Puerto de Cienfuegos: el vuelo del moscardón

La Empresa de Servicios Portuarios del Centro (Puerto de Cienfuegos) posee su base clave de operaciones en la Perla del Sur, donde son movidos sus volúmenes mayoritarios de cargas; pero también forman parte de la estructura la Unidad Empresarial de Base de Palo Alto, en Ciego de Ávila y estructuras análogas en Caibarién, Santa Clara, y Casilda, Santi Spíritus.

En este —uno de los tres puertos más importantes del país—, aunque el fortalecimiento del bloqueo imperialista ha contraído el rango de exportación e importación, se previó un volumen anual de operaciones de 851 mil 400 toneladas que en la práctica resultó mayor, pues el sobrecumplimiento fue del 110 por ciento.

Entrar a las grandes naves de este emporio económico es asistir a una ópera de esfuerzo, sudor y resultados. Con el mismo frenético ritmo del vuelo del moscardón, nada ni nadie se detienen acá, a través de ciclos de operación continua demandantes de la participación de muchos brazos.

Walter Castellano Castro, director general del enclave, comparte a 5 de Septiembre que entre las razones de la superación del compromiso productivo fijado, figura el trabajo de cabotaje y algunas áreas de la exportación.

Teníamos concebido un nivel de exportación de clínker que no se pudo efectuar, porque no fue producido en la Fábrica de Cemento Cienfuegos; no obstante, y como contrapeso, sobrecumplimos el plan de exportación de azúcar a diferentes mercados”, explica.

En los impresionantes espigones ubicados en la Zona Industrial de Cienfuegos, los portuarios manipulan, entre otros productos, arroz, pollo congelado, cemento, papa de semilla y la materia prima utilizada por la recientemente inaugurada Fábrica de Fertilizantes Nitrogenados NPK.

Paradigma de encadenamiento productivo, desde el puerto no solo tributan a dicha entidad de relieve estratégico nacional, sino además, a la mayoría de las grandes industrias aglomeradas en este segmento económico clave del centro del país, afirma Castellano.

Walter Castellano Castro, director general del enclave: “Desde aquí tributamos a todos los grandes objetivos económicos de la Zona Industrial de Cienfuegos”. /Foto: Julio

Walter Castellano Castro, director general del enclave: “Desde aquí tributamos a todos los grandes objetivos económicos de la Zona Industrial de Cienfuegos”. /Foto: Julio

Es un pulmón que oxigena a la Zona Industrial”, remarca.

El director del enclave manifiesta que este se ha convertido en un puerto granelero, en tanto sus líneas cardinales son la importación y exportación de soya, maíz y azúcar a granel: sus tres productos líderes.

Es la de la Perla del Sur una rada que halla entre sus fortalezas contar con un centro de carga y descarga dentro de sus instalaciones (no todas poseen tal ventaja). “Se implantó aquí de forma experimental y resultó muy favorable, porque aumenta la eficiencia, y disponemos del personal y del equipamiento para sacarle el máximo”, sostiene el entrevistado.

En la Empresa de Servicios Portuarios del Centro existe una plantilla laboral fluctuante, la cual bascula de los 400 a los 700 braceros, en dependencia del volumen y el tipo de mercancías que arribe.

Inversiones a investigación científica en pos de mayor eficiencia

El recién concluido año tuvimos un plan de inversiones de 724 mil pesos, incluyente de un almacén a cielo abierto, en fase de terminación. Esto brinda capacidad y nos prepara para, en un plano ulterior, potenciar el mercado de contenedores: las condiciones creadas son muy favorables”, estima Walter.

Ahora crean las bases para la construcción de otro almacén, este techado, en procura de nuevas capacidades de almacenamiento y de tener la posibilidad de que, de abrirse nuevamente en un futuro el mercado de cruceros, destinar al crucerismo parte del área ahora dedicada a otras tareas.

Como parte del proceso inversionista, se adquirió un montacarga. Hoy estamos en mejores condiciones respecto al equipamiento que en años atrás; no obstante, parte del mismo resulta obsoleto. Y ahí resulta esencial el trabajo de los innovadores y racionalizadores: muchos de los equipos se mantienen trabajando gracias a la inventiva y al ingenio de estos hombres, quienes trabajan en nuestros talleres aportando soluciones”, subraya.

Lea también || “No me veo trabajando en otro lugar que no sea el puerto”

En el actual minuto, en el puerto se encuentran en el desarrollo de la campaña azucarera. En pos de ello, las diferentes plantas fueron sometidas a mantenimiento, pintura y limpieza de los conductores y transportadores.

Es un trabajo arduo de largos meses; el ejemplo más reciente fue el de la pasada zafra, cuando el puerto de Cienfuegos fue el que más tiempo permaneció en las faenas de la exportación del dulce, que finalizó justo en octubre de 2019”, dice.

El funcionario remarca el esfuerzo manifestado por cambiar los métodos tradicionales de trabajo y de gestión, y garantizar un puerto cuya actividad diaria pueda compararse con las mejores prácticas del mundo.

Aunque en no todos los casos lleguemos a la excelencia —debido en buena medida a las limitaciones de recursos— sí debemos trazarnos como meta la excelencia; por eso trabajamos fuertemente en el vínculo con la Universidad de Cienfuegos y en pocos días firmaremos un convenio oficial con la casa de altos estudios. Pretendemos nutrirnos, en lo adelante, de esos estudiantes que vendrán a hacer trabajos de diploma aquí”.

La Empresa de Servicios Portuarios del Centro es una entidad destacada a nivel nacional en el trabajo de innovación científica, y de seguro, esa labor conjunta con la Universidad que está a punto de comenzar redoblará el alcance y la significación de dicho quehacer.

Julio Martínez Molina

Julio Martínez Molina

Licenciado en Periodismo por la Universidad de La Habana. Periodista del diario 5 de Septiembre y crítico audiovisual. Miembro de la UPEC, la UNEAC, la FIPRESCI y la Asociación Cubana de la Crítica Cinematográfica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir