consumidor cuando se preparan o ingieren de acuerdo al uso previsto. De ahí la importancia de capacitar a los diferentes actores de la cadena alimentaria.

Entre los factores que contribuyen a los posibles riesgos en alimentos, dijo, figuran las prácticas agrícolas inadecuadas, la falta de higiene en todas las fases de la cadena alimentaria, la usencia de controles preventivos, utilización inadecuada de productos químicos, contaminación de materias primas, los ingredientes y el agua, almacenamiento inadecuado y la transportación.

El territorio centrosureño cuenta ya con tres empresas certificadas con los Sistemas Integrados de Gestión de la Calidad y de Inocuidad Alimentaria: Empresa Pesquera Industrial Cienfuegos (Epicien), Empresa de Servicio a Trabajadores de la Construcción y la Unidad Empresarial de Base Ciego Montero.

Según explicó el especialista, más de 250 enfermedades transmitidas a través del agua y los alimentos contaminados causadas por microorganismos y sustancias químicas se reportan en la cadena de producción, transporte y consumo y más del 40 por ciento de las víctimas son menores de cinco años.

Además de los problemas de salud, el deterioro de los alimentos ocasiona pérdida, puede tener un impacto negativo en el comercio al dañar la confianza de los consumidores. De ahí la importancia de tal accionar en virtud de la inocuidad alimentaria, el cual responde también a las directivas del Codex Alimentarius, un organismo internacional integrado por la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (Fao, por sus siglas en Inglés) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), de la cual Cuba es integrante.

Dejar respuesta