Proyección vs. Crítica

Aunque quizás a muchos nos resulte complicada la economía, esta sociedad tiene claro que de su dominio depende también el progreso, a pequeña y gran escala. Andrés Martínez Ravelo siente una pasión inexplicable por el tema, por su función de director provincial de Economía y Planificación, y el interés al explicar detalladamente, parece estar en el lugar indicado, como si hubiera nacido específicamente para ello. Sin embargo, me dice, prefiere dejar de escuchar sobre negligencias, indisciplinas o falta de control; precisa proponer soluciones, encender el bombillo de la creatividad, dejar de “esperar inertes al borde del camino” para moverse a la acción.

El optimismo de Martínez Ravelo parte, en principio, de las nuevas facultades de los gobiernos (Consejo de Administración) municipales para la planificación y de la contribución territorial para el desarrollo local, según la cual todas las entidades bajo su jurisdicción entregan el uno por ciento, en la moneda en que crean su riqueza, para inyectarlo al presupuesto.

“Debemos aprender a utilizar las posibilidades que se nos den —explica—, porque no hacemos nada con tenerlas y no saber qué hacer con ellas. Hace dos años comenzó por dos municipios: Lajas y Rodas, solamente contribuían de forma experimental, el año pasado se hizo extensivo al resto.

“En Cienfuegos ya vamos por 28 millones de pesos recogidos, pero solamente después de cumplidos los compromisos se puede utilizar el excedente. Ya para el 2017 los gestiona completamente el gobierno, los pone a disposición del impulso del territorio, pero eso hay que prepararlo, ¿dónde está el constructor? ¿Dónde está el portador energético? ¿Dónde están los materiales? ¿Dónde está el asfalto? Cuestiones a ordenar a largo plazo”.

Traducir sus palabras en ideas prácticas solo es posible a partir de los múltiples elementos demostrativos en su conversación. Cuando habla del Congreso del Partido, me aclara “varias coyunturas no llevaron a la planificación anual y hoy tenemos un umbral mayor, de más de 10 años. Están aprobados los sectores y ejes estratégicos, faltan por definir los indicadores; ¿qué queremos?, adelantarnos al proceso y formular una estrategia, para enfrentarnos a problemas que hoy son acuciantes.

“Ya Lajas y Rodas tienen su plan integral de desarrollo, que también necesita perfeccionarse, y todos los municipios tendrán el suyo. El propósito es lograr el progreso de la economía, con carácter armónico y proporcional, y eso no se logra de un día para otro. Buscamos trazar estrategias.

¿Qué papel juega la Asociación Nacional de Economistas de Cuba (Anec)?

“Ahora mismo estamos inmersos en la capacitación. Quienes estamos participando en el proyecto pertenecemos de la Anec, incluso desde el punto de vista estratégico ha sido muy pertinente, el vínculo es muy estrecho, porque para esto necesitamos el concurso de todos los economistas, y de aquellos que, sin haberlo estudiado como carrera, se han afiliado”. Quizás habla por él mismo, ingeniero devenido en profesional de esta otra rama.

La temporada de pichones con picos abiertos ya terminó, lo tiene en claro este directivo, cuya propuesta sería: una visión territorial de la economía y un desarrollo endógeno, conectada pero sin depender de la proyección nacional. “Todo cuanto se pueda hacer con los recursos propios de cada localidad, buscando mayor autonomía en la gestión de los gobiernos”.

¿Y donde no existan industrias o empresas significativas?

“Hay un problema estructural en Cienfuegos y es el desarrollo monocéntrico, donde la cabecera provincial ha ganado preponderancia sobre el resto. La solución es analizar las potencialidades tangibles e intangibles de cada municipio, eso parte de un diagnóstico, no puede ser improvisado. ¿Cuáles son sus riquezas? Primero las culturales.

“No podemos pensar que mañana el país va a venir con una gran industria, sino, por el contrario, debemos proponer proyectos con nuestros recursos, sin dejar de reconocer cómo hay cosas que dependen de una ayuda externa (como por ejemplo los proyectos de colaboración). En todo esto la preparación es indispensable y, por consiguiente, el vínculo con la Anec”.

¿Cómo entra el sector no estatal en estas proyecciones?

La forma de gestión no estatal es hoy un actor económico muy importante en Cuba, porque el 20 por ciento de los ingresos al presupuesto del estado lo constituyen estos trabajadores, de donde se destinan millones de pesos para la educación, para la salud, etc. Además, deben encadenarse con las formas estatales de producción”.

Impactos: 57

Rosa M. Díaz Hernández

Rosa M. Díaz Hernández

Lic. Periodismo Graduada de la Universidad Central Marta Abreu de Las Villas 2012

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Compartir