¿Cómo proteger nuestra salud mental durante la pandemia de Covid-19?

Escrito por Rafael Armas Moya*

Estamos en medio de la pandemia, eso lo sabemos todos. Llevamos nueve semanas desde que se decretó la alarma en nuestro país. Hemos puesto nuestra vida en “pausa”, pero lo peor, y muchos se hacen la pregunta, es ¿cuánto tiempo más va a durar esto? Y la respuesta es: nadie lo sabe.

Hemos cambiado todas nuestras prioridades. Hemos sido sujetos y objetos del cambio, ese fenómeno que nos ocurre todos los días, de una forma u otra, con mayor o menor impacto. En pocos días nos hemos dado cuenta de lo vulnerables que somos.

Como seres humanos somos confiados, optimistas, y solo nos acordamos de la salud, cuando enfermamos, y nos percatamos de la felicidad, cuando surgen problemas.

Los procesos de cambio son difíciles para los seres humanos, pues aunque los cambios son frecuentes, normales y continuos, nunca estamos preparados para ellos, y como fenómenos normales que son, de todas formas, estemos o no preparados, ellos llegan.

Pero lo importante de todo esto no es ponernos a llorar o lamentarnos, sino cómo reaccionamos ante los cambios, qué hacemos, qué conductas asumimos y cómo nos comportamos. En medio de las crisis es cuando tenemos la oportunidad de mostrar de qué somos capaces.

Distancia y cercanía son elementos de un mismo fenómeno, y hoy necesitamos estar distantes físicamente, pero cercanos emocionalmente.

Ser positivos es algo que se contagia mucho más que el virus. Nuestro gobierno nos está pidiendo una necesaria actuación: ser responsables y solidarios. Quedarse en casa, esa es la consigna, pero más que eso, es una necesidad imperiosa. Quedarse en casa se dice fácil, pero es muy difícil.

Los aspectos psicológicos son fundamentales en la vida de los seres humanos y mucho más en situaciones de peligro, de desastres, de pandemias. Hay toda una serie de ideas, pensamientos, conductas, actuaciones, que suelen ser totalmente diferentes en cada persona.

El miedo a que todo se salga de control y a ser incapaz de tolerar la incertidumbre son características comunes de muchos trastornos de ansiedad. La crisis provocada por el nuevo coronavirus ha sumido al mundo en la incertidumbre. Aunque preocuparse por las noticias es comprensible, en muchas personas esto puede empeorar problemas de salud mental ya existentes.

¿Cómo proteger nuestra salud mental durante la pandemia de la Covid-19?

Primero que todo, tenemos la suerte, el privilegio de vivir en este país, que aun con carencias y dificultades, posee un sistema de salud que garantiza a todos por igual una gran seguridad. Tenemos la preocupación constante de nuestro gobierno por la salud del ser humano, poniéndola por encima de los bienes materiales y/o económicos.

Otra ventaja de la cual disponemos es la confianza y seguridad que ofrece la información confiable, oportuna y veraz, y eso no es así en la mayor parte de los países que hoy sufren esta pandemia.

Hay varios consejos que podemos ofrecer para ayudar en esta situación en la cual estamos viviendo.

➡️Limita el flujo de noticias y ten cuidado con lo que lees.

➡️Elige un momento específico para leer noticias. Limita la cantidad de tiempo que pasas leyendo o mirando cosas que no te hacen sentir mejor.

➡️Hay mucha desinformación circulando, por eso debes mantenerte informado a través de fuentes confiables de información, como sitios web del Gobierno e instituciones públicas de salud.

➡️Asegúrate de que tienes los números de teléfonos y direcciones de correo electrónico de las personas que te importan.

➡️Trata de lograr un equilibrio entre tener una rutina y asegurarte de que cada día sea un poco diferente.

➡️Reconoce y admite la incertidumbre que te viene a la mente.

➡️No reacciones como lo haces normalmente. No reacciones en absoluto. Haz una pausa y respira.

➡️Repítete cuál es la preocupación que te está afectando y que una aparente necesidad de certeza no es útil ni necesaria. Se trata solamente de un pensamiento o sentimiento. No creas todo lo que piensas. Los pensamientos no son declaraciones ni hechos.

➡️Despídete de algunos pensamientos y sentimientos. Pasarán. No tienes que reaccionar.

➡️Explora el presente, porque ahora, en este momento, todo está bien. Mide tu respiración y las sensaciones de esta acción. Observa el suelo debajo de ti. Mira a tu alrededor y observa lo que ves, lo que oyes, lo que puedes tocar, lo que puedes oler. Luego pasa tu atención a otra cosa, a lo que necesitas hacer, a lo que estabas haciendo antes de que te dieras cuenta de las preocupaciones que te atañen.

Estos son algunos consejos, por el momento, pero próximamente volveremos a ponernos en contacto y trataremos de facilitarte más.

Si sientes la necesidad de una ayuda psicológica no dudes en comunicarte con el teléfono 103, línea gratuita.

* MSc. en Psicología. Presidente de la Sociedad Cubana de Psicología en Cienfuegos.  

5 de Septiembre

5 de Septiembre

El periódico de Cienfuegos. Fundado en 1980 y en la red desde Junio de 1998.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir