Psicología en directo: niveles de funcionamiento humano

0
798
Aunque es cierta la existencia del nivel normal, todos hemos experimentado comportamientos enmarcados en los otros niveles./Foto: Internet

Los distintos niveles de funcionamientos humanos resultan un tema apasionante y cuestionado a la vez. Fundamentalmente desde la perspectiva clínica de la psicología y tras varios años de investigaciones, se llegó a un consenso en cuatro niveles de funcionamientos generalizados:

1.- Nivel de funcionamiento neurótico.

2.- Nivel de funcionamiento psicótico.

3.- Nivel de funcionamiento deficitario.

4.- Nivel de funcionamiento sociopático. El orden otorgado no responde a un patrón establecido, aunque sí metodológicamente resulta más cómodo al momento de su comprensión.

La neurosis es claramente una enfermedad psicológica, ahora bien, su caracterización sobre la base de sus expresiones conductuales genéricas son las que matizan este nivel de funcionamiento. El individuo afectado está sujeto a vivenciar una serie de sentimientos negativos que repercuten en su quehacer diario: la angustia, el sufrimiento, sentimientos de culpa, cambios humorales e insomnio se hacen presentes, destacando como síntoma capital la ansiedad. Importante señalar que los neuróticos por lo general no van a perder el contacto con la realidad; además, solicitan ayuda especializada y apoyo de familiares y amigos para lograr salir de este estado. Algunos especialistas han llegado a asegurar que todos en algún momento de nuestras vidas somos neuróticos.

El nivel de funcionamiento psicótico es uno de los estados más tristes, pues a diferencia del anterior, se pierde el contacto con la realidad, aparecen las alucinaciones, tanto auditivas como visuales, las ideas delirantes y alteraciones motoras de varios tipos. La esquizofrenia es una de las enfermedades propias de este grupo, siendo llamada “el cáncer de las enfermedades mentales” por su efecto devastador de forma generalizada. El nivel psicótico también se hace presente en personas con conductas autodestructivas; consumir drogas y alcohol en principio, por su efecto, altera la conciencia, aunque pasado un tiempo su secuela es tal, que ya sin el consumo de estas sustancias puede padecer algún tipo de demencia.

La representación social de este nivel de funcionamiento está sujeta a valoraciones “ligeras” de la población, que en ocasiones ve como verdaderos “ataques” el momento del ingreso, sin pensar que el paciente no es responsable de su integridad ni la de sus allegados. Cuando hablamos del nivel deficitario, hacemos referencia a personas que por una condición determinada, la cual puede ser congénita o adquirida, necesitan de otros para su mantenimiento y desarrollo tanto psicológico como social. El nivel más cuestionado de funcionamiento es el sociopático, encerrando a trastornos antisociales y psicópatas, los primeros con desajustes sociales directamente manifiestos y por lo general enfrentado a otros antisociales; los segundos (más peligrosos) con aparente ajuste a las normas, aunque en realidad manipulan y comprometen en contra de su voluntad la integridad de quienes someten.

Desde la visión clínica se habla de estos cuatro niveles, aunque cierto es que existe el nivel normal, al cual los más conservadores llaman “supuestamente normal”, pues como todos debemos saber, siempre tenemos una pizca de los otros niveles, algo que no nos debe asustar, pues son un ingrediente necesario que dan colores a nuestra existencia. El saber controlarlos o superarlos es el verdadero secreto de la vida… Piénsenlo, piénsalo.

Marlon Frank Espinosa Requesens (psicólogo)

Dejar respuesta