Proyecto Conectando Paisajes: equilibrio respetuoso entre el hombre y la naturaleza

Las montañas de Guamuhaya recuperan la profunda riqueza de sus bosques. Lentamente, el daño causado por la acción del hombre comienza a revertirse; eso afirman los expertos cienfuegueros.

Durante el último lustro, especialistas de toda Cuba han trabajado en el proyecto denominado Un enfoque paisajístico para conservar ecosistemas montañosos amenazados, o como prefieren llamarlo de forma abreviada, proyecto Conectando Paisajes.

Financiada por el Fondo para el Medio Ambiente Global (GEF) a través de la agencia implementadora del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), la iniciativa se extiende a cuatro áreas montañosas de la geografía cubana: Guaniguanico, Guamuhaya, Bamburanao, y Nipe-Sagua-Baracoa.

Las autoridades medioambientales cienfuegueras tienen a su cargo la intervención en la porción del Macizo de Gumuahaya perteneciente al territorio de la provincia.

En las aguas del Río Cabagán, uno de cuantos bajan desde el “Guamuhaya” al Mar Caribe entre las ciudades de Cienfuegos y Trinidad, constataron los observadores locales, y de instituciones científicasnacionales, evidencias de cierta recuperación.

La coordinadora del proyecto en Cienfuegos, Rebeca Vanegas, asegura que “en el primer monitoreo, en 2018, dio bastante alterada la calidad de las aguas del río Cabagán;en el último, que hicimos este año, se pudo observar una mejoría en la calidad en las aguas.

“Las divisiones que tienen los espacios naturales son los ríos y otros cuerpos de agua. Según el nivel de contaminación, el agua te va diciendo si los manejos de los ecosistemas y de la cuenca en general, van bien o mal; por la sedimentación, por la cantidad de fertilizantes y químicos empleados en la agricultura y por otras múltiples causas”, explica la especialista.

La especialista del CITMA, Rebeca Vanegas, coordina el proyecto Conectando Paisajes para el territorio de Cienfuegos.

Por su capacidad natural para recoger los escurrimientos de la cuenca hidrográfica del mismo nombre, el río Cabagán ha revelado que los manejos medioambientales, aguas arriba, han comenzado a cambiar.

“Como parte del proyecto tenemos una atención a las fincas productoras de café y las forestales integrales. Hemos ubicado determinadoequipamiento en estos sitios”, afirma la coordinadora de “Conectando Paisajes” para el territorio de Cienfuegos.

Agrega Vanegas que, como estrategia, “nunca vamos a eliminar estas unidades productivas por lo necesarias que son para la economía del país; así que si las orientamos para que tengan estilos de manejo más favorables con el medio ambiente y los recursos naturales como el agua y el suelo, se favorecen los ecosistemas y el medio ambiente en general”.

En estas unidades, algunas de las principales acciones priorizan la protección de los suelos y la recuperación de especies forestales autóctonas de la zona montañosa

Hasta hoy, se ha logrado la recuperación de árboles nativos altamente amenazados, como nogales del país, roble, la jurabaina, la yamagua, el chicharrón, el piñón espinoso, el anoncillo, el zapote culebra, eljagua y la vigueta.

“Hasta el momento, se han introducido como sombra de café, diez especies autóctonas amenazadas. Esto responde a un proyecto provincial que tiene el Jardín Botánico de Cienfuegos que se nombra Flora Amenazada y que hace sinergia con el nuestro”,  puntualiza la experta.

“Cuando comenzamos el proyecto teníamos una línea base de 109 nogales del país en la montaña. Ya hoy tenemos plantados 246.

“Por ejemplo, en el banco de semillas de café, en el asentamiento de Mayarí, donde se habían perdido estas especies, se han plantado unas 50. Eso para nosotros es un resultado significativo; además,tiene una supervivencia muy alta.

“Otro resultado radica en el montaje de un aula de capacitación que abre un camino hacia la formación más integral de estudiantes del centro educativo Armando Mestre Martínez. La intención es que esta se convierta en el epicentro de una red educativa que abarque fincas, unidades productivas y comunidades vinculadas al proyecto Conectando Paisajes.

“Por su ubicación y condiciones, lo elegimos para establecer ahí el aula de educación ambiental para la montaña cienfueguera, acota la representante del CITMA. Queremos que funcione como red, porque tiene un convenio con el banco de semillas para la preparación de los estudiantes, pero también está cerca la estructura administrativa del área protegida Cueva Martín Infierno, y tenemos también un poco más arriba el área protegida Pico San Juan”.

El Centro Mixto Armando Mestre Martínez forma jóvenes en la especialidad de Agronomía. “Tenemos al estudiante más integrado a los programas medioambientales y a lo que hoy el país está pidiendo”, concluye la especialista.

Los principales problemas ambientales a los que actualmente se enfrenta Cuba, tienen su origen y en gran medida su dimensión, en las formas inapropiadas en que han sido explotados sus recursos naturales; las limitaciones e insuficiencias con que enfrentó el proceso de industrialización y la inadecuada producción agrícola y pecuaria.

Expertos de las provincias de Cienfuegos, Villa Clara y Sancti Spíritus, que intervienen en el proyecto Conectando Paisajes, han presentado ya a las autoridades de estos territorios una propuesta de ordenamiento territorial y ambiental del macizo montañoso deGuamuhaya.

El paso final de esta iniciativa, que busca la conservación de los ecosistemas, la protección de la biodiversidad y los recursos naturales en general, apunta hacia la creación de un corredor biológico entre las áreas protegidas Pico San Juan y Topes de Collantes.

Ese segmento experimental está localizado en territorio cienfueguero.

“Ese corredor piloto incluiría los asentamientos Centro Cubano, Charco Azul, Plan Semilla, Cien Rosas… Cuatro Vientos se vincula porque precisamente allí, tenemos ya comprado por el proyectouna despulpadora ecológica instalada en la Empresa Despulpadora de Café, de esta comunidad. Ese es otro resultado y uno importantísimo, porque disminuye los consumos de agua y energía eléctrica, a la vez que reduce casi totalmente la emisión de residuales líquidos”, precisa la experta.

Los corredores biológicos constituyen una experiencia aplicada mundialmente para proteger áreas de gran valor natural. El de Pico San Juan-Topes de Collantes, sería el primero de su tipo en Cuba y permitiría aplicar políticas de protección medioambiental y estrategias de manejos de las especies amenazadas, al amparo legal de un cuerpo legislativo.

Guamuhaya, la denominación de este macizo montañoso se deriva del arahuaco, la lengua de los primeros habitantes de Cuba; significa fuente o nacimiento.

De cumplir sus objetivos, el proyecto Conectando Paisajes contribuiría a que se retomen los valores originales de ese significado, y vuelvan a ser las montañas del Guamuhaya fuente o nacimiento de la vida en el centro sur de Cuba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir